Apple recupera una tonelada de oro de los iPhones e iPads reciclados en 2015

En la última presentación de abril, donde se presentó el nuevo iPhone SE, Apple dedicó un espacio principal a la inversión que está realizando en reciclaje. La empresa mostraba por primera vez al mundo a Liam, un robot diseñado para desmontar más de un millón de móviles al año y a una velocidad de 62 segundos por terminal. Antes se tardaba manualmente siete minutos, pero Liam parte con ventaja con respecto a un trabajador normal: cuenta con 29 brazos independientes. El desarrollo de este aparato es solo uno de los ejemplos de la importancia que le dan los de Cupertino al reciclaje y medio ambiente. Este esfuerzo, que reflejan en el informe de responsabilidad medioambiental de 2016, ha dado sus frutos: han recuperado una tonelada de oro de los iPhone, iPad, iPod y ordenadores reciclados en 2015. Esta cantidad supone alrededor de 40 millones de dólares.

La cifra es ligeramente superior a la de 2014 (900 kilogramos) y se espera que bastante inferior a la que conseguirán este año con Liam. La empresa lanzó su programa de reciclaje de móviles hace dos años en España, en 2013 en países como Estados Unidos y Reino Unido. A partir de ese momento, determinadas tiendas de Apple recogen dispositivos viejos para aprovechar las piezas. En algunos casos, los aparatos se entregan a cambio de un descuento o una tarjeta regalo.  

En un teléfono hay alrededor de 30 miligramos de oro, según el grupo activista Fairphone, de los cuales entre seis y nueve se encuentran en las placas del circuito. En los ordenadores, iPads o aparatos con placas de mayor tamaño la cantidad de oro es todavía mayor.

Hito en la carrera espacial

La empresa SpaceX ha superado otro hito en la carrera espacial. Tras cuatro intentos fallidos, la compañía ha logrado finalmente que un cohete lanzado al espacio aterrizase posteriormente en una plataforma flotante en el océano. El espectacular resultado de la operación despeja el camino emprendido por algunas empresas privadas para reutilizar los cohetes y abaratar de esta manera el coste de las operaciones en el espacio.

SpaceX, fundada por el multimillonario Elon Musk, creador de PayPal, llevaba casi un año y medio persiguiendo este objetivo, que abre con seguridad una nueva etapa en la carrera espacial. En las ocasiones precedentes, los cohetes lograron aterrizar en las plataformas marítimas, pero lo hicieron con demasiada fuerza y se destruyeron. En uno de esos intentos, un cohete estalló a los dos minutos de despegar cuando llevaba suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS).

El cohete Falcon 9 partió de la base de Cabo Cañaveral (Florida) a las 16.43 (22.43 en España) y puso en órbita una cápsula con material para investigación científica y suministros para la tripulación que está en la estación espacial. La previsión es que la cápsula, que lleva unos 3.000 kilos de suministros, llegue a la ISS el próximo domingo. Esta es la octava misión que la empresa de Musk lleva a cabo para la NASA, de la que es proveedor.

Por qué es tan importante el cifrado de WhatsApp

Imposible mirar hacia otro lado. En pleno debate sobre la privacidad y la difícil línea que separa la información personal del bien común general, desde el punto de vista de las autoridades, WhatsApp, la célebre aplicación de mensajería, ha decidido cifrar sus mensajes y llamadas haciendo que éstos sean completamente inaccesibles a cualquier usuario que no sean los propios interlocutores. Estos días hemos vivido con intensidad el pulso que Apple ha mantenido con el FBI en torno a la privacidad de la información de los usuarios, y fue precisamente en una de las cartas públicas de los de Cupertino donde Tim Cook defendió la importancia del cifrado para salvaguardar la información de los ojos ajenos. Esto es justo lo que acaba de adoptar la conocida aplicación de mensajería.

“Nadie puede acceder al contenido de ese mensaje: ni los criminales, ni los hackers ni los regímenes opresivos. Ni siquiera nosotros mismos”, explica Jan Koum, cofundador de WhatsApp

¿En qué consiste exactamente el cifrado? Básicamente, en blindar cada mensaje que se escribe con una llave temporal y única que solo puede descifrar el receptor en su móvil. Es decir, al redactar un mensaje, éste sale del móvil ya cifrado y viaja hasta los servidores de WhatsApp en esta misma condición y de ahí al destinatario, que será el único que podrá acceder al mismo. “Nadie puede acceder al contenido de ese mensaje: ni los criminales, ni los hackers ni los regímenes opresivos. Ni siquiera nosotros mismos”, explica con contundencia Jan Koum, cofundador de WhatsApp, para explicar el calado de la medida.

“Para mí, se trata de una cuestión personal”, explica el emprendedor de origen ucraniano. “Nací en plena URSS, bajo gobiernos comunistas, y el hecho de no poder hablar con libertad fue uno de los motivos por los que mi familia emigró a los Estados Unidos”. Con esta declaración, los responsables de la firma adquirida por Facebook dejan claro que todo el contenido que circule por su aplicación de mensajería estará completamente blindado ante ojos ajenos, y, en realidad, se trataría de una situación similar en una conversación cara a cara: solo los interlocutores conocen su contenido.

Conviene recordar, además, que el cifrado no solo afecta a los mensajes, sino también a las llamadas telefónicas que se hagan desde la aplicación de mensajería, que siguen el mismo principio y que nadie, ni siquiera los servicios de inteligencia, podrán escuchar. Este cambio no requiere de ninguna asistencia por parte del usuario, ya que se realiza de forma automática desde los servidores de WhatsApp, aunque para poder disfrutar del mismo, los usuarios de la aplicación deberán tenerla actualizada a la última versión.

¿Hasta qué punto es importante el paso adoptado por WhatsApp? Raj Samani, directivo de Intel Security, explica que “esta decisión ofrece la garantía de que los mensajes no están siendo interceptados por terceras partes no autorizadas”. Y desde el punto de vista de los usuarios, “tienen la confianza de saber que únicamente los destinatarios están leyendo el mensaje”.