Odebrecht: El rastro de las coimas llega a dos empresas

Telconet y TV Satelital son investigadas por su presunta participación en la red de corrupción de Odebrecht. La Fiscalía indaga en las millonarias inversiones para construir el cable submarino y en la empresa de Ricardo R., quien ha sido señalado como el intermediario del Segundo Mandatario para recibir los pagos ilegales.

La Fiscalía del Estado cree que una parte de las coimas de Odebrecht se pretendieron ocultar en el fondo del océano Pacífico. Esa es su hipótesis luego de ‘bucear’ por el laberinto financiero y societario armado por los involucrados en esta red de corrupción. Así armaron su hipótesis. José Conceição Santos, quien era el gerente de Odebrecht en Ecuador, confesó que pagó más de $ 13 millones a Ricardo R., quien se presentó como el intermediario del vicepresidente Jorge G., el hombre que tenía en sus manos los sectores estratégicos del país. Para la Fiscalía todo ese dinero tenía que estar en algún lugar.

Una ruta del supuesto lavado La indagación apunta a que Odebrecht envió los pagos ilegales a la empresa offshore Glory International de Hong Kong. Luego esta compañía de papel presuntamente transfirió esos recursos a una cuenta de la empresa de inversiones Merrill Lynch, en Estados Unidos, y esos recursos se usaron para construir el cable submarino de Telconet. El propietario de esa cuenta era Jan Topic, hijo y socio de Tomislav T., fundador de Telconet. Ahora, los dos juntos, con Ricardo R., afrontarán un proceso penal por supuesto lavado de activos, basado en la acusación de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General. Tomislav T. no ha ocultado su relación con Ricardo R. En su versión, que consta en el expediente fiscal, dijo que lo conoce desde hace más de 30 años y que en la última década fue intermediario para conseguir inversionistas y negocios. Él sostuvo que esos negocios fueron legales. En uno de ellos buscaba dotar de servicios en telecomunicaciones a Odebrecht, pero no se concretó.

Lo que sí se hizo realidad fue el contacto con los inversionistas chinos de Glory International, representados por un hombre llamado Michael Ying. Ellos ofrecieron financiar el tendido submarino con $ 30 millones, a cambio del 10% de la compañía Cable Andino, que iba a ser la copropietaria de la fibra óptica. Ricardo R. coincidió con Tomislav T. Dijo que conoció a Michel Ying en Quito y en esa reunión le mencionó que quería invertir en telecomunicaciones.

Entonces pensó en Topic y su idea del cable submarino. El contrato entre Glory y Telconet se suscribió en Francia en abril de 2012, pero solo llevaba las rúbricas de Tomislav y Jan Topic porque Ricardo R. se encargaría de entregar el documento para que firmarían los chinos. Tomislav T. recalcó que Glory falló en su compromiso y solo desembolsaron $ 13,5 millones en la cuenta del Merrill Lynch. Ese fue el único pago y por eso fueron sacados del negocio. Jan Topic dio una versión similar en la Fiscalía y detalló que nunca hubo un contacto personal con los dueños de Glory ni con Michael Ying, pues este se hizo mediante videoconferencia y a través de emails. Los investigadores fiscales creen que los inversionistas de Glory no existen y que Ying es solo una pantalla para tapar las coimas de Odebrecht.

Ellos se preguntan ¿por qué los inversionistas chinos no intentaron reclamar beneficios por el dinero entregado y se fueron sin decir nada? El jefe de Odebrecht en Ecuador, José Santos, ayudó a reforzar esa hipótesis. Él dijo que ahora conoce que los $ 2 millones que entregó a Ricardo R. para que Jorge G. no pusiera trabas para el retorno de Odebrecht al país fueron a cuentas de Topic. Santos confesó que no incluyó ese relato en su declaración inicial porque no tenía clara la ruta que se usó para el pago.

Este camino se despejó luego de que Topic entregara $ 2,5 millones a la justicia, asegurando que recibió ese dinero de la constructora del Sur por el negocio que se truncó con Odebrecht. La defensa del Vicepresidente rechazó esa versión. Su abogado, Eduardo Franco, aseveró que demostrarán su total inocencia. Pero Santos y la Fiscalía están convencidos de que Ricardo R. y Jorge G. tenían una asociación para beneficiarse ilegalmente, como presuntamente ocurrió con el cable submarino de Telconet. El 21 de agosto de 2015, con la presencia del vicepresidente Jorge G., Telconet inauguró su tendido submarino. Esta es una obra de 6.000 kilómetros de longitud, que arrancó en Florida (EE.UU.) y terminó en Manta (Manabí). Segunda ruta del dinero Ricardo R. también se benefició con esta obra. Según Tomislav T., le pagó $ 5,4 millones por las gestiones con Odebrecht y con los inversionistas chinos.

Este pago no fue en efectivo sino a través de servicio de internet de alta calidad para Televisión Satelital, una empresa que pertenecía a Ricardo R. y que ahora es de sus hijos. Ese canal de televisión también está en la órbita de investigación de la Fiscalía, que abrió un expediente por presunto lavado de activos para verificar sus movimientos financieros. Esta sería la segunda ruta por donde se trató de ocultar los sobornos de la constructora brasileña. TV Satelital se mira por la frecuencia UHF y en su parrilla destacan los programas deportivos. De acuerdo con su última rendición de cuentas (2016), tuvo ingresos anuales por $ 3,8 millones y pasivos por $ 3,1, dejando una ganancia de $ 673.418.

En los últimos cuatro años dicho canal tuvo ingresos por más de $ 6 millones, según un informe de la Unidad de Análisis Financiero que es parte del proceso judicial contra Ricardo R. Para la Fiscalía, estos ingresos también pudieran estar vinculados con Odebrecht. La presunción es que el dinero que recibía Ricardo R. desde la offshore Columbia Management se usó para el pago de los trabajadores de la compañía y para apuntalar el mantenimiento del canal. La sospecha de la Fiscalía parte del testimonio de Alfredo A., quien trabajó en TV Satelital y fue supuestamente el hombre de confianza de Ricardo R. a tal grado que conocía las claves para acceder a sus correos electrónicos y los chats de sus smartphones. Alfredo A. sostuvo que durante muchos meses los pagos de sus salarios se hicieron en dinero contante y sonante.

En su testimonio aseveró que manejó la caja chica del canal y el dinero en efectivo siempre lo entregaba Ricardo R. El testimonio de Alfredo A. es rechazado por otros empleados del canal. Luis Calle, quien es representante de la empresa, dijo que su sueldo siempre fue cancelado con cheques de la cuenta de Televisión Satelital. Y añadió que Ricardo R. era asesor de negocios para el canal. Calle manifestó que Telconet le brindó el servicio de banda ancha al canal desde 2010 hasta la fecha.

Desde ahí la ruta es un círculo que regresa donde partió, a las versiones de Tomislav T. y de Ricardo R., que aseguraron que este servicio es el pago por los contactos con los chinos y Odebrecht, aunque no existe un documento que certifique que eso sea cierto, ya que solo está la palabra de los dos. (I) ———————- Zavala dice que el negocio de Telconet fue legal La defensa de Tomislav T. y de la empresa Telconet confía en que las sospechas de la Fiscalía serán resueltas y se evidenciará que el negocio del cable submarino se cumplió con apego a la ley. El abogado Xavier Zavala Egas aseveró que durante el proceso, en el momento adecuado, se demostrará que sí existe la empresa Glory International y Michael Ying, porque es una compañía reconocida en China.

Esta era una de las dudas de los investigadores del Ministerio Público. Zavala reconoció que sí recibieron dinero por parte de la firma asiática para la construcción del tendido submarino a cambio de un porcentaje de acciones en la empresa Cable Andino. No obstante, Glory International no cumplió con lo acordado y fue separada del negocio. Desde su creación, Cable Andino no se ha desprendido de ningún porcentaje de su paquete accionario. Para Zavala, esto demostraría que no hubo ningún otro beneficiario y, por lo tanto, no se puede especular diciendo que ese negocio sirvió para terceras personas.

Asimismo, el abogado recalcó que no era responsabilidad de sus defendidos (Topic) verificar la procedencia del dinero que entregó Glory International, cuyo movimiento lo conoce el banco de Hong Kong, que recibió esa transferencia. Dicha entidad crediticia deberá informar a las autoridades de dónde llegaron los recursos. Indicó que colaborarán con la justicia para que resuelva cualquier incógnita que tuviera. La fiscal de la Unidad de Transparencia, Ruth Amoroso, lidera la investigación contra los empresarios y contra Ricardo R., por el supuesto delito de lavado de activos. Para el próximo lunes está previsto que Amoroso presente su acusación formal en la Unidad Penal Número Dos de Guayaquil.

Este es el primer caso donde son investigados Tomislav y Jan Topic. No ocurre lo mismo con Ricardo R., quien además es imputado por el supuesto delito de asociación ilícita y cohecho en la red de la constructora Odebrecht. (I)

Fiscal acusa a Jorge Glas y otros implicados en casos de corrupción

La Fiscalía General del Estado emitió esta mañana un resumen para explicar los términos bajo los cuales se emitirá el dictamen abstentivo para cuatro brasileños y un ecuatoriano, procesados dentro del denominado caso Odebrecht.

La mañana de este miércoles se instaló en la Corte Nacional de Justicia (CNJ), la audiencia preparatoria de juicio por el presunto delito de asociación ilícita. En este proceso se encuentra señalado el vicepresidente Jorge G. y su tío Ricardo R., además de otros 16 sindicados. El documento difundido por la Fiscalía advirtió que emitirá un dictamen abstentivo a favor de los procesados Grossi Neves Mauricio, Ricardo Vieira, Simoes Dos Passo Claudemir, José Antonio Catagua Delgado y José Conceição Santos Filho. Según el informe emitido por el Ministerio Público, de la investigación en torno a los cuatro primeros procesados (en ese orden) “no se ha podido establecer con claridad y certeza la presunción de participación en el delito de asociación ilícita que se investiga”.

El documento indicó que los funcionarios cumplieron funciones por órdenes de Santos Filho. En cuanto a Santos Filho, delator en el caso, el dictamen abstentivo se emitirá “por existir obstáculo legal por el principio non bis in idem para continuar con la acusación”. Fiscalía indicó que Santos Filho fue acusado por el Ministerio Público de Brasil y firmó un ‘Acuerdo de Colaboración Premiada’ con la Procuraduría General de Brasil –que fue homologado por el Tribunal Supremo Federal– estableciendo sanciones penales en su contra.

Entre estas se encuentran una pena de ocho años de reclusión, el uso permanente del grillete. Además, deberá cumplir 22 horas mensuales de servicios a la comunidad, el pago de 5.165.607,00 (reales) y la confiscación de bienes adquiridos durante sus funciones dentro de la empresa Odebrecht.

El abogado del vicepresidente Jorge G., Eduardo Franco, indicó que esta decisión “comprueba el compromiso y la acción delictiva del fiscal” e indicó que solicitará la “inmediata detención” del funcionario para que asuma funciones la fiscal subrogante, Thania Moreno. Con el dictamente acusatorio que presentará la Fiscalía se solicitará al juez Miguel Jurado que el Segundo Mandatario, su tío y otros 11 implicados sean llamados a juicio por el presunto delito de asociación ilícita. (I) El expresidente de la República Rafael Correa también reaccionó en redes sociales a la decisión tomada por el fiscal Carlos Baca Mancheno.

Jorge Glas con prisión preventiva por el caso Odebrecht

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, se enfrentaba este lunes al abismo jurídico y político por su vinculación en el caso Odebrecht por presunta asociación ilícita. Y se ha encontrado con el peor de los escenarios. El juez de la Corte Nacional, Miguel Jurado, ordenó la captura inmediata del vicepresidente y dictó prisión preventiva acogiendo la petición de la Fiscalía. El Ministerio Público había solicitado una nueva audiencia con el fin de agravar las medidas cautelares contra él y contra su tío para evitar el riesgo de fuga ante la inminencia del juicio. Por la mañana, el fiscal general del Estado, Carlo Baca Mancheno, pidió prisión preventiva ya que hasta ahora solo tenía prohibición de salida del país.

Por la tarde, después de suspender la audiencia, el juez aceptó. “Sin pruebas y con indicios forjados. Solo les queda el linchamiento. Acudiré a instancias nacionales e internacionales para defenderme”, se quejó Glas a través de Twitter, aunque aseguró que acataria “bajo protesta este infame atropello” en su contra. Ya entrada la noche, Glas se entregó a la policía. Despistó a la prensa apostada ante su domicilio organizando dos comitivas para salir de su urbanización sin ser visto. Según ha confirmado la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, el vicepresidente irá a la cárcel 4 de Quito. Para el traslado desde Guayaquil, tomó avión un avión de las Fuerzas Armadas.

MÁS INFORMACIÓN
La fiscalía investigará pagos de Odebrecht a un directivo de Petroperú
Lula vuelve a declarar ante Moro y dice ser víctima de una “caza de brujas”
Detenido un exministro de Panamá tras revelar EL PAÍS su relación con la trama de Odebrecht
Además de tener su libertad de circulación en juego, los asambleístas de su partido, Alianza PAIS, tenían que decidir si pedían su renuncia como vicepresidente de la República, una salida que Glas siempre ha rechazado. Pero el bloque de PAIS que tenía previsto pronunciarse después de conocer la decisión judicial, aplazó su pronunciamiento a este martes.

Junto a la prisión preventiva, se solicitó que las cuentas de Glas sean congeladas y la prohibición de enajenación de sus bienes. Y también se ordenó que su tío, Ricardo Rivera, sea recluido en prisión de forma provisional por haber violado el arresto domiciliario que se le había impuesto a inicios de junio por tener 68 años. Éste está acusado de haber recibido al menos 13 millones de dólares en sobornos de Odebrecht a cambio de aprovechar su parentesco con el vicepresidente para favorecer que se adjudiquen contratos públicos de gran envergadura a la constructora brasileña.

El vicepresidente Glas, acostumbrado en las últimas semanas a defender su inocencia en innumerables entrevistas y actos públicos, ha permanecido todo el día recluido en su casa de Guayaquil. A la audiencia en Quito solo acudió su abogado. Su departamento de Comunicación no compartió la agenda del día y él se limitó por la mañana a asegurar a las autoridades que estaría localizable para cuando se tomase una decisión sobre las medidas cautelares: “No se preocupen, no tienen que buscarme, estoy donde siempre. No voy a escapar. Los inocentes jamás huimos”.

Al frente de su vivienda, en una urbanización de acceso restringido, había apostados una decena de vehículos de seguridad que impedía acercarse a las inmediaciones. También a través de redes sociales, Glas pidió al fiscal que exhiba las pruebas que tiene en su contra y acusó al presidente Lenín Moreno de influir en el proceso judicial. “¿Qué más prueba quieren de que este proceso no es jurídico sino político? Presidente Moreno, parece que sus subalternos no lo han escuchado. Usted dice que no interferirá en otras funciones del Estado, pero faltó explicar a sus colaboradores que ellos tampoco pueden hacerlo”, publicó en un comunicado.

La Fiscalía, que finalizó el proceso de instrucción y búsqueda de pruebas el domingo pasado, dijo ante el juez que un pen drive, enviado por Estado Unidos, contenía información crucial para el caso ya que daba cuenta de las conexiones entre el vicepresidente y su tío. A través de códigos, indicó el fiscal, se relacionaban pagos, apodos, obras y beneficiarios. Su decisión de agravar las medidas cautelares sobrevino a la acusación particular que presentó la semana pasada el abogado del Estado, el procurador general, Diego García Carrión, después de haber escuchado el testimonio del principal cooperador brasileño: el gerente de Odebrecht en Ecuador, José Conceição Santos Filho.

A tres días del fin de la instrucción, el ‘delator 1’ rindió su versión desde Sao Paulo por videoconferencia y dijo que Glas y su tío Rivera eran como “hermanos siameses, se alimentan y respiran del propio cuerpo, no hay diferencia ninguna”. Pero el vicepresidente ha mantenido siempre que solo se veía con su pariente una o dos veces al año en reuniones familiares.