Jorge Glas con prisión preventiva por el caso Odebrecht

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, se enfrentaba este lunes al abismo jurídico y político por su vinculación en el caso Odebrecht por presunta asociación ilícita. Y se ha encontrado con el peor de los escenarios. El juez de la Corte Nacional, Miguel Jurado, ordenó la captura inmediata del vicepresidente y dictó prisión preventiva acogiendo la petición de la Fiscalía. El Ministerio Público había solicitado una nueva audiencia con el fin de agravar las medidas cautelares contra él y contra su tío para evitar el riesgo de fuga ante la inminencia del juicio. Por la mañana, el fiscal general del Estado, Carlo Baca Mancheno, pidió prisión preventiva ya que hasta ahora solo tenía prohibición de salida del país.

Por la tarde, después de suspender la audiencia, el juez aceptó. “Sin pruebas y con indicios forjados. Solo les queda el linchamiento. Acudiré a instancias nacionales e internacionales para defenderme”, se quejó Glas a través de Twitter, aunque aseguró que acataria “bajo protesta este infame atropello” en su contra. Ya entrada la noche, Glas se entregó a la policía. Despistó a la prensa apostada ante su domicilio organizando dos comitivas para salir de su urbanización sin ser visto. Según ha confirmado la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, el vicepresidente irá a la cárcel 4 de Quito. Para el traslado desde Guayaquil, tomó avión un avión de las Fuerzas Armadas.

MÁS INFORMACIÓN
La fiscalía investigará pagos de Odebrecht a un directivo de Petroperú
Lula vuelve a declarar ante Moro y dice ser víctima de una “caza de brujas”
Detenido un exministro de Panamá tras revelar EL PAÍS su relación con la trama de Odebrecht
Además de tener su libertad de circulación en juego, los asambleístas de su partido, Alianza PAIS, tenían que decidir si pedían su renuncia como vicepresidente de la República, una salida que Glas siempre ha rechazado. Pero el bloque de PAIS que tenía previsto pronunciarse después de conocer la decisión judicial, aplazó su pronunciamiento a este martes.

Junto a la prisión preventiva, se solicitó que las cuentas de Glas sean congeladas y la prohibición de enajenación de sus bienes. Y también se ordenó que su tío, Ricardo Rivera, sea recluido en prisión de forma provisional por haber violado el arresto domiciliario que se le había impuesto a inicios de junio por tener 68 años. Éste está acusado de haber recibido al menos 13 millones de dólares en sobornos de Odebrecht a cambio de aprovechar su parentesco con el vicepresidente para favorecer que se adjudiquen contratos públicos de gran envergadura a la constructora brasileña.

El vicepresidente Glas, acostumbrado en las últimas semanas a defender su inocencia en innumerables entrevistas y actos públicos, ha permanecido todo el día recluido en su casa de Guayaquil. A la audiencia en Quito solo acudió su abogado. Su departamento de Comunicación no compartió la agenda del día y él se limitó por la mañana a asegurar a las autoridades que estaría localizable para cuando se tomase una decisión sobre las medidas cautelares: “No se preocupen, no tienen que buscarme, estoy donde siempre. No voy a escapar. Los inocentes jamás huimos”.

Al frente de su vivienda, en una urbanización de acceso restringido, había apostados una decena de vehículos de seguridad que impedía acercarse a las inmediaciones. También a través de redes sociales, Glas pidió al fiscal que exhiba las pruebas que tiene en su contra y acusó al presidente Lenín Moreno de influir en el proceso judicial. “¿Qué más prueba quieren de que este proceso no es jurídico sino político? Presidente Moreno, parece que sus subalternos no lo han escuchado. Usted dice que no interferirá en otras funciones del Estado, pero faltó explicar a sus colaboradores que ellos tampoco pueden hacerlo”, publicó en un comunicado.

La Fiscalía, que finalizó el proceso de instrucción y búsqueda de pruebas el domingo pasado, dijo ante el juez que un pen drive, enviado por Estado Unidos, contenía información crucial para el caso ya que daba cuenta de las conexiones entre el vicepresidente y su tío. A través de códigos, indicó el fiscal, se relacionaban pagos, apodos, obras y beneficiarios. Su decisión de agravar las medidas cautelares sobrevino a la acusación particular que presentó la semana pasada el abogado del Estado, el procurador general, Diego García Carrión, después de haber escuchado el testimonio del principal cooperador brasileño: el gerente de Odebrecht en Ecuador, José Conceição Santos Filho.

A tres días del fin de la instrucción, el ‘delator 1’ rindió su versión desde Sao Paulo por videoconferencia y dijo que Glas y su tío Rivera eran como “hermanos siameses, se alimentan y respiran del propio cuerpo, no hay diferencia ninguna”. Pero el vicepresidente ha mantenido siempre que solo se veía con su pariente una o dos veces al año en reuniones familiares.

El alcalde de Bogotá prohíbe las manifestaciones frente a la plaza de toros

El regreso de las corridas de toros a Bogotá sigue acompañado de polémica, después de que el pasado domingo la reapertura de la Santamaría estuviese marcada por los incidentes en los aledaños. Ahora, el alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, ha prohibido las manifestaciones en las cercanías de la plaza el próximo domingo, segunda jornada de la nueva temporada, para evitar incidentes. Este vídeo recorre lo que fue el regreso de los toros a Bogotá después de cinco años.

“Debido a la violencia que se presentó, el próximo domingo no permitiremos manifestaciones en las inmediaciones de la plaza Santamaría”, aseguró el alcalde en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, donde afirmó además que aumentarán “los efectivos de Policía para proteger a quienes vayan” al escenario.

Unos mil manifestantes entre defensores de animales, ambientalistas y otros colectivos, acudieron al barrio de La Macarena, donde está situada la Santamaría, para manifestarse contra el reinicio de la temporada taurina.

Italia condena a cadena perpetua a un exdictador peruano por el Plan Cóndor

Una corte de Roma condenó este martes a cadena perpetua a ocho militares sudamericanos, entre ellos el exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez (1975-1980) y el exdictador boliviano Luis García Meza (1980-1981), por el secuestro y asesinato de 42 jóvenes, incluidos 20 ítalo-argentinos. Los militares perpetraron los asesinatos en Argentina, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay, como parte del Plan Cóndor, que consistía en la coordinación de operaciones encubiertas de persecución y eliminación de opositores políticos de los Gobiernos militares en la región entre 1973 y 1978.

Morales Bermúdez, que se encuentra en Perú, fue presidente en la segunda fase de la dictadura militar y bloqueó reformas sociales de su predecesor, pero permitió el retorno a la democracia mediante una asamblea constituyente en 1978. El exdirigente y otros dos exjefes militares peruanos, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, fueron hallados culpables de homicidio de dos de las víctimas.

Luis Vargas Valdivia, abogado del expresidente, declaró a EL PAÍS que “no cabría la extradición si la solicitasen las autoridades italianas”, pues la ley del país sudamericano “prohíbe la condena en ausencia”. “En el proceso en Italia se han cometido irregularidades [con respecto de los tres sentenciados peruanos] como no haber sido citados a declarar, ni haber solicitado su extradición”, aseguró Vargas Valdivia. Este defiende al expresidente en la Sala Penal Nacional de Perú, en otro proceso relacionado con el Plan Cóndor. Esta vez se trata del secuestro de 13 peruanos opositores a la dictadura en mayo de 1978 que fueron trasladados por militares de Perú a una sede del Ejército argentino en Jujuy durante el Gobierno militar de Jorge Rafael Videla. El abogado asegura que la “investigación [en Perú] fue puesta en conocimiento de los jueces y fiscales italianos, quienes la ignoraron”.

La ONG Aprodeh, que defiende a uno de los peruanos secuestrados a Argentina en 1978, indica que los ciudadanos salvaron la vida debido a una intensa campaña de organismos internacionales. Entonces, la dictadura argentina y la embajada peruana en Buenos Aires les entregaron pasaportes de emergencia y no pasaron a la lista de los desaparecidos en las dictaduras del Cono Sur.

El proceso penal en Lima empezó en septiembre de 2015, poco después de inicio del juicio en Italia. Este último fue el resultado de una denuncia de 1999 de seis mujeres, esposas y madres de algunas de las víctimas: Bernardo Arnone, Gerardo Gatti, Juan Pablo Recagno, Andrés Bellizzi, Daniel Banfi y Lorenzo Viñas.

Los otros condenados son los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, el uruguayo Juan Carlos Blanco, y el boliviano Luis Arce Gómez. El juicio había sido abierto contra 27 exmilitares, pero terminó con la absolución de la mayoría de los imputados. La lluvia de exculpados sumió en el desánimo a los acusadores, que han sacado adelante el proceso durante dos años y un total de sesenta audiencias, encabezados por el fiscal italiano Giancarlo Capaldo, principal investigador.

No hay dinero en Venezuela

La escasez de efectivo desató decenas de protestas e incidentes violentos en ciudades del interior de Venezuela este viernes, en los que ha muerto una persona, según informa el diario El Correo del Caroní. Los incidentes se produjeron el primer día después de finalizar el plazo de 72 horas dispuesto por el Gobierno de Nicolás Maduro para retirar de circulación todos los billetes de 100 bolívares disponibles en el mercado. 

El domingo pasado, Maduro anunció la medida, que calificó de “radical” y “dura”, pero “inevitable”, para golpear a supuestas mafias que desde Colombia y Estados Unidos habrían orquestado una operación para sacar papel moneda de Venezuela y con ello desestabilizar a la ya devaluada moneda nacional, el bolívar.

Maduro entonces dio 72 horas para que los ciudadanos acudieran a taquillas de la banca comercial, tanto privada como estatal, para depositar o canjear por notas de otra denominación los billetes de 100 bolívares que estuvieran en su poder. Ese plazo expiró el jueves. A partir de entonces, el depósito de los billetes “desmonetizados” -como los nombra el Gobierno- solo estará realizándose durante otros cinco días hábiles en las oficinas del Banco Central de Venezuela (BCV).

La retirada de circulación los billetes de 100 bolívares ha sembrado el caos en la vida cotidiana de los venezolanos

Sin embargo, este viernes en la mañana, cientos de personas encontraron cerrada la sede del BCV en Maracaibo, capital del Estado de Zulia (occidente de Venezuela). Cuando manifestaron su descontento, se enfrentaron a un cordón policial. Hubo 10 arrestos. También se reportaron saqueos en comercios del oeste de la ciudad.

En la ciudad minera de El Callao, Estado de Bolívar (sureste del país), la negativa de los comerciantes a aceptar pagos en billetes de 100 bolívares despertó la ira de la población. Una persona ha muerto durante los desórdenes. Además el alcalde de la localidad, Coromoto Lugo, aseguró que 17 establecimientos comerciales resultaron saqueados y destruidos. La furia se ensañó especialmente con los locales de comerciantes chinos, quienes por lo general controlan el menudeo en las zonas populares de ciudades de provincia.

En Guasdualito, capital del Distrito Especial Alto Apure (llanos del suroccidente), dos agencias bancarias fueron incendiadas. La Guardia Nacional detuvo durante unas horas al diputado por el estado de Apure a la Asamblea Nacional, Luis Lippa, además de a otros tres dirigentes regionales del opositor partido Primero Justicia (PJ), que continúan arrestados acusados de haber promovido los incidentes.

Muchos clientes encontraron, en esa y otras localidades venezolanas, que los cajeros automáticos no funcionaban o que la banca comercial, siguiendo la normativa gubernamental, ya no aceptaba los billetes de 100 bolívares. También hubo protestas y saqueos en poblaciones de los Estados de Anzoátegui, Trujillo, Mérida, Táchira y Monagas.

En la capital del país, Caracas, la fila para llegar a la sede principal del BCV se extendía por más de 20 cuadras. Quienes lograron alcanzar las taquillas del organismo emisor de monedas encontraron que no había canje de billetes, pues el banco tampoco dispone de ellos. Solo se aceptaban depósitos de billetes a cambio de un vale en papel. 

Como era un día de pago de quincena, muchos negocios confrontaron dificultades para cancelar los salarios a sus empleados no bancarizados, justo una semana antes de Navidad.

La crisis que desató la retirada compulsiva de los billetes de 100 bolívares, que representan casi la mitad del circulante que hay en el país, se agudizó con el retardo en la llegada de los billetes, de mayor denominación, del nuevo cono monetario, que debían entrar en circulación este jueves.

Este viernes, durante un acto en Caracas en el que condecoró a la canciller Delcy Rodríguez con la Orden de los Libertadores por su frustrado intento de colarse a la reunión de Mercosur en Buenos Aires, el presidente Maduro calificó la campaña de recolección de billetes como una “guerra relámpago” que crearía “alguna dificultad”. Sin embargo, confió en que los cinco días establecidos para terminar de recibir los billetes sacados de circulación en las taquillas del BCV bastarán para que “todo termine de salir bien”.

El Gobierno ordenó que los servicios de transporte público dependientes del Estado, como los sistemas de Metro en Caracas, Maracaibo, Valencia y Los Teques, así como los autobuses de la empresa oficial Sitssa, trabajen de manera gratuita hasta el próximo lunes 19 de diciembre. El anuncio no hace más que oficializar una realidad de hecho, pues los sistemas de transporte han funcionado a puerta abierta por la escasez de efectivo.

Por su parte, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) emitió un comunicado en el que condena la “situación de zozobra y honda preocupación que el régimen ha generado en todo el país desde el domingo 11”, cuando se decretó la retirada de los billetes, y que este viernes “se ha expresado en protestas populares espontáneas. De acuerdo al pronunciamiento, con esta medida se somete al pueblo venezolano “a una situación de casi inducida desde el Gobierno”, que la alianza opositora urge a Maduro a rectificar.

La diputada más taquillera de Venezuela

La áspera vida de la conocida transexual venezolana Tamara Adrián (Caracas, 1954) ha inspirado una película homónima que se ha convertido en el filme venezolano más visto de 2016. Toca Tamara, dirigida por Elia Schneider, la fobia más evidente entre las que se manifiestan contra las minorías sexuales. Con todo, la película se queda apenas en la denuncia superficial a favor del respeto hacia el otro.

No es Tamara siquiera la aspiración de un tratado sobre la condición humana. Es una lástima porque el tema daba para mucho más de lo que se exhibe. Un exitoso abogado venezolano oculta a todos, pero no a sí mismo, su identidad femenina hasta que se le hace insoportable mantener la farsa. Lejos de ahondar en el conflicto interno y los matices que supone ese debate en la conciencia, el filme se pierde en el catálogo de escenas de los culebrones latinoamericanos y sus arquetípicos personajes de melodrama victimista.

Las debilidades del guión, sin embargo, parecen un asunto de la crítica especializada. El gran público la ha respaldado en las salas de cine. Hasta el domingo 27 de noviembre, 19.341 espectadores habían pagado su entrada. Ha superado Tamara al filme venezolano premiado con el León de Oro en la edición de 2015 del Festival de Venecia, Desde allá, que llegó a 16.924 durante su permanencia en la cartelera local.

Es una prueba más de que el cine de Schneider tiene el secreto para encantar a las mayorías y un tino para escoger temas que los mueven. Tamara Adrián es la primera diputada transgénero del parlamento venezolano, electa como parlamentario suplente por el partido opositor Voluntad Popular en 2015, en las elecciones ganadas por la opositora Mesa de la Unidad Democrática. En realidad, su historia es un alegato que trasciende las preferencias sexuales. Más que un desafío a los sectores conservadores, Tamara Adrián es una determinación a prueba de desaires y rechazos.

En realidad, Tamara Adrián se llama Tomás Adrián y nació varón, pero desde muy pequeña sentía que estaba dentro de un cuerpo que no le correspondía. Intentó superar esa crisis complaciendo a los demás: era el hombre que se recibió con honores como abogado en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, el mismo hombre que se marchó a París a doctorarse y el que luego, a pesar de la confusión que lo atormentaba, decidió casarse, procrear dos hijos y llevar una vida aparentemente normal hasta que lo alcanzó el destino. Apenas duró tres años esa farsa consigo mismo.

Elia Schneider se ha cuidado de presentar la película como un biopic, sino como la suma de todas las torturas de un transexual. Tamara Adrián es aún más específica: “No es mi vida, sino una película sobre la transfobia, que ataca el sistema patriarcal y por ende a la dominación del género. Al visibilizar la posibilidad de que una mujer pueda sentirse hombre y ser hombre y viceversa, es la prueba viviente de que la segregación existe”.

Para disimular la vida de la diputada el guión fue reescrito una y otra vez, aunque han quedado pasajes clave de su vida. “Se convirtió en una película más psicológica y pienso que esta versión recoge lo que yo sentía”, explica la parlamentaria. Con Luis Fernández, el actor que la encarnó, se reunió para diseñar el personaje. Al final Fernández ha preferido no imitarla, sino que intentó, desde su experiencia, mostrar cómo le hubiese afectado a él una situación similar. Era el actor ideal para interpretar al personaje de Tamara porque tiene una conexión natural con su parte interior masculino- femenina. Entiende emocionalmente a ambas y las acepta como parte de su individualidad”, dice Elia Schneider”.

Son bastante claras las diferencias entre la persona real y el personaje. La Tamara de Fernández luce siempre con el rostro contraído como un puño. El de la verdadera Tamara es más bien luminoso y sonriente, a pesar de la áspera vida que le ha tocado vivir y de los mensajes discriminatorios del fanatismo ultra religioso. “Mi cine no agrada al sector más conservador de la sociedad venezolana, al que no le gusta verse retratado de esa manera. En el caso de Tamara ya recibimos varios trinos de grupos religiosos criticando la temática del film. Me han pedido varias veces que muestre en mis películas los paisajes y los colores tropicales venezolanos. Algunos grupos conservadores preferirían que esconda lo sucio debajo de la alfombra, pero desde mi perspectiva percibo otros paisajes y otras realidades esbozadas con sombras muy profundas y colores más bien oscuros y turbios. Yo veo a un país devaluado, sometido al hambre, a la violencia, a las colas, a las enfermedades, a la gente desesperada que no sabe a dónde ir, eso me impacta y me conmueve y por eso hablo de esto en mis películas”, comenta Schneider.

Al visibilizar el tema de la transfobia Schneider ha recordado, quizás sin proponérselo, que Venezuela es, junto a Paraguay, el único país de América del Sur que aún pasa de largo de la unión civil entre homosexuales y el reconocimiento de los transexuales. Tamara Adrián es la víctima más emblemática. Aún sigue apareciendo como hombre en su documento de identidad. Su llegada al Parlamento supone el inicio de una batalla por el reconocimiento definitivo de las minorías. “Ya está listo un proyecto de reforma parcial de la Ley Orgánica de Registro Civil, que establecería, entre otras, la unión civil entre personas del mismo sexo y el reconocimiento de las identidades trans”, informa la diputada. El proyecto espera por la mejora del clima de convivencia entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición para debatirse en la cámara. Con el desacato de la Asamblea Nacional declarado por el Supremo, dice Adrián, una ley que incluiría a muchos marginados quedaría a merced de la polarizada situación política venezolana. Un paso tan trascendental en la vida venezolana necesitaría de un respaldo unánime.

Muere Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura de México

Rafael Tovar y de Teresa, primer secretario de Cultura de México, falleció la madrugada de este sábado en el Hospital Central Militar de la Ciudad de México. Tenía 62 años. El político, historiador y diplomático inició su trayectoria como gestor cultural en los años noventa, durante el sexenio de Carlos Salinas. Su carrera culminó con el cargo de la secretaría que el presidente Enrique Peña Nieto creó por decreto en diciembre de 2015

El jueves por la noche, la Secretaría de Cultura informó de que el funcionario había ingresado en el Hospital Central Militar de México. El vocero de la institución confirmó este sábado que antes de eso el funcionario estuvo ingresado 14 días en un hospital de Phoenix, Arizona. El deterioro de la salud de Tovar y de Teresa se debió a un cáncer de médula ósea. Esto lo había mantenido alejado de las actividades públicas durante semanas. Su última aparición en público fue el 19 de octubre y le impidió, entre otras actividades, asistir a la inauguración de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

 

A excepción de su paso por la embajada de México en Roma (2001-2007), Tovar dedicó su vida a la cultura. Abogado con estudios de Historia en la Sorbona, fue nombrado en 1991 director del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) por el presidente Carlos Salinas. En ese periodo, Tovar reinauguró el Auditorio Nacional, que había estado 18 meses cerrado por las remodelaciones dirigidas por Abraham Zabludowsky y Teodoro González de León.

Sus gestiones como abogado lo hicieron el segundo director del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el órgano creado por Salinas en 1988 para dirigir la política cultural en México. Antes de eso, toda la administración del patrimonio recaía en la Secretaría de Educación Pública. En ocho años al frente de Conaculta, Tovar ideó el camino de la gestión cultural moderna hasta que el PAN llegó al poder en el año 2000.

Tovar dirigió brevemente la organización de los festejos del Bicentenario de la Independencia en 2010 durante la presidencia de Felipe Calderón. Pero el retorno del PRI significó también su vuelta a la primera fila de la política cultural. A su retorno, el funcionario se encontró al frente de un aparato que administra un presupuesto de más de 800 millones de dólares y el sexto patrimonio cultural más importante del mundo, el cuarto más importante documental y que opera 1.200 museos y 22.000 bibliotecas.

Tovar, el autor

En los años del panismo, Tovar dio rienda suelta a sus obsesiones literarias. En 2009 presentó su primera novela, Paraíso es tu memoria, editada por Alfaguara. El libro era un relato sobre una familia de clase alta mexicana que queda en el desamparo cuando el porfiriato llega a su fin. La historia transcurre desde finales del siglo XIX hasta los años 60 del XX y es una lectura de las élites en el México post revolucionario. El libro, inspirado en los relatos familiares de su abuelo y sus tíos, que tuvieron que abandonar el país tras el inicio del conflicto armado, lo había comenzado a escribir mientras era funcionario público, pero había preferido la discreción para no motivar rivalidades o polémicas entre los creadores.

El periodo conocido como el Porfiriato, los años de Gobierno de Porfirio Díaz, fueron su tema central como historiador. A la novela mencionada, le siguió en 2010 El último brindis de Don Porfirio, un libro historiográfico. En 2015, en la Feria del Libro, Tovar presentó su último trabajo sobre el polémico presidente mexicano, cuya figura ha sido reimaginada a un siglo de su muerte. En Porfirio Díaz y el final del mundo, el entonces director de Conaculta presentó una investigación sobre los años del exilio que el general vivió en Europa. “Creo que Díaz es uno de los personajes más importantes de nuestra historia que no está lo suficientemente estudiado. Todavía hay mucha información en archivos y correspondencias privadas que es necesario abrir para entender mejor al personaje”, dijo entonces Tovar en Guadalajara.

Muere un turista italiano al entrar por error en una favela de Río de Janeiro

Un turista italiano, de 52 años, murió baleado la mañana de este jueves al entrar por equivocación en el Morro dos Prazeres, una favela del turístico y bohemio barrio de Santa Teresa, en el centro de Río de Janeiro. La víctima, Roberto Bardella, y su amigo, Rino Polato, de 59 años, conducían dos motocicletas cuando entraron en la comunidad, donde, en los últimos meses, se han repetido los tiroteos entre traficantes y policías.

La policía recibió una denuncia sobre la desaparición de los dos turistas italianos alrededor de las 11 de la mañana, según la Unidad de Policía Pacificadora, cuyo objetivo es mantener la paz en el lugar. Los policías cercaron la región, pacificada desde 2011, y encontraron el cuerpo sin vida de Bardella. El segundo turista fue encontrado ileso en una de las calles de acceso a la favela y está respondiendo a las preguntas de la policía. Los agentes también encontraron las motocicletas de ambos.

 

Los dos amigos comenzaron, el día 29 de noviembre en el aeropuerto de Venecia (Italia), un viaje por algunos países de Latinoamérica, según Polato registró en su perfil de Facebook. Juntos, visitaron Asunción, la capital de Paraguay, Buenos Aires, en Argentina, y Curitiba, ya en Brasil. El pasado día 4, Polato se congratulaba por los 650 kilómetros de la “primera etapa” recorridos en moto hasta la ciudad brasileña, en la que fue su última publicación en la red social.

A pesar de la pacificación de 30 favelas cariocas, que desde 2008 lleva contingentes de policías a las comunidades más carentes para neutralizar el dominio del tráfico de drogas, la entrada en varias favelas de Río depende de la aprobación de sus dueños, los narcotraficantes. Este es el tercer caso conocido en poco más de un año en el que alguien murió tras entrar por equivocación en alguna favela de Río.

Durante los Juegos Olímpicos, en agosto, un coche patrulla de la Fuerza Nacional que colaboraba con la seguridad del evento se equivocó en su camino y entró en el complejo de favelas de Maré. El agente Hélio Andrade recibió un disparo en la cabeza durante el ataque y murió.

En octubre del año pasado otro caso conmocionó Río, cuando un grupo de traficantes de una favela de Niterói, en la región metropolitana, disparó más de 20 tiros contra el coche de la pareja formada por Francisco y Regina Murmura.Francisco, de 69 años, sobrevivió, pero Regina, de 70 años, falleció. Francisco llegó a salir del coche e imploró al grupo de aproximadamente 20 hombres armados que le dejaran irse para salvar a su mujer. Recibió como respuesta un culatazo en la cabeza, retiraron una motocicleta que bloqueaba su camino y dieron otra ráfaga de tiros como despedida. “Pensaron que era policía”, dijo el viudo en el velatorio de su esposa.

De la pantalla a candidato presidencial en Chile

l fenómeno ha estallado en solo 60 días. El senador chileno Alejandro Guillier, de 63 años, se ha transformado en el candidato de centroizquierda con mayores opciones de triunfar en las elecciones de noviembre de 2017, de acuerdo a las encuestas. En los sondeos supera por lejos a dirigentes con historia y peso político de su sector, como el expresidente Ricardo Lagos y el exsecretario general de la OEA José Miguel Insulza. Pero recientemente los estudios de opinión han comenzado a mostrar que también le pisa los talones al exmandatario de derecha Sebastián Piñera, que hasta ahora se mantiene como el favorito. Periodista de profesión, que por mucho tiempo fue la figura más creíble de la televisión local, en la adelantada carrera presidencial chilena Guillier avanza con la bandera de la aparente distancia de la política tradicional.

En la década de los 90 y 2000 fue figura de telediarios y programas de actualidad y desde esa plataforma saltó a la política en marzo de 2014, cuando debutó como senador. Es parlamentario por la región de Antofagasta, a unos 1.300 kilómetros al norte de Santiago de Chile, lo que representa cierta novedad en un país centralista como Chile. Con un escenario político descompuesto, donde la ciudadanía desconfía de las instituciones democráticas y de sus representantes, a Guillier le ha venido bien no militar formalmente en ningún partido. Aunque es cercano al Partido Radical, una colectividad antigua y pequeña que forma parte de la coalición oficialista Nueva Mayoría, el senador intenta fortalecer su imagen independiente.

“Cuando el ciudadano siente que las decisiones se toman lejos de él, muy en las cúpulas y en las elites, se siente molesto”, señaló la semana pasada, cuando los sondeos reflejaron nuevamente el aumento de su respaldo ciudadano.

En la última encuesta de Adimark, Piñera obtiene la mayor cantidad de preferencias, con un 20%. El senador Guillier alcanza un 15%, con un aumento de 10% en los últimos 30 días. “Si sigue subiendo a esa tasa, va a pillar a Piñera en un mes”, indicó el presidente del Adimark, Roberto Méndez. Los números encendieron las luces de alerta en la derecha, donde se teme que el fenómeno Guillier siga creciendo a 11 meses de las elecciones: a diferencias de la mayoría de los candidatos, el periodista no es tan conocido en todos los segmentos de la población —como en las zonas rurales y entre los más jóvenes— y por lo tanto tiene mucho espacio todavía para crecer. En ciertos sectores del oficialismo también preocupa su alza: de acuerdo al mismo estudio, Lagos obtiene el tercer lugar con el 5% de las preferencias, mientras que Insulza apenas tiene un 1%.

La principal fortaleza de Guillier se halla en la imagen de ponderación y credibilidad que proyecta. Igual que en otros sondeos, un 45% de los encuestados por Adimark señala tener mucha confianza en él, superando por 10 puntos a Piñera. Como es un dirigente nuevo en política, la ciudadanía parece no relacionarlo con los bloques tradicionales, con los escándalos que se han destapado en los últimos años por los cruces de política y dinero ni tampoco con la transición a la democracia, criticada por una porción de los chilenos. Pero Guillier es fundamentalmente un socialdemócrata que apostaría por continuar con las reformas de Michelle Bachelet, aunque con correcciones y gradualidad.

Hasta ahora, sin embargo, todavía sigue siendo una incógnita su ideario político. El Partido Radical le elaboró un programa de Gobierno, pero el candidato todavía es criticado por la falta de contenido, tanto desde el oficialismo como desde la oposición.

El panorama político en la centroizquierda sigue líquido y no resulta evidente la fórmula que elegirán los partidos para elegir a su candidato a La Moneda, pero en principio el sector realizaría una primaria legal en julio, donde se definirá el abanderado que competirá con el postulante de la derecha en noviembre. Guillier es fuerte en las encuestas, lo que lo convierte en una figura seductora para una parte de su bloque que lo observa como la única tabla de salvación para no perder el poder. Pero sin mucha experiencia, el senador tiene enfrente a figuras fuertes como Lagos, que no parece dispuesto a claudicar en su camino de regreso a la presidencia.

El accidente de Lamia desnuda la debilidad de la aeronáutica boliviana

El trágico final del avión de la aerolínea boliviana Lamia, que cayó hace una semana en Medellín provocando la muerte de 71 personas, ha desnudado la debilidad del sistema aeronáutico boliviano. La investigación del accidente se centra en dos puntos: ¿por qué Lamia, una empresa deficiente en muchos aspectos, obtuvo su licencia en noviembre de 2015? y ¿por qué se permitió que el avión siniestrado volara directamente desde Santa Cruz a Medellín sin una cantidad de combustible suficiente para llegar de forma segura a su destino?

Milton Claros, ministro de Comunicación, señaló que es “probable” que hubiera habido tráfico de influencias en la concesión de la licencia por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), puesto que el responsable de la repartición de registro de esta institución era hijo del gerente general de Lamia, Gustavo Vargas Gamboa.

Lamia tenía autorización para realizar vuelos chárter dentro y fuera de Bolivia, pero el avión con el que estaba operando no había hecho mantenimiento desde hace dos años y estaba en un conflicto con la Fuerza Aérea Boliviana por no haber pagado el mantenimiento de otros dos aviones que, por esta razón, se hallaban retenidos.

El hecho adquirió ribetes de escándalo político cuando se supo que Vargas Gamboa, un aviador militar retirado, había sido piloto del presidente Evo Moralesen el pasado —y de antecesores del actual mandatario— y era el entrenador de su actual equipo de pilotos. Morales aclaró ante la prensa que no sabía por qué se le había dado la licencia a Lamia y aseguró que se investigaría si su expiloto se había aprovechado de su posición o si el procedimiento había sido correcto. Dos semanas antes de la tragedia, el presidente boliviano viajó en el mismo avión que cayó a la localidad de Rurrenabaque, en un vuelo contratado por el gobernador de la región del Beni.

Tanto el hijo de Vargas como los demás miembros del directorio de la DGAC, así como los principales encargados del control aéreo en los aeropuertos, han sido suspendidos mientras se realiza la investigación. La pesquisa está a cargo de la fiscalía de Colombia y que incorporará, en calidad de organismos coadyuvantes, a las fiscalías de Bolivia y Brasil, país al que pertenecía la mayoría de los pasajeros que sufrieron el accidente.

Las sospechas caen sobre una controladora

La fiscalía boliviana está investigando a la controladora aeronáutica que, según las autoridades judiciales, aceptó inicialmente el plan de vuelo de Lamia y no lo observó sino hasta un día después del accidente. Dichas observaciones trascendieron a la prensa, por lo cual se creyó que la controladora había hecho su trabajo y que alguien más había desestimado su oposición a que el avión volara directamente de Santa Cruz a Medellín sin recargar combustible en un punto intermedio. Las autoridades sospechan, en cambio, que la funcionaria fraguó esas observaciones a posteriori, para cubrir su responsabilidad. Se supo que la acusada tiene testigos sobre cuál fue su verdadera posición en la serie de acontecimientos que desembocaron en la muerte violenta de 71 personas. La investigación está en curso.

Tanto el ministro Claros como Ronald Casso, director de la aerolínea bandera del país, Boliviana de Aviación (BoA), comparecieron ante la prensa para atenuar la desconfianza que comenzó a despertar el sistema aeronáutico del país. Desde septiembre de este año, este se encuentra bajo la lupa de una de las auditorías periódicas de la Organización de Aviación Civil Internacional y hasta este momento ha obtenido buenas calificaciones, dijo Claros.

El director de BoA, que traslada más del 80% de los pasajeros bolivianos, pidió que sus clientes viajaran tranquilos, ya que la aerolínea no solo cumple la reglamentación nacional, sino también la que le impone la empresa estadounidense Boeing, fabricante de sus aviones.

Fiscales de Brasil, Bolivia y Colombia asumen la investigación del avión de Chapecoense

Cuatro días después del accidente del vuelo 2933 de la empresa boliviana LaMia en el cerro Gordo, en Antioquia, que dejó 71 personas muertas, se ha anunciado que los fiscales generales de Colombia, Néstor Humberto Martínez; de Brasil, Rodrigo Janot Monteiro de Barros y de Bolivia, Ramiro José Guerrero, asumirán el liderazgo en la investigación del siniestro. El próximo miércoles en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) se reunirán en lo que han llamado “un encuentro de cooperación judicial regional”, que tiene como fin dinamizar la indagación sobre el accidente y garantizar una pronta administración de justicia para las familias de las víctimas.

Los fiscales de los tres países intercambiarán evidencias y evaluarán las hipótesis que se manejan para lograr, de forma rápida, entregar resultados concretos en esta investigación, en donde, hasta ahora, se ha confirmado que la aeronave no contaba con el combustible de seguridad establecido por normativas internacionales.

Según lo que han establecido las autoridades aéreas de Colombia, el avión que había partido de Santa Cruz, pidió prioridad para aterrizar en el aeropuerto José María Córdova por un problema de combustible. Aunque la torre de control autorizó la aproximación, dos minutos después el piloto declaró emergencia y cinco minutos más tarde alertó sobre una falla eléctrica total y pidió ayuda para el aterrizaje, tras unos segundos se perdió la señal con la aeronave y se produjo el impacto. A lo que han asegurado las autoridades en Colombia, se ha sumado una nueva versión, revelada este sábado por la unidad investigativa del diario nacional El Tiempo.

Se trata de la inspectora de vuelos, Celia Castelo, quien dos horas antes del despegue del avión RJ85 habría advertido sobre la falta de combustible, que según su análisis no era suficiente para llegar a Medellín. La mujer, que es una de las encargadas de verificar y aprobar los planes de vuelo, aseguró que dejó constancia de las irregularidades que encontró y que, sin embargo, se pasaron por alto. Advirtió además que para respaldar sus afirmaciones cuenta con al menos dos testigos quienes, como ella, son funcionarios del aeropuerto y estaban de turno en el mismo horario.

Mientras las investigaciones logran establecer por qué a pesar de la advertencia, el avión despegó, en Colombia fue dado de alta uno de los seis sobrevivientes del siniestro. Se trata del técnico aéreo, Erwin Tumirí, tras permanecer cuatro días hospitalizado en la Clínica Somer de Rionegro, a una hora de Medellín. “Antes de irme quería agradecerle a todo el pueblo colombiano. No tengo suficientes palabras de agradecimiento. Ustedes ya hacen parte de mi familia y espero pronto – no sé cuándo – poder volver a visitarlos”, dijo en un vídeo en el que se le ve con cuello ortopédico y algunas lesiones en las manos y el rostro.

Los otros sobrevivientes permanecen bajo observación médica. La auxiliar de vuelo, Ximena Suárez, se ha pronunciado por redes sociales, en donde ha agradecido por la ayuda de las autoridades colombianas y ha recordado a sus compañeros de tripulación. Según los especialistas, en las próximas horas podría ser dada de alta. El periodista Rafael Valmarbida y los jugadores Alan Ruschel, Helio Zampier y Jackson Follman continúan en cuidados intensivos.