Amado Boudou, exvicepresidente de Cristina Kirchner detenido por corrupción

El triunfo electoral, hace sólo 12 días, de los candidatos de Mauricio Macri al Congreso ha precipitado el calvario judicial del kirchnerismo. Tres días después de las elecciones, un juez ordenó la prisión sin fianza del exministro Julio De Vido, el hombre que durante 12 años manejó el presupuesto de la obra pública desde el ministerio de Planificación. Al día siguiente, otro juez citó a declarar a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en otra causa. Hoy ha sido el turno de Amado Boudou, vicepresidente durante el segundo mandato presidencial de Kirchner. La policía detuvo a Boudou en su casa de Puerto Madero, un barrio de clase alta en Buenos Aires, por orden del juez Ariel Lijo, quien lo investiga en presunto enriquecimiento ilícito. Con él también terminó preso José Nuñez Carmona, un hombre acusado de oficiar de testaferro del exvicepresidente en la compra de la imprenta Ciccone, dedicada a la impresión de papel moneda.

El juez Lijo detuvo sin fianza a Boudou porque sospecha que puede usar sus contactos políticos para entorpecer la investigación. El mismo magistrado ya lo había procesado en 2014, cuando Boudou era vicepresidente en ejercicio, en el llamado caso Ciccone. Pero su cargo le otorgaba fueros y la causa no prosperó los suficiente. Todo cambió con la llegada de Macri a la presidencia. La investigación se aceleró y Boudou terminó preso.

Boudou está acusado de enriquecerse con la compra de Ciccone Calcográfica a través de una operación que presuntamente hizo figurar como responsabilidad de terceros. En el momento de la operación, Boudou era ministro de Economía de Cristina Kirchner y Ciccone tenía contratos millonarios para la impresión de billetes. En ese entonces, la Casa de la Moneda no daba abasto y el Gobierno apeló a servicios de impresión privados, incluso fuera del país.

“La asociación [entre Boudou y sus presuntos testaferros] desarrolló sus designios criminales, por lo menos, desde principios de agosto de 2009, momento en que Amado Boudou asumió como ministro de Economía de la Nación, hasta el mes de diciembre de 2015, cuando finalizó su mandato como vicepresidente”, dice la resolución del juez. El abogado del exvicepresidente, Eduardo Durañona, dijo que estaba “sorprendido” por la detención. “Siempre estuvimos a disposición”, dijo al canal de noticias C5N.

Las sospechas de la justicia comenzaron cuando Boudou no pudo justificar un préstamo de 80.000 dólares que hizo a su pareja de entonces, la periodista Agustina Kämpfer, para la compra de un piso. El fiscal Jorge Di Lello, a cargo de la querella, dijo que el vicepresidente no pudo justificar el origen de ese dinero. “Existen elementos de cargo suficientes que permiten presumir en principio que Amado Boudou se ha enriquecido patrimonialmente en forma injustificada durante el ejercicio de la función pública”, escribió al juez Lijo. Para justificar la figura de la asociación ilítica, que es la que ha permitido la detención de Boudou, Di Lello dijo que “se advierten indicios de una ingeniería orientada a oscurecer el origen de los fondos con los que se realizaban consumos, se adquirían bienes y acciones, procurando mostrar una capacidad económica previa que justifique las operaciones realizadas con posterioridad”.

Boudou no es un político nacido del riñón del peronismo, pero consiguió un ascenso vertiginoso en la estructura del poder kirchnerista. Inició su carrera en el ANSES, la oficina que administra el dinero del sistema jubilatorio, y previo paso por un cargo menor en un municipio de Buenos Aires saltó al ministerio de Economía. A su cargo estuvo la nacionalización del sistema de jubilación privada( AFJP) que Carlos Menem había creado en los años 90. En 2009 y con 47 años, se convirtió en el compañero de fórmula de Cristina Kirchner para la relección. La dupla alcanzó el 54% de los votos, el mayor caudal electoral jamas alcanzado por el kirchnerismo.

El cargo de vicepresidente en Argentina se limita a presidir el Senado. Sin peso político alguno, la estrella de Boudou se fue apagando mientras sumaba causas judiciales. La más grave es el expediente de Ciccone, el mismo que hoy lo ha llevado a la cárcel, pero en algún momento llegó a acumular 54, desde acumulación de infracciones (110 por exceso de velocidad) hasta el uso indebido de un helicóptero del Estado para viajes proselitistas

Una conversación de Kirchner filtrada desata pasiones

La pasión argentina por las teorías conspirativas tiene esta semana como gran protagonista a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La filtración de una escucha judicial que involucraba una llamada entre Fernández y el exjefe de los servicios secretos argentinos, Óscar Parrilli, sobre el exespía Antonio ‘Jaime’ Stiuso derivó este lunes primero en una guerra virtual entre partidarios y detractores de la exmandataria y, posteriormente, en una denuncia presentada por una fiscal para que Fernández dé explicaciones sobre el diálogo que mantuvieron al día siguiente de que fuese publicada una entrevista a Stiuso y averiguar si cometió abuso de autoridad. La polémica creció todavía más cuando Parrilli contestó y se declaró víctima de un “Watergate autóctono”.

En la escucha, filtrada por radio La Red, se oye a la expresidenta ordenar a Parrilli: “Empezá a buscar todas las causas que le armamos. No que le armamos, que le denunciamos”. Aunque la mandataria se desdice enseguida, el fiscal Guillermo Marijuan ve indicio suficiente para pedir a la Justicia que investigue si abusó de su autoridad e inventó alguna de las denuncias presentadas por el Gobierno contra el exhombre fuerte de los servicios de espionaje. El juez Sebastián Casanello abrirá una causa bajo la carátula “averiguación de delito”.

Marijuán anticipó también que Fernández deberá justificar por qué dijo que a Stiuso “hay que matarlo” y recordó el caso de Alberto Nisman, que apareció muerto de un tiro en la sien en su departamento de Buenos Aires hace dos años, cuatro días después de denunciar a la entonces presidenta por presunto encubrimiento terrorista. “Es poco feliz porque hemos tenido un muerto, ¿no? Será todo motivo de análisis e inclusive la explicación que tengan que hacer sobre si es coloquial o no la van a tener que hacer en un expediente. No simplemente por hacer una afirmación de que todos los días digo a fulano de tal que hay que matarlo, con eso no desaparecen los efectos jurídicos que puede tener esa manifestación”, declaró Marijuan a medios locales al ser preguntado sobre el audio.

La polémica generada por la filtración subió de tono tras la respuestas de Parrilli, que fue difundida por Fernández a través de las redes sociales. El extitular de la Agencia Federal de Inteligencia consideró que la intervención de su teléfono móvil no tenía como objetivo “buscar la verdad en ninguna causa judicial, sino pura y expresamente realizar un espionaje político sobre la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner”. Detrás de ese espionaje político, Parrilli ve la mano del Gobierno de Mauricio Macri y se pregunta si es casualidad que la filtración se produzca en medio del último escándalo del Ejecutivo macrista, que involucra al actual jefe del espionaje argentino, Gustavo Arribas, por una tranferencia de 600.000 dólares que recibió del operador de Lava Jato. Él asegura que fueron 70.000 por una operación de venta de un apartamento en Sao Paulo ajena a Odebrecht.

“No sólo espían a la oposición sino que en su sistema de jueces que pasan grabaciones a programas periodísticos (con aval del gobierno)”, citó Fernández en Twitter. “Estamos asistiendo a una suerte de WATERGATE autóctono”, agregó. Las redes sociales se hicieron eco de toda la controversia, pero la frase más celebrada fue el insulto de la mandataria al extitular de la AFI cuando pregunta quién habla al responder al teléfono: “Soy yo, Cristina, pelotudo (imbécil)”. La expresidenta publicó una foto de una camiseta con esa frase y los internautas han bautizado la nueva polémica como “#pelotudogate”.

Boca supera a River y se queda con el clásico de las despedidas (2-4)

Tan seguro llegaba Boca a esta nueva edición del Superclásico que la lesión de su portero titular no inquietó a los mellizos Barros Schelotto, la dupla técnica auriazul. Guillermo Sara podría estar algunos meses fuera del equipo titular por una luxación en el hombro derecho. En su lugar ingresó Axel Werner, un juvenil de 20 años que emerge como promesa en el fútbol argentino. River, por su parte, había amenazado con jugar el encuentro con suplentes, habida cuenta del choque del próximo jueves contra Rosario Central en Córdoba, en la búsqueda de la primera copa Argentina de su historia y, en consecuencia, del pasaporte a la Copa Libertadores 2017. De hecho, Marcelo Gallardo, entrenador de River y Rodolfo D’Onofrio, el presidente, hicieron público sus desdén por el resultado del partido contra el equipo de toda la vida.

Todo eso convirtió a Boca en el principal favorito, que quería pasar sin problemas la excursión al Monumental, llevarse los 3 puntos y esperar a lo que pasara con Estudiantes, uno de los líderes en ese momento del domingo, junto con San Lorenzo, en la provincia de San Juan. El planteo de Guillermo fue inteligente: le llenó de jugadores el mediocampo, de manera tal que Leonardo Ponzio quedó en desventaja durante buena parte del primer tiempo frente al tándem construido por Pablo Perez, Rodrigo Betancur y Fernando Gago, este último, la verdadera causa de la recuperación xeneize en las últimas semanas. Así es como a los 13 minutos de juego Boca llegó el primer gol, luego una recuperación de Gago que enseguida cedió para Carlos Tevez. El atacante hizo una pausa, dejó que todo el juego siguiera su curso y cedió de gran manera a Walter Bou que definió cruzado ante la salida de Batalla. Boca controlaba el partido y se llevaba el resultado que esperaba, pero no duraría mucho.

En tan sólo 6 minutos, River le tiraría encima a Boca todo el prestigio de su ataque, integrado por Lucas Alario, seleccionado por Bauza para eliminatorias este año y Sebastián Driussi, el delantero que a fuerza de velocidad y goles se convierte en la revelación de la liga. En suma, todo el poderío que Boca tiene en el mediocampo, lo sufre en defensa. Un mal rechazo de Gino Peruzzi dejo el balón en los pies de Driussi que con una volea similar a un penal en movimiento, le quemó la red al debutante Werner. Luego, Alario cabecearía sin marca al gol un perfecto centro enviado por el paraguayo Moreira. Sin embargo, el nombre propio de la recuperación millonaria se llama Andrés D’Allessandro.

RIVER 2 – BOCA 4

River: Augusto Batalla; Jorge Moreira, Jonatan Maidana, Arturo Mina, Luis Olivera; Leonardo Ponzio, Iván Rossi, Ignacio Fernández; Andrés D’Alessandro; Sebastián Driussi y Lucas Alario.

Boca: Axel Werner; Gino Peruzzi, Santiago Vergini, Insaurralde, Frank Fabra; Pablo Pérez, Fernando Gago, Rodrigo Bentancur; Cristian Pavón, Carlos Tevez y Walter Bou.

Goles: Walter Bou y Carlos Tevez (2), para Boca; Driussi y Alario, para River.

Árbitro: Diego Abal. amonestó a Maidana, Driussi, Alario y Mora (R); Gago y Pablo Pérez (B).

El dorsal 22 fue el mejor mientras estuvo en cancha y manejó el ritmo del partido a su antojo. Escondiendo la pelota como él solo sabe hacerlo, cambiando el frente del ataque con pases de 30 metros y asistiendo entre líneas para dejar a los atacantes en posición de peligro. No era un clásico más para el futbolista que debutó en 2000 con la misma camiseta que hoy defiende: el 2 de enero deberá presentarse en el club dueño de su pase, el Inter de Porto Alegre, que descendió a segunda minutos antes del comienzo del Superclásico. El emblema de River se retiró a los 13 minutos, bajo una catarata de aplausos.

A rey muerto, rey puesto dijo Carlos Tevez al segundo que salió D’Allessandro. El exJuventus emergió como figura para conseguir el empate de Boca tras una fallida salida del joven portero Agustín Batalla. El atacante, que en la semana ofreció disculpas por el hecho, no repitió el polémico festejo por el que fue expulsado en 2004. Y a los 37, luego de que River se perdiera muchas veces la chance de definir el partido, el apache colgó la pelota del ángulo izquierdo de Batalla y coronó la fiesta del pueblo xeneize. Tevez es otro de los que emigrarían del fútbol argentino en las próximas semanas: el Shanghai Shenhua hizo una oferta por 40 millones de dólares con la intención de contratarlo.

Con este resultado, las chances de Boca en la liga están vivas y el equipo de Guillermo, Gustavo y, por el momento, de Tevez, podrá irse al receso por las fiestas con la ilusión intacta. Pero además, corta con una racha que había puesto a River como dominador de los clásicos en los últimos años. Un poderío que quedó muy marcado tras los partidos ganados en los últimos años, muchos de ellos muy importantes como las series por Copa Sudamericana en 2014 y Libertadores en 2015. La próxima vez que se vean las caras será en 2017, aunque por ahora nadie sabe quienes serán los intérpretes de un partido que siempre deja mucha tela por cortar.

Un vuelo barato con Lamia que pudo salir muy caro para Argentina

Qué desastre son los de AFA por dios”. La crítica que Lionel Messi publicó en su cuenta de Twitter en junio, en pleno desarrollo de la Copa América Centenario, escondía algunos ribetes que recién han quedado al descubierto tras la tragedia ocurrida una semana atrás en Medellín, en la que fallecieron 19 jugadores y 25 allegados al club Chapecoense de Brasil. Lo que une al espanto con la albiceleste es el avión siniestrado, un British Aerospace 146/200, modelo que dejó de fabricarse en 2002 y que en Sudamérica sólo era utilizado por la aerolínea Lamia, fundada en Venezuela en 2009 y que pasó seis años sin iniciar operaciones comerciales hasta que recibió autorización para operar en Bolivia en 2015, país que acaba de suspenderla.

Sin embargo, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) eligió a Lamia, a través de una de sus concesionarias en el país, una SRL llamada StarAirways, que presentó una oferta muy baja para hacerse con la licitación del viaje iniciado el 6 de noviembre y finalizado cuatro días más tarde. Apenas se conoció la tragedia del equipo brasileño, la prensa recordó que 18 días atrás, Messi y sus compañeros del combinado nacional viajaron a bordo del mismo avión. La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) eligió el servicio por sobre el que ofrecía Aerolíneas Argentinas en una contratación que llama la atención por desprolija. “Hace mucho ruido y los asientos son incómodos”, fue el comentario de los exigentes pasajeros al llegar a Belo Horizonte, acostumbrados la mayoría, a viajar en primera y con todas las facilidades.

Fueron 6 las empresas que presentaron presupuesto en la entidad madre del fútbol argentino para trasladar a la selección hasta Belo Horizonte con el objetivo de disputar el partido por eliminatorias ante Brasil. La licitación se hizo en la última semana de octubre y estuvo motivada por los desperfectos de la aeronave de la compañía argentina Andes, que suele transportar a la selección y los clubes más grandes de la liga. El primer dato que llama la atención es que 5 de esas firmas presentaron ofertas que superaban los 100.000 dólares. La única que no cumplía con eso era la de la empresa StarAirways, una SRL que según su informe comercial, se creó el 16 de noviembre de 2011, con un capital inicial de 12.000 pesos (menos de 1.000 dólares) y oficina en el lujoso barrio de Puerto Madero. La oferta presentada era por 99.900 dólares aunque no fue el único de los sobres que ofrecía los servicios de Lamia. Otra SRL, Rotamund, que ya habría trabajado con AFA en tiempos de Julio Grondona, pretendía cobrar 185.000 dólares por el mismo servicio o por otra aeronave, un Boeing 737/200.

EL PAÍS tuvo acceso a los presupuestos que recibió Omar Souto, gerente de selecciones de AFA, y el que resultó ganador tiene algunas llamativas diferencias con respecto al resto, además del valor ofertado. El escrito enviado por fax al complejo de AFA en Ezeiza lleva la firma de Sara Muñoz, una de las propietarias de la concesionaria junto con José Luis Garola, pero no cuenta con membrete, no especifica el modelo de la aeronave a utilizar y tampoco tiene un teléfono de contacto. Los intentos para comunicarse con los empresarios fueron infructuosos. Miguel Hirsch, coordinador de prensa de AFA, dijo a este diario que la institución “terminó pagando por el trayecto Buenos Aires – Belo Horizonte – Buenos Aires un total de 105.400 dólares”. El precio se incrementó por los seguros de los jugadores y el agregado de un catering que no estaba incluido en la oferta inicial y que habría sido de 180.000 pesos (unos 12.000 dólares). “El costo excedió el presupuesto”, admitió el vocero. La ganancia de StarAirways oscilaría los 8.000 dólares.

El segundo presupuesto en orden ascendente es el del sector charter de Aerolíneas Argentinas por un total de 103.000 dólares más 5.500 dólares de impuestos por un Boeing 737/200. El precio final es de 108.500 dólares incluyendo los impuestos y catering. La oferta, a pesar de provenir de una de las compañías más importantes del continente -propiedad del Estado argentino-, en una aeronave más moderna y con el catering incluido fue rechazado por AFA, que consideró excesiva la diferencia de 3.000 dólares. Con todo, Messi y compañía se subieron al avión de Lamia y si bien surgieron rumores acerca de una denuncia que la aerolínea habría recibido en Ezeiza, fuentes del ministerio de Transporte indicaron que no son ciertas. Aunque a partir de ahora, habrá que escuchar todas las acusaciones, sobre todo las de Messi, con un poco más de atención.

Argentina rechaza un pedido de la CIDH para que libere a la líder social Milagro Sala

La detención de la dirigente social kirchnerista Milagro Sala ya es para Mauricio Macri un problema de dimensiones internacionales. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), apoyó el pedido de libertad emitido el 21 de octubre por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria. Sala lleva un año presa en la provincia de Jujuy (norte) acusada de malversación de fondos en los millonarios programas sociales que adminstraba su agrupación, Tupac Amaru. Macri insiste en que debe seguir en prisión, pero ha debido enfrentar un rechazo cada vez mayor. Antes del fallo de la CIDH, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, también pidió por la libertad de la líder social y diputada del Parlasur. El gobierno ha respondido siempre con la mimsa fórmula: tomó nota de los relcamos y los envió a la justicia jujeña. Al mismo tiempo invitó a la CIDH a viajar a Argentina para que tenga “contacto directo con los distintos actores (…) que se encuentran vinculados al caso de la señora Sala”.

El poder de Sala creció gracias al dinero que le enviaba directamente el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, su gran aliada. Jujuy tiene 85.000 empleados públicos, ella tenía 80.000 militantes. Miraba al Estado de igual a igual. Pero la expresidenta perdió el poder en diciembre de 2015, Jujuy también cambió de color político y el nuevo gobernador, Gerardo Morale, un aliado de Macri que venía de una guerra de casi 10 años contra Sala, no tardó en reaccionar. Ella se resistió y le montó una acampada frente a la gobernación durante un mes. Él reforzó la apuesta: promovió su detención el 15 de enero por “tumulto”. Después le añadió otras acusaciones: “malversación y blanqueo”. Sala no está procesada en ninguna de las causas y su detención preventiva es la que ha activado la reacción de la ONU y de la OEA.

El gobierno iniste en que Sala debe estar detenida. Dice que ya no está presa por “tumulto”, sino por otros delitos. La Tupac Amaru, según la visión oficial, es en realidad una “asociación ilícita” que cobró cientos de miles de pesos del kirchnerismo para construir viviendas populares que nunca se hicieron. Y que, en cambio, usó el dinero para sumar adeptos gracias al reparto de prebendas. Los jueces jueños, quienes rechazan una y otra vez los pedidos de libertad que presentan los abogados de Salas argumentan que es tal el poder que la mujer ejerce sobre sus denunciantes que, si sale de prisión, podría alterar los testimonios de los testigos que la incriminan. Mientas tanto, el gobierno recibe reclamos desde el exterior, como el realizado por la CIDH.

“Milagro Sala es una conocida líder de la sociedad civil en la provincia de Jujuy quien fue detenida en el contexto de una protesta social. La Comisión y su Relatoría Especial han reiterado que la protesta es un ejercicio legítimo de la libertad de expresión que debe ser facilitado y no sujeto a criminalización u otras formas de represión. Si bien una orden judicial dispuso la libertad de Milagro Sala, ella no salió en libertad pues se le imputaron otros cargos mediante decisiones judiciales bajo la jurisdicción de Jujuy”, dijo la CIDH. Sobre la prisión, opinó que la presunción de inocencia hace que “toda persona sometida a proceso penal debe ser juzgada en libertad”. “La prisión preventiva es excepcional, solo puede extenderse por un período razonable y no puede ser usada como una medida punitiva”, señaló la Corte en un comunicado.

En su defensa, Macri invitó a los miembros de la CIDH a visitar Argentina y, más concretamente,  Jujuy. Está convencido de que los fallos internacionales adolecen de una falta de conocimiento del contexto en que se decidió la prisión de Sala, a quien atribuye la construcción de un verdadero Estado paralelo.

Francisco advierte sobre el aumento del consumo de drogas en Argentina

La preocupación de Francisco por el creciente protagonismo del narcotráfico y el consumo de drogas en Argentina escribe un nuevo capítulo.Ya cuando era Arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio fue un asiduo concurrente a los barrios más carenciados y siguió (y sigue) desde cerca el trabajo que algunos representantes del clero realizan con los consumidores problemáticos. Su postura al lelgar al Vaticano ha sido todavía más firme, asumiendo el combate contra las mafias que motorizan ese negocio y convocando a jueces federales de Argentina para aunar el criterio en la lucha contra el crimen organizado. En febrero de 2015, Francisco había dicho: “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror”. Este jueves, el religioso volvió a mostrar su preocupación y pidió investigar el papel de “los bancos que se dedican al blanqueo del dinero sucio”.

El Sumo Pontífice pidió combatir el tráfico de drogas “con prevención plena y segura rehabilitación de sus víctimas” en un seminario sobre drogas organizado en el Vaticano, en el que reflexionó: “Pienso en mi patria: hace 30 años era un país de tránsito y ahora es un país de consumo y hasta algo de producción”. “Es un proceso que se da gracias al compromiso mafioso de los responsables”, denunció Francisco, quien agregó en su discurso que “la prevención de la droga siempre se ve frenada por mil y un problemas, la ineptitud de un gobierno y casi no existen programas de prevención de drogas. Una vez que avanzó y se radicó en la sociedad es muy difícil”.

Cristina Kirchner nunca ha terminado de irse del todo

Si un viajero desinformado aterrizara en Buenos Aires en estos días, probablemente pensaría que Cristina Fernández de Kirchner sigue en el poder en Argentina. Sus escándalos, sus quejas, sus amenazas y su familia protagonizan cada día las portadas del la mayoría de los periódicos y de los informativos de radio y televisión. El día que no habla, algo bastante raro, sus críticos están como desanimados, sin material para el combate.

Nadie se imagina la vida sin ella. Ni los que la quieren ni los que la detestan, ambos con el mismo entusiasmo. Hace casi un año que dejó el poder, pero en realidad parece que nunca se fue. El debate en todos los rincones de Buenos Aires sigue pasando por ella. ¿Volverá Cristina? ¿Irá a la cárcel Cristina? ¿Viste el último escándalo de Cristina? Incluso la victoria de Donald Trump se transformó en Buenos Aires en material para el choque con la expresidenta: al contrario que ella, insistían sus críticos, Obama hará una transición ordenada con Trump.

Hace un año, ella se negó a entregarle el bastón de mando a Mauricio Macri. “Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”, cantan los suyos en las calles. “Si un juez la mete presa podría acabar muerto”, clama el sindicalista Esteche. Cristina como tótem. Omnipresente. Toda su familia es noticia. Su hija por tener 4,6 millones de dólares en efectivo en una caja de seguridad. Su madre por aparecer en los papeles en una investigación. “¿Macri, y si gastan la energía que usan en perseguirme a mí, a mi hija y ahora a mi madre en resolver los problemas de los argentinos?”, clama ella. Por Twitter, por Facebook y Telegram bombardea cada hora con sus opiniones sobre todo.

Los jueces la llaman a declarar por varios escándalos, y allí están miles de fieles a la puerta, aclamándola, con las Madres de Plaza de Mayo en primera fila. Y otros miles en las redes, despreciándola y exigiendo que la metan ya en la cárcel. Cristina no se va, nunca lo hizo. Pero tanto los fieles como los enemigos tiemblan ante la posibilidad de que suceda algún día.

Cristina Kirchner a Mauricio Macri: “No es mi mamá, es tu papá y vos también”

l cerco judicial que enfrenta la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ha llegado hasta su madre, Ofelia Wilheim, de 87 años. La diputada Elisa Carrió, aliada del presidente Mauricio Macri, la involucró en una denuncia por “defraudación al Estado”, por el presunto desvío de 61 millones de pesos (unos 4 millones de dólares) en el contrato de una cooperativa que integraba y el estatal Correo Argentino. Cristina Fernández escribió una larga carta en su página oficial, que tituló No es mi mamá, es tu papá y vos también, en la que acusa a Macri de orquestar una persecución contra su familia y dispara contra el padre del mandatrio, Franco Macri, un poderoso empresario que forjó su fortuna a partir de millonarios contratos con el Estado. “Macri, mi mamá tiene 87 años y hace más de 50 que vive con mi hermana en el mismo barrio y en la misma casa, que es su único patrimonio (…) ¿Qué es lo que querés inventar? ¿Pretendes hacerle creer a los argentinos que el país está mal y a ellos les va peor… por mi mamá? (…) Tu papá y otros – como él – estatizaron la deuda de sus empresas mientras la dictadura genocida había desaparecido a miles de argentinos”, escribió Kirchner.

La expresidenta enfrenta una serie de causas judiciales por casos de corrupción y esta misma semana pidió que se eleve cuanto antes a juicio oral una causa en la que está procesada por administración fraudulenta. En otras investigaciones paralelas también están involucrados sus dos hijos, Máximo y Florencia, su nuera, Rocío García, y su cuñada, la actual gobernadora de la provincia de Santa Cruz, Alicia Kirchner. Pero hasta ahora ningún expediente mencionó a su madre Ofelia. La denuncia de Carrio cayó muy mal en la expresidenta, quién decidió atacar directamente a Macri y a su entorno. “Pensé que conmigo y con mi hija te alcanzaba ¿O es que las cosas van tan mal que tenes que empezar a perseguir junto con Clarín a una anciana que no sale de su casa? (…) No Macri. El problema de la Argentina sigue siendo el mismo de siempre: Ustedes”, dijo Kirchner, en referencia a los sectores empresariales que son el origen del actual presidente. “Ustedes, los mismos que cuando los militares no les sirvieron más fueron por los políticos de los partidos populares y democráticos. Ellos terminaron destituidos y algunos presos y ustedes libres y cada vez más ricos” agregó.

Ofelia Wilheim tuvo una militancia sindical de 30 años como delegada de su gremio en Arba, la agencia de recaudación de impuestos de la provincia de Buenos Aires. Según la denuncia presentada por Carrió, tras la reestatización del Correo Argentino en 2003, la cooperativa El Aldabón, integrada por Wilheim y un socio llamado Fotios Cunturis, logró un contrato para el reparto de correspondencia de la agencia. “Le pedimos a la Justicia que investigue si a través de este convenio se produjo la simulación de una relación contractual entre una cooperativa que no opera como tal y el correo argentino con el consecuente desvío de fondos en perjuicio del Correo Argentino por al menos diez años” , señaló Carrió en el escrito que presentó ante la justicia.

Kirchner dijo que su madre vive de su jubilación como empleada y vinculó la denuncia a un ataque orquestado desde la Casa Rosada para ocultar la crisis económica. “Mañana y pasado mañana y la semana que viene y el mes que viene y el año que viene – con estas políticas – la gente seguirá con los mismos problemas de hoy: desocupación y precarización laboral, salarios que no llegan a fin de mes, tarifazos, endeudamiento”, escribió Kirchner.

También disparó contra los integrantes del equipo de gobierno de Macri, a los que acusó de “ricos y endeudadores sociales”: “Todos los días nos enteramos que funcionarios y hasta legisladores son dueños o socios o representantes de las empresas que les toca regular y controlar. El escándalo de estar de los dos lados del mostrador y su inevitable consecuencia: el saqueo”.

El jefe de Ministros, Marcos Peña, negó que desde la Casa Rosada se impulse una persecución judicial contra la Cristina Kirchner. “Ella está demasiado acostumbrada a las operaciones mediáticas y judiciales del poder, pero nosotros no somos así. No nos dedicamos ni a perseguir a la madre, ni a ella, ni a la hija. Nos dedicamos a gobernar”, dijo el ministro en una entrevista con radio La Red.

FMI aplaude las “ambiciosas reformas” de Mauricio Macri y le pide bajar el déficit

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está entusiasmado con el giro político en Argentina. Tras una década de desaveniencias con el kirchnerismo, el directorio ha emitido ahora un informe de situación cargado de elogios a la gestión económica de Mauricio Macri y críticas al gobierno anterior. “El avance logrado en 2016 es importante”, dice el texto elaborado por la misión que, por primera vez tras 10 años de ruptura, visitó Buenos Aires en septiembre pasado. “Los directores elogiaron las ambiciosas reformas emprendidas por el nuevo gobierno para establecer un marco de política económica más estable y sostenible”, dice el texto difundido por el FMI, que también pide más ajuste al nuevo Gobierno: “continuar recortando el déficit fiscal constituye una importante prioridad”.

El gobierno de Macri se ha puesto como meta terminar 2016 con déficit fiscal primario equivalente al 4,5% del Producto Bruto Interno (PIB) y reducir ese índice al 4,2% en 2017. Hasta el momento ha logrado financiar esa diferencia con la emisión de deuda externa. El FMI celebró la decisión de bajar el déficit, sobre todo a partir de la reducción de los subsidios a la energía “mal focalizados y distorsivos” con que el kirchnerismo mantuvo bajas las tarifas. También destacó “la racionalización del gasto público, incluido el gasto salarial” de los empleados del Estado. En realidad Macri no ha bajado los salarios de los empleados públicos, al contrario, pero sí inició su mandato con miles de despidos en la administración, aunque después poco a poco ha ido contratando a otras personas.

“La solución concertada con los acreedores ha hecho posible el regreso a los mercados internacionales de capital, tanto para el sector público como para el privado. Se han anunciado metas fiscales y de inflación a mediano plazo en conjunción con una transición hacia un sistema moderno de metas de inflación. Por último, se está reconstruyendo la institución encargada de las estadísticas nacionales, lo cual permite la publicación de datos mejorados y fidedignos”, resumió el FMI al enumerar lo que considera los principales logros económicos de Macri.

El FMI cree que las reformas emprendidas por el nuevo gobierno son las correctas, pero necesitan tiempo para mostrar resultados concretos. Y ahí es donde llega el golpe al kirchnerismo. “La tarea de subsanar un legado de graves desequilibrios macroeconómicos, distorsiones microeconómicas generalizadas y debilidad institucional llevará tiempo, pero [los directores] dejaron constancia del importante avance logrado por las autoridades”

El fondo admite que las medidas iniciales de Macri han agravado la situación económica, pero cree que eran imprescindibles para evitar males mayores y confía en que la situación se recuperará en 2017. Además culpa, como Macri, a la herencia recibida. “Aunque la corrección de los graves desequilibrios y distorsiones heredados del Gobierno anterior era necesaria para sentar las bases del crecimiento vigoroso en el futuro, inevitablemente tuvo un impacto a corto plazo desfavorable para la economía argentina. Sin embargo, la opción de mantener el insostenible marco de políticas instaurado por el Gobierno anterior resultaba sencillamente imposible”.

Macri, que fue socio de Trump, inquieto ante un giro que le perjudica

La política argentina lleva un año entero mirando a EEUU para casi todo. La relación se había recompuesto después de años de enfrentamiento durante el kirchnerismo. El apoyo de la administración de Barack Obama, que viajó a Buenos Aires en marzo en una visita histórica, ha sido clave para que Argentina vuelva a los mercados financieros, cierre su pacto con los fondos buitre y para que Mauricio Macri logre un apoyo internacional que supera al que tiene en su propio país. Por eso las elecciones en EEUU tenían para la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, un valor especial. Y la victoria de Donald Trump, al que Macri conoci muy bien porque fueron socios en los 80, generó un desconcierto absoluto.

El Gobierno de Macri apostó claramente por Hillary Clinton, sin disimulo, y su derrota dejó a todos descolocados y sumidos en cálculos económicos y políticos de las consecuencias de un giro que contradice por completo la apuesta de Macri por la ortodoxia y la apertura económica. Macri se limitó a una rápida felicitación diplomática por twitter: “felicito a Donald Trump en su triunfo y espero que podamos trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos”. Susana Malcorra, la canciller, que pocas horas antes había insistido en que Argentina estaría “más cómoda” con Clinton, también optó por esta vía pero sin disimular su decepción.