Una conversación de Kirchner filtrada desata pasiones

La pasión argentina por las teorías conspirativas tiene esta semana como gran protagonista a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La filtración de una escucha judicial que involucraba una llamada entre Fernández y el exjefe de los servicios secretos argentinos, Óscar Parrilli, sobre el exespía Antonio ‘Jaime’ Stiuso derivó este lunes primero en una guerra virtual entre partidarios y detractores de la exmandataria y, posteriormente, en una denuncia presentada por una fiscal para que Fernández dé explicaciones sobre el diálogo que mantuvieron al día siguiente de que fuese publicada una entrevista a Stiuso y averiguar si cometió abuso de autoridad. La polémica creció todavía más cuando Parrilli contestó y se declaró víctima de un “Watergate autóctono”.

En la escucha, filtrada por radio La Red, se oye a la expresidenta ordenar a Parrilli: “Empezá a buscar todas las causas que le armamos. No que le armamos, que le denunciamos”. Aunque la mandataria se desdice enseguida, el fiscal Guillermo Marijuan ve indicio suficiente para pedir a la Justicia que investigue si abusó de su autoridad e inventó alguna de las denuncias presentadas por el Gobierno contra el exhombre fuerte de los servicios de espionaje. El juez Sebastián Casanello abrirá una causa bajo la carátula “averiguación de delito”.

Marijuán anticipó también que Fernández deberá justificar por qué dijo que a Stiuso “hay que matarlo” y recordó el caso de Alberto Nisman, que apareció muerto de un tiro en la sien en su departamento de Buenos Aires hace dos años, cuatro días después de denunciar a la entonces presidenta por presunto encubrimiento terrorista. “Es poco feliz porque hemos tenido un muerto, ¿no? Será todo motivo de análisis e inclusive la explicación que tengan que hacer sobre si es coloquial o no la van a tener que hacer en un expediente. No simplemente por hacer una afirmación de que todos los días digo a fulano de tal que hay que matarlo, con eso no desaparecen los efectos jurídicos que puede tener esa manifestación”, declaró Marijuan a medios locales al ser preguntado sobre el audio.

La polémica generada por la filtración subió de tono tras la respuestas de Parrilli, que fue difundida por Fernández a través de las redes sociales. El extitular de la Agencia Federal de Inteligencia consideró que la intervención de su teléfono móvil no tenía como objetivo “buscar la verdad en ninguna causa judicial, sino pura y expresamente realizar un espionaje político sobre la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner”. Detrás de ese espionaje político, Parrilli ve la mano del Gobierno de Mauricio Macri y se pregunta si es casualidad que la filtración se produzca en medio del último escándalo del Ejecutivo macrista, que involucra al actual jefe del espionaje argentino, Gustavo Arribas, por una tranferencia de 600.000 dólares que recibió del operador de Lava Jato. Él asegura que fueron 70.000 por una operación de venta de un apartamento en Sao Paulo ajena a Odebrecht.

“No sólo espían a la oposición sino que en su sistema de jueces que pasan grabaciones a programas periodísticos (con aval del gobierno)”, citó Fernández en Twitter. “Estamos asistiendo a una suerte de WATERGATE autóctono”, agregó. Las redes sociales se hicieron eco de toda la controversia, pero la frase más celebrada fue el insulto de la mandataria al extitular de la AFI cuando pregunta quién habla al responder al teléfono: “Soy yo, Cristina, pelotudo (imbécil)”. La expresidenta publicó una foto de una camiseta con esa frase y los internautas han bautizado la nueva polémica como “#pelotudogate”.

El alcalde de Bogotá prohíbe las manifestaciones frente a la plaza de toros

El regreso de las corridas de toros a Bogotá sigue acompañado de polémica, después de que el pasado domingo la reapertura de la Santamaría estuviese marcada por los incidentes en los aledaños. Ahora, el alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, ha prohibido las manifestaciones en las cercanías de la plaza el próximo domingo, segunda jornada de la nueva temporada, para evitar incidentes. Este vídeo recorre lo que fue el regreso de los toros a Bogotá después de cinco años.

“Debido a la violencia que se presentó, el próximo domingo no permitiremos manifestaciones en las inmediaciones de la plaza Santamaría”, aseguró el alcalde en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, donde afirmó además que aumentarán “los efectivos de Policía para proteger a quienes vayan” al escenario.

Unos mil manifestantes entre defensores de animales, ambientalistas y otros colectivos, acudieron al barrio de La Macarena, donde está situada la Santamaría, para manifestarse contra el reinicio de la temporada taurina.

Italia condena a cadena perpetua a un exdictador peruano por el Plan Cóndor

Una corte de Roma condenó este martes a cadena perpetua a ocho militares sudamericanos, entre ellos el exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez (1975-1980) y el exdictador boliviano Luis García Meza (1980-1981), por el secuestro y asesinato de 42 jóvenes, incluidos 20 ítalo-argentinos. Los militares perpetraron los asesinatos en Argentina, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay, como parte del Plan Cóndor, que consistía en la coordinación de operaciones encubiertas de persecución y eliminación de opositores políticos de los Gobiernos militares en la región entre 1973 y 1978.

Morales Bermúdez, que se encuentra en Perú, fue presidente en la segunda fase de la dictadura militar y bloqueó reformas sociales de su predecesor, pero permitió el retorno a la democracia mediante una asamblea constituyente en 1978. El exdirigente y otros dos exjefes militares peruanos, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, fueron hallados culpables de homicidio de dos de las víctimas.

Luis Vargas Valdivia, abogado del expresidente, declaró a EL PAÍS que “no cabría la extradición si la solicitasen las autoridades italianas”, pues la ley del país sudamericano “prohíbe la condena en ausencia”. “En el proceso en Italia se han cometido irregularidades [con respecto de los tres sentenciados peruanos] como no haber sido citados a declarar, ni haber solicitado su extradición”, aseguró Vargas Valdivia. Este defiende al expresidente en la Sala Penal Nacional de Perú, en otro proceso relacionado con el Plan Cóndor. Esta vez se trata del secuestro de 13 peruanos opositores a la dictadura en mayo de 1978 que fueron trasladados por militares de Perú a una sede del Ejército argentino en Jujuy durante el Gobierno militar de Jorge Rafael Videla. El abogado asegura que la “investigación [en Perú] fue puesta en conocimiento de los jueces y fiscales italianos, quienes la ignoraron”.

La ONG Aprodeh, que defiende a uno de los peruanos secuestrados a Argentina en 1978, indica que los ciudadanos salvaron la vida debido a una intensa campaña de organismos internacionales. Entonces, la dictadura argentina y la embajada peruana en Buenos Aires les entregaron pasaportes de emergencia y no pasaron a la lista de los desaparecidos en las dictaduras del Cono Sur.

El proceso penal en Lima empezó en septiembre de 2015, poco después de inicio del juicio en Italia. Este último fue el resultado de una denuncia de 1999 de seis mujeres, esposas y madres de algunas de las víctimas: Bernardo Arnone, Gerardo Gatti, Juan Pablo Recagno, Andrés Bellizzi, Daniel Banfi y Lorenzo Viñas.

Los otros condenados son los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, el uruguayo Juan Carlos Blanco, y el boliviano Luis Arce Gómez. El juicio había sido abierto contra 27 exmilitares, pero terminó con la absolución de la mayoría de los imputados. La lluvia de exculpados sumió en el desánimo a los acusadores, que han sacado adelante el proceso durante dos años y un total de sesenta audiencias, encabezados por el fiscal italiano Giancarlo Capaldo, principal investigador.

Evo anuncia su candidatura a la reelección para un cuarto mandato

El IX Congreso Extraordinario del Movimiento al Socialismo (MAS), que acaba de ser clausurado luego de sesionar dos días, aprobó impulsar la repostulación en las elecciones de 2019, por cuarta vez consecutiva, de su líder Evo Morales, presidente de Bolivia desde 2006. Para ello, según señala la resolución congresal aprobada por aclamación, existen “cuatro vías”, entre las que el Gobierno debe elegir para que la nueva reelección de Morales “no se aparte un milímetro de la ley”. “Vamos a vernos en las urnas”, desafió el presidente a la oposición en su discurso final.

El MAS ya intentó cambiar la Constitución en febrero pasado con un referendo que perdió. El MAS siempre ha enfatizado que fue “por apenas el 1% de los votos”: el 50% votó “no” y 49% “sí”. La Constitución, aprobada en 2009, establece un máximo de dos reelecciones para el presidente y otros cargos electos, un límite que fue crucial durante la negociación entre el oficialismo y la oposición que diera lugar a la aprobación de esta norma en las urnas. Por esta razón, Morales debió haber abandonado el poder en 2014, algo que logró eludir a través de una interpretación de la cláusula de prohibición por parte del Tribunal Constitucional, el cual decidió no contar el primer periodo del presidente, por la razón de que este antecedió a la nueva Constitución.

 

El MAS argumenta que la derrota de Morales en el referendo de febrero se debió a una “insidia” de los medios de comunicación, que poco antes de la concurrencia de la población a las urnas denunció la existencia de Gabriela Zapata, una expareja del presidente, quien en ese momento era gerente comercial de CAMC, la principal contratista china del gobierno. Luego del referendo, Zapata fue arrestada por usar el nombre de Morales para enriquecerse ilícitamente. Desde la cárcel, Zapata alentó la idea de que el hijo que supuestamente había tenido con el presidente, y que este había dado por muerto, en realidad estaba vivo. Esto hubiera permitido sostener la acusación de tráfico de influencias contra Morales y probar que este mintió. Así que se convirtió en el más importante asunto por dilucidar. Como al final la mujer presentó ante los jueces un niño impostor, su versión sobre sus relaciones con Evo y otros miembros del gobierno terminó derrumbándose.

Según un documental presentado hace pocos días por el gobierno, la importancia que llegó a tener Zapata y las sospechas que recayeron sobre el presidente boliviano se debieron al “complot” de cuatro medios de comunicación, a los que el oficialismo identifica como “el cártel de la mentira”, en los días previos y posteriores al referendo. Por eso un eufórico Morales gritó a los delegados del Congreso “esta vez será sin mentiras”.

Las cuatro vías que explora el MAS para sortear la prohibición constitucional de una nueva reelección son un nuevo referendo, convocado esta vez por “iniciativa popular”; la renuncia de Morales seis meses antes del final de su mandato, lo que lo habilitaría; acudir nuevamente al Tribunal Constitucional y, finalmente, que el Parlamento haga la reforma constitucional por su cuenta y riesgo. El “dulce” que ofrece el partido oficial a los de oposición, para que acepten verse de nuevo con Morales en las elecciones generales, consiste en la extensión del beneficio de la reelección indefinida a todos los actuales gobernantes, inclusive los que ahora dirigen las gobernaciones y los municipios.

No hay dinero en Venezuela

La escasez de efectivo desató decenas de protestas e incidentes violentos en ciudades del interior de Venezuela este viernes, en los que ha muerto una persona, según informa el diario El Correo del Caroní. Los incidentes se produjeron el primer día después de finalizar el plazo de 72 horas dispuesto por el Gobierno de Nicolás Maduro para retirar de circulación todos los billetes de 100 bolívares disponibles en el mercado. 

El domingo pasado, Maduro anunció la medida, que calificó de “radical” y “dura”, pero “inevitable”, para golpear a supuestas mafias que desde Colombia y Estados Unidos habrían orquestado una operación para sacar papel moneda de Venezuela y con ello desestabilizar a la ya devaluada moneda nacional, el bolívar.

Maduro entonces dio 72 horas para que los ciudadanos acudieran a taquillas de la banca comercial, tanto privada como estatal, para depositar o canjear por notas de otra denominación los billetes de 100 bolívares que estuvieran en su poder. Ese plazo expiró el jueves. A partir de entonces, el depósito de los billetes “desmonetizados” -como los nombra el Gobierno- solo estará realizándose durante otros cinco días hábiles en las oficinas del Banco Central de Venezuela (BCV).

La retirada de circulación los billetes de 100 bolívares ha sembrado el caos en la vida cotidiana de los venezolanos

Sin embargo, este viernes en la mañana, cientos de personas encontraron cerrada la sede del BCV en Maracaibo, capital del Estado de Zulia (occidente de Venezuela). Cuando manifestaron su descontento, se enfrentaron a un cordón policial. Hubo 10 arrestos. También se reportaron saqueos en comercios del oeste de la ciudad.

En la ciudad minera de El Callao, Estado de Bolívar (sureste del país), la negativa de los comerciantes a aceptar pagos en billetes de 100 bolívares despertó la ira de la población. Una persona ha muerto durante los desórdenes. Además el alcalde de la localidad, Coromoto Lugo, aseguró que 17 establecimientos comerciales resultaron saqueados y destruidos. La furia se ensañó especialmente con los locales de comerciantes chinos, quienes por lo general controlan el menudeo en las zonas populares de ciudades de provincia.

En Guasdualito, capital del Distrito Especial Alto Apure (llanos del suroccidente), dos agencias bancarias fueron incendiadas. La Guardia Nacional detuvo durante unas horas al diputado por el estado de Apure a la Asamblea Nacional, Luis Lippa, además de a otros tres dirigentes regionales del opositor partido Primero Justicia (PJ), que continúan arrestados acusados de haber promovido los incidentes.

Muchos clientes encontraron, en esa y otras localidades venezolanas, que los cajeros automáticos no funcionaban o que la banca comercial, siguiendo la normativa gubernamental, ya no aceptaba los billetes de 100 bolívares. También hubo protestas y saqueos en poblaciones de los Estados de Anzoátegui, Trujillo, Mérida, Táchira y Monagas.

En la capital del país, Caracas, la fila para llegar a la sede principal del BCV se extendía por más de 20 cuadras. Quienes lograron alcanzar las taquillas del organismo emisor de monedas encontraron que no había canje de billetes, pues el banco tampoco dispone de ellos. Solo se aceptaban depósitos de billetes a cambio de un vale en papel. 

Como era un día de pago de quincena, muchos negocios confrontaron dificultades para cancelar los salarios a sus empleados no bancarizados, justo una semana antes de Navidad.

La crisis que desató la retirada compulsiva de los billetes de 100 bolívares, que representan casi la mitad del circulante que hay en el país, se agudizó con el retardo en la llegada de los billetes, de mayor denominación, del nuevo cono monetario, que debían entrar en circulación este jueves.

Este viernes, durante un acto en Caracas en el que condecoró a la canciller Delcy Rodríguez con la Orden de los Libertadores por su frustrado intento de colarse a la reunión de Mercosur en Buenos Aires, el presidente Maduro calificó la campaña de recolección de billetes como una “guerra relámpago” que crearía “alguna dificultad”. Sin embargo, confió en que los cinco días establecidos para terminar de recibir los billetes sacados de circulación en las taquillas del BCV bastarán para que “todo termine de salir bien”.

El Gobierno ordenó que los servicios de transporte público dependientes del Estado, como los sistemas de Metro en Caracas, Maracaibo, Valencia y Los Teques, así como los autobuses de la empresa oficial Sitssa, trabajen de manera gratuita hasta el próximo lunes 19 de diciembre. El anuncio no hace más que oficializar una realidad de hecho, pues los sistemas de transporte han funcionado a puerta abierta por la escasez de efectivo.

Por su parte, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) emitió un comunicado en el que condena la “situación de zozobra y honda preocupación que el régimen ha generado en todo el país desde el domingo 11”, cuando se decretó la retirada de los billetes, y que este viernes “se ha expresado en protestas populares espontáneas. De acuerdo al pronunciamiento, con esta medida se somete al pueblo venezolano “a una situación de casi inducida desde el Gobierno”, que la alianza opositora urge a Maduro a rectificar.

La diputada más taquillera de Venezuela

La áspera vida de la conocida transexual venezolana Tamara Adrián (Caracas, 1954) ha inspirado una película homónima que se ha convertido en el filme venezolano más visto de 2016. Toca Tamara, dirigida por Elia Schneider, la fobia más evidente entre las que se manifiestan contra las minorías sexuales. Con todo, la película se queda apenas en la denuncia superficial a favor del respeto hacia el otro.

No es Tamara siquiera la aspiración de un tratado sobre la condición humana. Es una lástima porque el tema daba para mucho más de lo que se exhibe. Un exitoso abogado venezolano oculta a todos, pero no a sí mismo, su identidad femenina hasta que se le hace insoportable mantener la farsa. Lejos de ahondar en el conflicto interno y los matices que supone ese debate en la conciencia, el filme se pierde en el catálogo de escenas de los culebrones latinoamericanos y sus arquetípicos personajes de melodrama victimista.

Las debilidades del guión, sin embargo, parecen un asunto de la crítica especializada. El gran público la ha respaldado en las salas de cine. Hasta el domingo 27 de noviembre, 19.341 espectadores habían pagado su entrada. Ha superado Tamara al filme venezolano premiado con el León de Oro en la edición de 2015 del Festival de Venecia, Desde allá, que llegó a 16.924 durante su permanencia en la cartelera local.

Es una prueba más de que el cine de Schneider tiene el secreto para encantar a las mayorías y un tino para escoger temas que los mueven. Tamara Adrián es la primera diputada transgénero del parlamento venezolano, electa como parlamentario suplente por el partido opositor Voluntad Popular en 2015, en las elecciones ganadas por la opositora Mesa de la Unidad Democrática. En realidad, su historia es un alegato que trasciende las preferencias sexuales. Más que un desafío a los sectores conservadores, Tamara Adrián es una determinación a prueba de desaires y rechazos.

En realidad, Tamara Adrián se llama Tomás Adrián y nació varón, pero desde muy pequeña sentía que estaba dentro de un cuerpo que no le correspondía. Intentó superar esa crisis complaciendo a los demás: era el hombre que se recibió con honores como abogado en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, el mismo hombre que se marchó a París a doctorarse y el que luego, a pesar de la confusión que lo atormentaba, decidió casarse, procrear dos hijos y llevar una vida aparentemente normal hasta que lo alcanzó el destino. Apenas duró tres años esa farsa consigo mismo.

Elia Schneider se ha cuidado de presentar la película como un biopic, sino como la suma de todas las torturas de un transexual. Tamara Adrián es aún más específica: “No es mi vida, sino una película sobre la transfobia, que ataca el sistema patriarcal y por ende a la dominación del género. Al visibilizar la posibilidad de que una mujer pueda sentirse hombre y ser hombre y viceversa, es la prueba viviente de que la segregación existe”.

Para disimular la vida de la diputada el guión fue reescrito una y otra vez, aunque han quedado pasajes clave de su vida. “Se convirtió en una película más psicológica y pienso que esta versión recoge lo que yo sentía”, explica la parlamentaria. Con Luis Fernández, el actor que la encarnó, se reunió para diseñar el personaje. Al final Fernández ha preferido no imitarla, sino que intentó, desde su experiencia, mostrar cómo le hubiese afectado a él una situación similar. Era el actor ideal para interpretar al personaje de Tamara porque tiene una conexión natural con su parte interior masculino- femenina. Entiende emocionalmente a ambas y las acepta como parte de su individualidad”, dice Elia Schneider”.

Son bastante claras las diferencias entre la persona real y el personaje. La Tamara de Fernández luce siempre con el rostro contraído como un puño. El de la verdadera Tamara es más bien luminoso y sonriente, a pesar de la áspera vida que le ha tocado vivir y de los mensajes discriminatorios del fanatismo ultra religioso. “Mi cine no agrada al sector más conservador de la sociedad venezolana, al que no le gusta verse retratado de esa manera. En el caso de Tamara ya recibimos varios trinos de grupos religiosos criticando la temática del film. Me han pedido varias veces que muestre en mis películas los paisajes y los colores tropicales venezolanos. Algunos grupos conservadores preferirían que esconda lo sucio debajo de la alfombra, pero desde mi perspectiva percibo otros paisajes y otras realidades esbozadas con sombras muy profundas y colores más bien oscuros y turbios. Yo veo a un país devaluado, sometido al hambre, a la violencia, a las colas, a las enfermedades, a la gente desesperada que no sabe a dónde ir, eso me impacta y me conmueve y por eso hablo de esto en mis películas”, comenta Schneider.

Al visibilizar el tema de la transfobia Schneider ha recordado, quizás sin proponérselo, que Venezuela es, junto a Paraguay, el único país de América del Sur que aún pasa de largo de la unión civil entre homosexuales y el reconocimiento de los transexuales. Tamara Adrián es la víctima más emblemática. Aún sigue apareciendo como hombre en su documento de identidad. Su llegada al Parlamento supone el inicio de una batalla por el reconocimiento definitivo de las minorías. “Ya está listo un proyecto de reforma parcial de la Ley Orgánica de Registro Civil, que establecería, entre otras, la unión civil entre personas del mismo sexo y el reconocimiento de las identidades trans”, informa la diputada. El proyecto espera por la mejora del clima de convivencia entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición para debatirse en la cámara. Con el desacato de la Asamblea Nacional declarado por el Supremo, dice Adrián, una ley que incluiría a muchos marginados quedaría a merced de la polarizada situación política venezolana. Un paso tan trascendental en la vida venezolana necesitaría de un respaldo unánime.

Boca supera a River y se queda con el clásico de las despedidas (2-4)

Tan seguro llegaba Boca a esta nueva edición del Superclásico que la lesión de su portero titular no inquietó a los mellizos Barros Schelotto, la dupla técnica auriazul. Guillermo Sara podría estar algunos meses fuera del equipo titular por una luxación en el hombro derecho. En su lugar ingresó Axel Werner, un juvenil de 20 años que emerge como promesa en el fútbol argentino. River, por su parte, había amenazado con jugar el encuentro con suplentes, habida cuenta del choque del próximo jueves contra Rosario Central en Córdoba, en la búsqueda de la primera copa Argentina de su historia y, en consecuencia, del pasaporte a la Copa Libertadores 2017. De hecho, Marcelo Gallardo, entrenador de River y Rodolfo D’Onofrio, el presidente, hicieron público sus desdén por el resultado del partido contra el equipo de toda la vida.

Todo eso convirtió a Boca en el principal favorito, que quería pasar sin problemas la excursión al Monumental, llevarse los 3 puntos y esperar a lo que pasara con Estudiantes, uno de los líderes en ese momento del domingo, junto con San Lorenzo, en la provincia de San Juan. El planteo de Guillermo fue inteligente: le llenó de jugadores el mediocampo, de manera tal que Leonardo Ponzio quedó en desventaja durante buena parte del primer tiempo frente al tándem construido por Pablo Perez, Rodrigo Betancur y Fernando Gago, este último, la verdadera causa de la recuperación xeneize en las últimas semanas. Así es como a los 13 minutos de juego Boca llegó el primer gol, luego una recuperación de Gago que enseguida cedió para Carlos Tevez. El atacante hizo una pausa, dejó que todo el juego siguiera su curso y cedió de gran manera a Walter Bou que definió cruzado ante la salida de Batalla. Boca controlaba el partido y se llevaba el resultado que esperaba, pero no duraría mucho.

En tan sólo 6 minutos, River le tiraría encima a Boca todo el prestigio de su ataque, integrado por Lucas Alario, seleccionado por Bauza para eliminatorias este año y Sebastián Driussi, el delantero que a fuerza de velocidad y goles se convierte en la revelación de la liga. En suma, todo el poderío que Boca tiene en el mediocampo, lo sufre en defensa. Un mal rechazo de Gino Peruzzi dejo el balón en los pies de Driussi que con una volea similar a un penal en movimiento, le quemó la red al debutante Werner. Luego, Alario cabecearía sin marca al gol un perfecto centro enviado por el paraguayo Moreira. Sin embargo, el nombre propio de la recuperación millonaria se llama Andrés D’Allessandro.

RIVER 2 – BOCA 4

River: Augusto Batalla; Jorge Moreira, Jonatan Maidana, Arturo Mina, Luis Olivera; Leonardo Ponzio, Iván Rossi, Ignacio Fernández; Andrés D’Alessandro; Sebastián Driussi y Lucas Alario.

Boca: Axel Werner; Gino Peruzzi, Santiago Vergini, Insaurralde, Frank Fabra; Pablo Pérez, Fernando Gago, Rodrigo Bentancur; Cristian Pavón, Carlos Tevez y Walter Bou.

Goles: Walter Bou y Carlos Tevez (2), para Boca; Driussi y Alario, para River.

Árbitro: Diego Abal. amonestó a Maidana, Driussi, Alario y Mora (R); Gago y Pablo Pérez (B).

El dorsal 22 fue el mejor mientras estuvo en cancha y manejó el ritmo del partido a su antojo. Escondiendo la pelota como él solo sabe hacerlo, cambiando el frente del ataque con pases de 30 metros y asistiendo entre líneas para dejar a los atacantes en posición de peligro. No era un clásico más para el futbolista que debutó en 2000 con la misma camiseta que hoy defiende: el 2 de enero deberá presentarse en el club dueño de su pase, el Inter de Porto Alegre, que descendió a segunda minutos antes del comienzo del Superclásico. El emblema de River se retiró a los 13 minutos, bajo una catarata de aplausos.

A rey muerto, rey puesto dijo Carlos Tevez al segundo que salió D’Allessandro. El exJuventus emergió como figura para conseguir el empate de Boca tras una fallida salida del joven portero Agustín Batalla. El atacante, que en la semana ofreció disculpas por el hecho, no repitió el polémico festejo por el que fue expulsado en 2004. Y a los 37, luego de que River se perdiera muchas veces la chance de definir el partido, el apache colgó la pelota del ángulo izquierdo de Batalla y coronó la fiesta del pueblo xeneize. Tevez es otro de los que emigrarían del fútbol argentino en las próximas semanas: el Shanghai Shenhua hizo una oferta por 40 millones de dólares con la intención de contratarlo.

Con este resultado, las chances de Boca en la liga están vivas y el equipo de Guillermo, Gustavo y, por el momento, de Tevez, podrá irse al receso por las fiestas con la ilusión intacta. Pero además, corta con una racha que había puesto a River como dominador de los clásicos en los últimos años. Un poderío que quedó muy marcado tras los partidos ganados en los últimos años, muchos de ellos muy importantes como las series por Copa Sudamericana en 2014 y Libertadores en 2015. La próxima vez que se vean las caras será en 2017, aunque por ahora nadie sabe quienes serán los intérpretes de un partido que siempre deja mucha tela por cortar.

Muere un turista italiano al entrar por error en una favela de Río de Janeiro

Un turista italiano, de 52 años, murió baleado la mañana de este jueves al entrar por equivocación en el Morro dos Prazeres, una favela del turístico y bohemio barrio de Santa Teresa, en el centro de Río de Janeiro. La víctima, Roberto Bardella, y su amigo, Rino Polato, de 59 años, conducían dos motocicletas cuando entraron en la comunidad, donde, en los últimos meses, se han repetido los tiroteos entre traficantes y policías.

La policía recibió una denuncia sobre la desaparición de los dos turistas italianos alrededor de las 11 de la mañana, según la Unidad de Policía Pacificadora, cuyo objetivo es mantener la paz en el lugar. Los policías cercaron la región, pacificada desde 2011, y encontraron el cuerpo sin vida de Bardella. El segundo turista fue encontrado ileso en una de las calles de acceso a la favela y está respondiendo a las preguntas de la policía. Los agentes también encontraron las motocicletas de ambos.

 

Los dos amigos comenzaron, el día 29 de noviembre en el aeropuerto de Venecia (Italia), un viaje por algunos países de Latinoamérica, según Polato registró en su perfil de Facebook. Juntos, visitaron Asunción, la capital de Paraguay, Buenos Aires, en Argentina, y Curitiba, ya en Brasil. El pasado día 4, Polato se congratulaba por los 650 kilómetros de la “primera etapa” recorridos en moto hasta la ciudad brasileña, en la que fue su última publicación en la red social.

A pesar de la pacificación de 30 favelas cariocas, que desde 2008 lleva contingentes de policías a las comunidades más carentes para neutralizar el dominio del tráfico de drogas, la entrada en varias favelas de Río depende de la aprobación de sus dueños, los narcotraficantes. Este es el tercer caso conocido en poco más de un año en el que alguien murió tras entrar por equivocación en alguna favela de Río.

Durante los Juegos Olímpicos, en agosto, un coche patrulla de la Fuerza Nacional que colaboraba con la seguridad del evento se equivocó en su camino y entró en el complejo de favelas de Maré. El agente Hélio Andrade recibió un disparo en la cabeza durante el ataque y murió.

En octubre del año pasado otro caso conmocionó Río, cuando un grupo de traficantes de una favela de Niterói, en la región metropolitana, disparó más de 20 tiros contra el coche de la pareja formada por Francisco y Regina Murmura.Francisco, de 69 años, sobrevivió, pero Regina, de 70 años, falleció. Francisco llegó a salir del coche e imploró al grupo de aproximadamente 20 hombres armados que le dejaran irse para salvar a su mujer. Recibió como respuesta un culatazo en la cabeza, retiraron una motocicleta que bloqueaba su camino y dieron otra ráfaga de tiros como despedida. “Pensaron que era policía”, dijo el viudo en el velatorio de su esposa.

De la pantalla a candidato presidencial en Chile

l fenómeno ha estallado en solo 60 días. El senador chileno Alejandro Guillier, de 63 años, se ha transformado en el candidato de centroizquierda con mayores opciones de triunfar en las elecciones de noviembre de 2017, de acuerdo a las encuestas. En los sondeos supera por lejos a dirigentes con historia y peso político de su sector, como el expresidente Ricardo Lagos y el exsecretario general de la OEA José Miguel Insulza. Pero recientemente los estudios de opinión han comenzado a mostrar que también le pisa los talones al exmandatario de derecha Sebastián Piñera, que hasta ahora se mantiene como el favorito. Periodista de profesión, que por mucho tiempo fue la figura más creíble de la televisión local, en la adelantada carrera presidencial chilena Guillier avanza con la bandera de la aparente distancia de la política tradicional.

En la década de los 90 y 2000 fue figura de telediarios y programas de actualidad y desde esa plataforma saltó a la política en marzo de 2014, cuando debutó como senador. Es parlamentario por la región de Antofagasta, a unos 1.300 kilómetros al norte de Santiago de Chile, lo que representa cierta novedad en un país centralista como Chile. Con un escenario político descompuesto, donde la ciudadanía desconfía de las instituciones democráticas y de sus representantes, a Guillier le ha venido bien no militar formalmente en ningún partido. Aunque es cercano al Partido Radical, una colectividad antigua y pequeña que forma parte de la coalición oficialista Nueva Mayoría, el senador intenta fortalecer su imagen independiente.

“Cuando el ciudadano siente que las decisiones se toman lejos de él, muy en las cúpulas y en las elites, se siente molesto”, señaló la semana pasada, cuando los sondeos reflejaron nuevamente el aumento de su respaldo ciudadano.

En la última encuesta de Adimark, Piñera obtiene la mayor cantidad de preferencias, con un 20%. El senador Guillier alcanza un 15%, con un aumento de 10% en los últimos 30 días. “Si sigue subiendo a esa tasa, va a pillar a Piñera en un mes”, indicó el presidente del Adimark, Roberto Méndez. Los números encendieron las luces de alerta en la derecha, donde se teme que el fenómeno Guillier siga creciendo a 11 meses de las elecciones: a diferencias de la mayoría de los candidatos, el periodista no es tan conocido en todos los segmentos de la población —como en las zonas rurales y entre los más jóvenes— y por lo tanto tiene mucho espacio todavía para crecer. En ciertos sectores del oficialismo también preocupa su alza: de acuerdo al mismo estudio, Lagos obtiene el tercer lugar con el 5% de las preferencias, mientras que Insulza apenas tiene un 1%.

La principal fortaleza de Guillier se halla en la imagen de ponderación y credibilidad que proyecta. Igual que en otros sondeos, un 45% de los encuestados por Adimark señala tener mucha confianza en él, superando por 10 puntos a Piñera. Como es un dirigente nuevo en política, la ciudadanía parece no relacionarlo con los bloques tradicionales, con los escándalos que se han destapado en los últimos años por los cruces de política y dinero ni tampoco con la transición a la democracia, criticada por una porción de los chilenos. Pero Guillier es fundamentalmente un socialdemócrata que apostaría por continuar con las reformas de Michelle Bachelet, aunque con correcciones y gradualidad.

Hasta ahora, sin embargo, todavía sigue siendo una incógnita su ideario político. El Partido Radical le elaboró un programa de Gobierno, pero el candidato todavía es criticado por la falta de contenido, tanto desde el oficialismo como desde la oposición.

El panorama político en la centroizquierda sigue líquido y no resulta evidente la fórmula que elegirán los partidos para elegir a su candidato a La Moneda, pero en principio el sector realizaría una primaria legal en julio, donde se definirá el abanderado que competirá con el postulante de la derecha en noviembre. Guillier es fuerte en las encuestas, lo que lo convierte en una figura seductora para una parte de su bloque que lo observa como la única tabla de salvación para no perder el poder. Pero sin mucha experiencia, el senador tiene enfrente a figuras fuertes como Lagos, que no parece dispuesto a claudicar en su camino de regreso a la presidencia.

El accidente de Lamia desnuda la debilidad de la aeronáutica boliviana

El trágico final del avión de la aerolínea boliviana Lamia, que cayó hace una semana en Medellín provocando la muerte de 71 personas, ha desnudado la debilidad del sistema aeronáutico boliviano. La investigación del accidente se centra en dos puntos: ¿por qué Lamia, una empresa deficiente en muchos aspectos, obtuvo su licencia en noviembre de 2015? y ¿por qué se permitió que el avión siniestrado volara directamente desde Santa Cruz a Medellín sin una cantidad de combustible suficiente para llegar de forma segura a su destino?

Milton Claros, ministro de Comunicación, señaló que es “probable” que hubiera habido tráfico de influencias en la concesión de la licencia por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), puesto que el responsable de la repartición de registro de esta institución era hijo del gerente general de Lamia, Gustavo Vargas Gamboa.

Lamia tenía autorización para realizar vuelos chárter dentro y fuera de Bolivia, pero el avión con el que estaba operando no había hecho mantenimiento desde hace dos años y estaba en un conflicto con la Fuerza Aérea Boliviana por no haber pagado el mantenimiento de otros dos aviones que, por esta razón, se hallaban retenidos.

El hecho adquirió ribetes de escándalo político cuando se supo que Vargas Gamboa, un aviador militar retirado, había sido piloto del presidente Evo Moralesen el pasado —y de antecesores del actual mandatario— y era el entrenador de su actual equipo de pilotos. Morales aclaró ante la prensa que no sabía por qué se le había dado la licencia a Lamia y aseguró que se investigaría si su expiloto se había aprovechado de su posición o si el procedimiento había sido correcto. Dos semanas antes de la tragedia, el presidente boliviano viajó en el mismo avión que cayó a la localidad de Rurrenabaque, en un vuelo contratado por el gobernador de la región del Beni.

Tanto el hijo de Vargas como los demás miembros del directorio de la DGAC, así como los principales encargados del control aéreo en los aeropuertos, han sido suspendidos mientras se realiza la investigación. La pesquisa está a cargo de la fiscalía de Colombia y que incorporará, en calidad de organismos coadyuvantes, a las fiscalías de Bolivia y Brasil, país al que pertenecía la mayoría de los pasajeros que sufrieron el accidente.

Las sospechas caen sobre una controladora

La fiscalía boliviana está investigando a la controladora aeronáutica que, según las autoridades judiciales, aceptó inicialmente el plan de vuelo de Lamia y no lo observó sino hasta un día después del accidente. Dichas observaciones trascendieron a la prensa, por lo cual se creyó que la controladora había hecho su trabajo y que alguien más había desestimado su oposición a que el avión volara directamente de Santa Cruz a Medellín sin recargar combustible en un punto intermedio. Las autoridades sospechan, en cambio, que la funcionaria fraguó esas observaciones a posteriori, para cubrir su responsabilidad. Se supo que la acusada tiene testigos sobre cuál fue su verdadera posición en la serie de acontecimientos que desembocaron en la muerte violenta de 71 personas. La investigación está en curso.

Tanto el ministro Claros como Ronald Casso, director de la aerolínea bandera del país, Boliviana de Aviación (BoA), comparecieron ante la prensa para atenuar la desconfianza que comenzó a despertar el sistema aeronáutico del país. Desde septiembre de este año, este se encuentra bajo la lupa de una de las auditorías periódicas de la Organización de Aviación Civil Internacional y hasta este momento ha obtenido buenas calificaciones, dijo Claros.

El director de BoA, que traslada más del 80% de los pasajeros bolivianos, pidió que sus clientes viajaran tranquilos, ya que la aerolínea no solo cumple la reglamentación nacional, sino también la que le impone la empresa estadounidense Boeing, fabricante de sus aviones.