Los 20 mayores fraudes del pop

“¡Tu voz! ¡Me prometiste tu voz! ¿No recuerdas nuestro contrato?”. Estas frases, exclamadas por el magnate Swan en la película El fantasma del paraíso (Brian de Palma, 1976), resumen muy bien los turbios tejemanejes que rodean a la industria discográfica. En el filme, vemos cómo un diabólico e implacable productor crea y destruye artistas, se apropia de canciones ajenas, y es capaz de todo para alcanzar el éxito.

Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia. Desde que el pop es pop, son moneda corriente el plagio, la estafa, el robo y el engaño. En este negocio (y en otros muchos) las apariencias engañan, y a veces el cantante que sale en los vídeos no es quien canta, ni el que canta se lleva la pasta, ni el que compone es quien figura en los créditos. El pop es una jungla llena de trampas y espejismos; nos corresponde a nosotros, sufrido público, desenmascararlos y estar atentos para que no nos vuelvan a dar gato por liebre ni bandurria por guitarra.

1.Milli Vanilli: un Grammy y millones de ventas por hacer ‘playback’. En 1987, el productor discográfico alemán Frank Farian descubrió al francés Fab Morvan y el alemán Rob Pilatus, dos mulatos que bailaban con la cantante Sabrina. A ojos de Farian, aquella exótica pareja lo tenía todo para triunfar: dotes para la danza, desparpajo y sex appeal. Como no sabían cantar, el productor contrató a un par de vocalistas y un puñado de músicos: ellos grabarían los discos, mientras Fav y Rob movían las bocas y el esqueleto. ¿Resultado? Vendieron millones de discos y recibieron un premio Grammy.

Milli Vanilli, grandes impostores.
Milli Vanilli, grandes impostores. Getty

El chasco llegó en 1990, cuando un tal Charles Shaw confesó en un periódico que él era quien cantaba en los discos y que Milli Vanilli eran un par de impostores. Desesperados, Rob y Fav le pidieron a Frank Farian que los cubriera pero, temeroso de hacer más el ridículo, el productor optó por reconocer públicamente la verdad. Poco después, al dúo le quitaron su Grammy y lo echaron de su sello discográfico.

Tras el escándalo, los Milli grabaron algún disco con sus verdaderas voces, pero ya nadie les creía. Rob no encajó bien el fracaso y acabó muerto por sobredosis en 1998.

2. Jordy: el niño cantor traicionado por sus padres. Marisol, Joselito, Nikka Costa… Casos de niños canores los hay a patadas, pero ninguno tan precoz y tan fugaz como el del francés Jordy. Su primer éxito, con solo cuatro años, fue Dur dur d’être bébé!(1992), donde, sobre una base dance, el niño balbuceaba una letra sobre las tribulaciones de ser pequeño. Los responsables de la música eran sus padres, el productor Claude Lemoine y la compositora Patricia Clerget, que se hicieron de oro gracias a la simpatía de su vástago. Con su primer disco, Jordy entró en el Libro Guiness de los Records como el artista más joven (4 años) en llegar al número uno en todo el mundo. El segundo disco mantuvo el éxito, y una de sus canciones fue incluida en la película Mira quién habla también (1993). Pero el tercero fracasó.

Mientras, los padres de Jordy dilapidaron la fortuna ganada por su hijo y hasta montaron La granja de Jordy, una fallida atracción turística. Arruinado, el matrimonio se divorció y el nene volvió al cole. Cuando llegó a la mayoría de edad no quedaba ni un céntimo de todo aquel dinero que había ganado de niño, y acabó haciendo reality shows, esos grandes vertederos de juguetes rotos.

3. U2: un directo lleno de sonido enlatado. En 1992, tras un radical cambio de imagen y sonido, la banda irlandesa más famosa del mundo emprendió el Zoo TV Tour,una gira de conciertos por los cinco continentes. En ella, el grupo cambió por completo su concepción del directo, que pasó de la austeridad de las giras anteriores a ser un espectáculo multimedia. Para quitarse trabajo y sincronizar bien imágenes, luces y sonidos, Bono y los suyos llevaron todos los instrumentos pregrabados. Como a menudo había fallos de sincronización, fueron muchos los que los acusaron de fraude.

Uno de los que los que más cizaña metió fue el cantante de Kiss Gene Simmons: “Si, como U2, cobras 100 dólares por la entrada, hacer mímica sincronizada es una falta total de honradez”, sentenció en una entrevista. Lo más curioso es que, más de una década después, el grupo Kiss también fue sorprendido haciendo playback y tuvo que pedir perdón en Twitter.

4. Technotronic: la despampanante chica de portada no sabe cantar. Este grupo belga de eurodance fue ideado por el productor Jo Bogaert, alias Thomas de Quincey. Cuando lanzaron su primer disco, el rompepistas house Pump up the jam (1989), la chica que salía en la portada y en el vídeo era la despampanante modelo Felly Kilingi, pero cantaba Manuela Kamosi, alias Kid K, mucho menos atractiva.

En 2009, coincidiendo con el vigésimo aniversario del disco, MC Eric, el otro miembro del dúo, explicaba así el fraude en Tentaciones: “Kid K firmó un contrato ilegal porque era menor de edad. Cuando todo el mundo se dio cuenta, era tarde, porque la canción ya era un éxito en los clubes. Así que encontraron a esta chica parecía africana y tenía una imagen muy fuerte. La compañía la escogió sin que lo supiéramos”.

La compañía de discos decidió poner a esta chica en la portada ya que la que cantaba no era lo suficientemente atractiva.
La compañía de discos decidió poner a esta chica en la portada ya que la que cantaba no era lo suficientemente atractiva.

A partir del siguiente disco, rectificaron, saliendo en todas las fotos y videos y tocando mucho en directo. Pero el éxito nunca les volvió a acompañar.

5. Leonard Cohen: su mánager y amante le robó todo el dinero. En 1994, harto del mundanal ruido, el cantautor Leonard Cohen tomó la decisión de raparse la cabeza, hacerse monje y recluirse en un monasterio zen de Mount Baldy, Los Ángeles.

Antes de retirarse, dejó sus asuntos económicos en manos de su mujer de confianza, Kelly Lynch, que durante 17 años había sido asesora financiera y amante esporádica del cantautor. Pero, traicionando su confianza, Lynch se fugó con los cinco millones de dólares que Cohen tenía ahorrados para su jubilación, dejándolo casi en la bancarrota.

Leonard Cohen tuvo que salir de gira después de que su mánager se llevara todo el dinero. Al menos disfrutamos de su directo.
Leonard Cohen tuvo que salir de gira después de que su mánager se llevara todo el dinero. Al menos disfrutamos de su directo. Cordon

Así las cosas, el cantante tuvo que colgar los hábitos para volver a la carretera y ganar algo de dinero. Y Kelly Lynch fue condenada a 18 meses de cárcel.

6. Rihanna: plagiando con descaro.Pese a tener una preciosa voz y un desarmante atractivo físico, la cantante de Barbados nunca se ha caracterizado por su originalidad. Su efervescente R&B suele picotear de aquí y allá, homenajeando y sampleando (coger partes de otra canción) a su antojo. Por ejemplo, uno de sus mayores éxitos, Don’t stop the music, está construido sobre Wanna be starting something, de Michael Jackson, que la cantante sampleó a golpe de talonario.

Lo que sí fue un plagio descarado y traicionero fue Bitch better have my money, una canción estrenada en 2015 que “fusilaba” con descaro un tema de la rapera Just Britttany, titulado Betta have my money. Como es obvio, RiRi no se molestó ni en cambiar el título.

La prueba del plagio de Rihanna:

 

7. Boney M: el cantante no canta, pero si lo quiere el público… En 1975, el grupo ABBA arrasaba en todo el mundo. Fue entonces cuando al productor alemán Frank Farian (que más tarde crearía a Milli Vanilli) pensó en montar una respuesta negra y exótica a los fabulosos suecos. Para ello, contrató a dos cantantes y una modelo, todas del Caribe, y a un DJ antillano que atendía por Bobby Farrell. Como el susodicho DJ no sabía cantar, Farian decidió hacerlo él mismo.

El éxito del grupo, llamado Boney M, fue apoteósico y canciones como Ma Baker, Belfast o Rivers of Babylon arrasaron en todo el mundo. Fue entonces cuando Bobby Farrell empezó a protestar y a pedir que lo dejaran cantar. Pero Farian, que disfrutaba siendo la voz en la sombra, no aceptó y, harto de la rebeldía de Farrell, lo echó del grupo y puso a otro monigote al frente. La cosa no funcionó, pues el público se quejaba de que aquel impostor no era “el negro de Boney M”. Así que el productor tuvo que llegar a un acuerdo con el falso cantante, que aceptó volver al grupo a cambio de dinero extra y cambiar su nombre por “Bobby Farrell & Boney M”.

Boney M. arrasaron con una engañifa tras otra. Pero qué bien nos lo pasamos bailando sus canciones...
Boney M. arrasaron con una engañifa tras otra. Pero qué bien nos lo pasamos bailando sus canciones…

8. C+C Music Factory: tú te callas. Los productores americanos Robert Clivillés y David Cole crearon este grupo de dance pop a principios de los noventa. Tras hacer unas bases, contrataron al raperoFreedon Wiliams y a la vocalista Martha Wash para poner voces en rompepistas como Gonna make you sweat (Everybody dance now).

El éxito fue legendario: cinco veces disco de platino. Pero la señorita que salía en la portada de los discos y en los vídeos no era la oronda cantante Martha Walsh, sino Zelma Davis, una deslumbrante modelo de 19 años que, años después, se lavaría las manos en una entrevista de Rolling Stone: “Yo era joven e inocente. Recuerdo que les dije a los que grababan el videoclip que eso no lo había cantado yo y los de la casa de discos me hicieron callar”.

La portada del disco de C+C Music Factory: la señorita que aparece no es la verdadera cantante del grupo.
La portada del disco de C+C Music Factory: la señorita que aparece no es la verdadera cantante del grupo.

La que no se calló fue Martha Walsh, que denunció a los productores y a CBS/Sony por fraude, publicidad engañosa y apropiación comercial.

9. Michael Jackson: un disco póstumo con la voz de otro. En diciembre de 2010, poco más de un año después de la muerte del Rey del Pop, se publicóMichael, un (supuesto) álbum póstumode canciones inéditas. Desde el primer momento, el lanzamiento fue criticado tanto por los parientes, amigos y colaboradores del cantante, que consideraban una falta de respeto publicar unas canciones que no estaban acabadas. Lo que no sabían es que en muchas de ellas ni siquiera cantaba Michael, sino Jason Malachi, dotado de una tesitura de voz muy parecida.

La primera que llamó la atención sobre el fraude fue Paris, la hija de Michael que, en una conversación por vídeo chat con varios amigos, la chica comentó que “mi padre no canta ninguna canción de ese álbum. Busca en YouTube a Jason Malachi. ¡Es él!”. La conversación fue grabada y se filtró a Internet, donde ya había un clamor que especulaba sobre el fraude. Y en enero fue el propio Malachi quien reveló la verdad en su Facebook: “Chicos, creo que es hora de confesar. Era yo quien cantaba Breaking News, Keep Your Head Up, Monster y Stay. Yo tenía un acuerdo con la compañía discográfica, pero ahora el gato está fuera de la bolsa. Perdón a todos mis fans, y a los fans de Michael Jackson”.

La hija de Michael Jackson, Paris, apoyada en Janet Jackson durante los actos funerarios de su padre. Ella alertó sobre que su padre no canta en el disco póstumo.
La hija de Michael Jackson, Paris, apoyada en Janet Jackson durante los actos funerarios de su padre. Ella alertó sobre que su padre no canta en el disco póstumo.

10. Billy Joel: estafado y arruinado.Desde 1973 hasta que se retiró temporalmente en 1993, esta estrella del pop facturó 40 éxitos, ganó seis premios Grammy y despachó más de 100 millones de discos en todo el mundo. Sin embargo, por avatares del destino, también se ha arruinado varias veces.

El ejemplo más sonado fue cuando Frank Weber, su ex mánager, usó 30 millones de dólares que sacó de las cuentas del cantante para avalar prestamos personales y realizar varias inversiones que acabaron mal. Joel no se enteró de la estafa hasta 1989, año en que le hicieron una auditoría, y tuvo que declararse en quiebra, demandando poco después a Weber por fraude y apropiación indebida. Hay más: el ex manager era padrino de la hija del cantante y había sido su cuñado. El caso afectó tanto al artista que en su disco River of dreams (1993) dedicó varias canciones al asunto.

Portada del disco 'River of Dreams'.
Portada del disco ‘River of Dreams’.

11. Selena Gomez: el tropezón que desveló que todo era falso. En octubre de 2013, en un concierto en la ciudad de Fairfax (Virginia) Selena Gomez cantaba lel tema Slow down, mientras daba botes y animaba al público. Tanto empeño puso en sus bailoteos que no se dio cuenta de que se acercaba a un gran escalón. Así que pisó en falso y se cayó de culo. Pero lo más duro no fue la caída, sino que su voz siguió sonando como si tal cosa, revelando que aquello era un playback de padre y muy señor mío. Para colmo, todo quedó grabado e inmortalizado en YouTube, donde se puede comprobar cómo Selena pega un grito al caerse y su grito se escucha por encima de la voz de la pista.

Selena Gomez se tropieza, pero sigue la voz, como si nada:

 

12. The Monkees: ese glorioso grupo prefabricado. Michael Nesmith, Davy Jones, Micky Dolenz y Peter Tork. Así se llamaban los cuatro elegidos de un duro casting por el que pasaron más de 500 mozos. El objetivo era formar un cuarteto musical en la línea de los Beatles para actuar en la tele y ponerle cara a unos discos en los que no harían ellos. Producidos por Don Kirshner, sus primeros álbumes están interpretados por músicos norteamericanos tan célebres como Carole King, Neil Sedaka o Neil Diamond. El éxito fue apoteósico, y entre 1966 y 1968 se hartaron de vender discos.

Pero, poco a poco y para desespero de su productor, los cuatro figurantes del grupo se fueron rebelando: exigían cantar las canciones y tocar los instrumentos, cuyos rudimentos habían aprendido a fuerza de hacer playbacks. Tanto protestaron que les dieron su oportunidad, pero tuvieron la mala pata de sacar su disco poco antes delSgt. pepper’s lonely hearts club band, de los Beatles, que los alejó de las listas de éxitos. Después, su programa fue cancelado y el cantante dejó el grupo.

Los adorables The Monkees, solo unos rostros que ni cantaban ni tocaban.
Los adorables The Monkees, solo unos rostros que ni cantaban ni tocaban.

Tanta guerra le dieron los Monkees a su creador que para The Archies, su siguiente proyecto de pop prefabricado, decidió usar dibujos animados en lugar de personas.

13. Frank Sinatra: chicas contratadas para desmayarse. Adelantándose a Elvis y a los Beatles, el apuesto crooner Frank Sinatra inauguró el fenómeno fans. En 1942, su agente de prensa George Evans, tuvo la feliz ocurrencia de hacer castingsde colegialas, para elegir a las que más gritaran y convocarlas en conciertos y apariciones públicas del ídolo; a cambio de cinco dólares, las muchachitas gritaban como posesas y fingían desmayos. Este fraude fue la chispa que encendió el mito deSwoonatra (juego de palabras derivado del verbo “swoon”, es decir, “desmayarse”) y el boom del fenómeno fans: años después, también Brian Epstein, mánager de los Beatles, contrataría chicas para gritar en los conciertos del cuarteto de Liverpool.

El mánager de Frank fue el primero que contrató a fans chillonas. Luego imitarían la jugada los Beatles.
El mánager de Frank fue el primero que contrató a fans chillonas. Luego imitarían la jugada los Beatles. Cordon

14. Lin Miaoke: vergonzante movimiento político. La espectacular ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008 estuvo ensombrecida por el escándalo de unplayback infantil. Así, mientras la angelical niña de nueve años Lin Miaoke salía al escenario a actuar y recibir aplausos, entre bambalinas se escondía la verdadera cantante, otra pequeña llamada Yang Peiyi.

Pocos días después de la gala se destapó el fraude, Internet se llenó de críticas negativas y el director musical del evento se vio obligado a comparecer para explicar que Lin Maoke fue elegida por ser “muy mona” y en función del “interés nacional”, ya que “queríamos proyectar la imagen correcta”. Estas excusas fueron casi peores que el hecho en sí, y pusieron en evidencia la cruel discriminación que había sufrido Peiyi, que, pese a tener una voz de oro, lucía unos dientes mal alineados y unos sonrosados mofletes.

 

15. Los Beatles: el día que Lennon plagió, y lo reconoció. Aunque, como la mayoría de las canciones de los Beatles, está firmada por Lennon/McCartney, Come togetherfue compuesta por John Lennon. Una pieza de rock que abre su disco Abbey Road(1969) y sonó en los cinco continentes.

Casi un lustro después, la editora musical del pionero del rock Chuck Berry, propiedad del excéntrico empresario Morris Levy, demandó a John Lennon por plagio: según decía el magnate, había demasiados parecidos entre Come together y la canción de Chuck Berry You can’t catch me. Lennon reconoció el plagio y acabó llegando a un acuerdo extrajudicial con Levy: prometió pagarle grabando otras canciones de su propiedad, cosa que cumplió con su disco en solitario Rock’n’Roll (1975). Lo más curioso del caso es que una de las canciones elegidas fue, precisamente, You can’t catch me, de Chuck Berry.

Mientras la productora de Berry lo demandó por plagiar la canción entera, Lennon se defendió diciendo esto: “Sí, era yo componiendo oscuramente sobre un viejo tema de Chuck Berry. A pesar de que no es para nada como la canción de Chuck Berry, me llevaron a juicio porque lo admití una vez hace años. Dejé una línea de la letra igual, que podría haber cambiado por otra. La canción sigue siendo mía, independientemente de Chuck Berry o de cualquier otra persona en el mundo”.

16. Héroes del Silencio: que me devuelvan el dinero. 42 euros, de 2007, costaba la entrada del concierto sevillano de los Héroes del Silencio en el estadio olímpico de La Cartuja; una cita enmarcada en la gira de despedida que llevó al grupo por diferentes capitales españolas y americanas. El de Sevilla era uno de los tres conciertos que dieron en España, por eso mucha gente peregrinó desde sus localidades para verlos, gastándose un buen puñado de euros en viaje, alojamiento y entrada.

El estadio estaba abarrotado y, al ser un recinto tan grande, los que no estaban muy cerca creyeron que todo iba bien, pero los asistentes de las primeras filas vieron con horror cómo su grupo favorito perpetraba un playback de agárrate y no te menees: Bunbury no atinaba a mover la boca cuando sonaba su voz enlatada, y por los altavoces sonaban armónicas y otros instrumentos que brillaban por su ausencia en el escenario. Indignados, muchos asistentes escribieron críticas en Internet y reclamaron a la promotora del concierto unas indemnizaciones que nunca llegaron a pagarse.

17. Modern Talking: esa canción que tanto bailaste esconde un timo. Geronimo’s cadillac, Brother Louie, Chery chery lady… Los éxitos de este dúo alemán marcaron la banda sonora de los ochenta. Y sus integrantes, Thomas Anders y Dieter Bohlen, se forraron, vendiendo 120 millones de discos.

Pero en el año 2001, cuando Anders y Bohlen ya estaban más que jubilados, se descubrió que no eran ellos quienes cantaban los pegajosos falsetes de sus canciones. Es más, el rubio del dúo no había entonado ni una palabra, y el moreno solo algunas partes. Los verdaderos intérpretes de sus coreados estribillos eran tres cantantes profesionales, llamados Rolf Köhler, Detlef Wiedeke y Michael Schol, que se mantuvieron en la sombra mientras los figurantes se llevaban la fama y la fortuna. Cuando se descubrió el pastel, los auténticos vocalistas intentaron en vano emprender una carrera como trío, bajo el nombre de Systems in Blue, pero se estrellaron en el intento.

 

18. Credence Clearwater Revival: esquilmando al maestro. Aunque son muchos los que han bebido del jugoso cancionero de Little Richard, uno de los padres fundadores del rock’n’roll, el caso más criminal es el de Travelin’ band, del grupo Creedence Clearwater Revival. El tema fue (ejem) compuesto por el líder del grupo, el cantante y guitarrista John Fogerty en 1970, arrasó en medio mundo y fue versioneado por Elton John, Def Leppard o Jerry Lee Lewis.

Pero en 1972, la compañía que poseía los derechos de autor de Little Richard denunció a Fogerty por considerar que Travelin’ band era demasiado parecida al tema Good Golly, Miss Molly. El incidente se resolvió fuera de los tribunales, ya que Fogerty reconoció que había sido un “plagio incidental”, es decir, que lo había hecho sin querer. Suena a excusa barata, pero creíble si tenemos en cuenta que, en una ocasión, Fogerty llegó a plagiarse a sí mismo: en su día fue demandado por la compañía propietaria de la canción Run through the jungle, que era suya, por considerar que se parecía demasiado a The old man down the road, que también era suya. Increíble.

‘Traveling’ band’ es muy parecida a ‘Good Golly, Miss Molly’. Como ‘I’m down’, de los Beatles, a ‘Tutti frutti’. Little Richard esquilmado por partida doble:

 

19. Katy Perry: la flautista mentirosa. En un concierto de 2011 celebrado en Manchester, Katy Perry se las quiso dar de flautista y le salió el silbido por la culata, protagonizando uno de los playback fails más bochornosos de la historia del pop reciente.

Un operario le trajo una flauta en una bandeja y ella se puso a tocarla mientras le sujetaban el micrófono. Pero la cantante se quitó la flauta de la boca bastante antes de que dejara de sonar y se giró. Tras un fuerte abucheo del público, torció el gesto y gritó: “¡Vale, no sé tocar la flauta!”. Para colmo, alguien subió el vídeo a YouTube y Katy hizo el ridículo a nivel planetario.

Katy Perry, pillada tocando la flauta mágica:

 

20. Oasis: los ‘fusilamientos’ de Manchester. El productor de los Beatles, el recientemente fallecido George Martin, llegó a decir que Noel Gallagher, cantante y guitarrista de Oasis, es “el compositor más fino de su generación”. Y tal vez tendría razón… si algunos de sus éxitos fueran suyos. Entre otros artistas, Noel se ha inspirado demasiado en Stevie Wonder, Monthy Python, Gary Glitter, Serge Gainsbourg, Pink Floyd, The Doors y hasta Johann Sebastian Bach.

Pero el caso más flagrante es el del tema Cigarrette and alcohol, donde fusiló acordes y ritmos del celebérrimo Get it on, de T. Rex; por supuesto, tuvo que pagar con creces los derechos de autor.

También la marca Coca-Cola lo denunció, por plagiar la música de un anuncio de los años setenta (I’d like to teach the world to sing) en su canción Shakermaker. Tras indemnizar a la marca de refrescos, Gallagher declaró con recochineo que “a partir de ahora solo beberé Pepsi”.

Los Gallagher llegan demasiado lejos idolatrando a sus influencias:

 

Stephen Hawking anuncia un viaje a Alfa Centauri a bordo de un chip

¿Se puede llegar a la estrella más próxima en 20 años? Stephen Hawking, el científico más famoso del mundo, cree que sí y ha presentado hoy una iniciativa millonaria para conseguirlo. Se trata del proyecto Breakthrough Starshot, que pretende enviar una miríada de naves espaciales a Alfa Centauri, la estrella más cercana a nuestro planeta.

“La Tierra es un lugar maravilloso, pero puede que no dure para siempre”, ha dicho Hawking. “Tarde o temprano debemos mirar a las estrellas” y este proyecto “es un primer paso muy estimulante”, ha añadido.

Junto a Hawking, apoya la iniciativa el magnate ruso Yuri Milner, famoso por haber creado alguno de los premios para científicos mejor pagados del mundo. El proyecto pretende desarrollar una tecnología basada en chips de unos pocos gramos, similares a los que hay en los teléfonos móviles. Estas nanonaves se moverían con luz láser y serían capaces de llegar al astro en unos 20 años, según la web del proyecto. Uno de los objetivos es estudiar los posibles planetas habitables similares a la Tierra que hay en este sistema solar vecino.

Antes de eso es posible que se tarde otros 20 años en desarrollar toda la tecnología necesaria. La iniciativa está financiada con 100 millones de dólares y se ha presentado hoy en una rueda de prensa en Nueva York. Además de Hawking y Milner, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, forma parte de la junta directiva. No es casual que la presentación se haya hecho hoy, cuando se cumplen 55 años del primer viaje el espacio, protagonizado por el cosmonauta soviético Yuri Gagarin.

El director de la iniciativa será Peter Worden, ex director del centro Ames de la NASA, asesorado por científicos e ingenieros de primer nivel. A la presentación de hoy también han asistido otros grandes nombres de la ciencia y la divulgación como Ann Druyan, coguionista de la serie Cosmos y que fue mujer de Carl Sagan, o Freeman Dyson.

Con la tecnología actual se tardaría en llegar a Alfa Centauri 30.000 años, dice el comunicado emitido hoy. El proyecto trazado para alcanzarlo debe conseguir que los nuevos dispositivos necesarios alcancen la madurez para que cada nave no sea más cara que un iPhone. Solo entonces se podría enviar muchos de estos vehículos, compuestos por chips capaces de tomar imágenes que viajarían sobre velas solares propulsadas por luz y que lograrían moverse unas mil veces más rápido que los vehículos espaciales actuales.

“Nuestra inspiración viene de Vostok, Apolo, y otros programas espaciales”, ha dicho Worden. “Es tiempo de abrir la era de los viajes interestelares aunque necesitamos mantener los pies en el suelo para conseguirlo”, ha añadido.

Los hombres de “carne y hueso” están de moda

“Tu auténtico yo es sexy” era el eslogan de una campaña reciente creada por la marca de ropa American Eagle. En cuatro vídeos mostraban a cuatro modelos masculinos de distintas tallas en ropa interior para reivindicar a los “hombres reales”. Una estrategia publicitaria bastante extendida ya entre las firmas de moda y belleza femenina que por fin pasaba al lado masculino. Bien, dijeron todos los medios especializados del mundo. Por fin se da visibilidad a un problema que también afecta a los hombres.

La ridiculización del físico, el auto-odio y la falta de variedad de cánones de belleza afectan también a los hombres, pero los modelos masculinos de tallas grandes no llegan a las portadas de revistas ni protagonizan campañas. Hasta que llegó American Eagle con su submarca de ropa interior Aerie para reivindicarlo. Pero solo una semana después, el 1 de abril -famoso día de los inocentes en EE UU- la firma reveló que toda la campaña era una broma, “una parodia” de su propia campaña #AerieReal lanzada un año antes en la que renunciaban a los retoques fotográficos en las fotos de sus modelos femeninas.

“La campaña #AerieMAN, que despertó un debate online inmediato, desafiaba a cómo las marcas se dirigen al cliente masculino”, decía la declaración que levantó aún más ruido que la propia campaña y con la que, en realidad, querían anunciar que también dejarían de retocar las fotos masculinas próximamente. Internet se levantó en su contra. “Quiere tu cuerpo tal como es, ja, ja. Estoy de broma: eres horrible”, se reía el presentador Stephen Colbert en su late show. “La aceptación del cuerpo masculino no es una broma, sobre todo porque este tema ya tiene poca visibilidad. Tu ‘chiste’ lo diluye aún más”, se leía en Twitter.

¿Nos hace Facebook más solitarios?

Todos los días me despertaba y, antes de abrir los ojos del todo, arrastraba el ordenador portátil hasta la cama y me sumergía de golpe en Twitter. Era lo primero y lo último que miraba, ese pergamino interminable escrito por gente a la que en su mayoría no conocía, por instituciones, amigos, una comunidad efímera en la que yo era una presencia incorpórea e inconstante. Rebuscando entre la letanía, lo doméstico y lo cívico: líquido para lentillas, portada de libro, noticia de fallecimiento, ilustración de protesta, inauguración de exposición, refugiados en los bosques de Macedonia, etiqueta “vergüenza”, etiqueta “perezoso”, cambio climático, bufanda perdida, chiste sobre Daleks. Un río de información, sentimientos y opiniones al que algunos días, puede que la mayoría, le prestaba más atención que a cualquier otra cosa real de mi vida.

Y Twitter no era más que la puerta, la entrada a la ciudad sin límites de Internet. Me pasaba días enteros haciendo clic, con la atención enredada en recovecos y peldaños sucesivos de información; testigo ausente y apasionado del mundo, una dama de Shalott de espaldas a la ventana, contemplando las sombras de lo real proyectadas en el cristal azulado de su espejo mágico. Antes, allá por la era del papel, en el siglo pasado, solía leer enterrándome en el libro, y ahora miraba a la pantalla, mi venerada amante argéntea.

Era como ser una espía que llevaba a cabo una vigilancia perpetua. Era como volver a ser una adolescente, sumergiéndome en mares de obsesión, siguiendo adelante, navegando por el vaivén del oleaje, por la superficie agitada. Leyendo sobre el almacenamiento compulsivo o la tortura o crímenes reales o las iniquidades del Estado; leyendo conversaciones informales mal escritas sobre lo que le pasó a Samantha Mathis tras la muerte de River Phoenix, “siento sonar condescendiente, pero ¿seguro que HAS VISTO esta entrevista?”. La inmersión, la deriva, el espantoso agujero catatónico de los vínculos recesivos, haciendo clic una y otra vez hacia el pasado, tropezando con los horrores del presente. Courtney Love y Kurt Cobain casándose en una playa, el cuerpo ensangrentado de un niño sobre la arena: imágenes que generaban emociones, superponiendo lo absurdo, lo atroz y lo deseable.

¿Qué quería? ¿Qué buscaba? ¿Qué hacía allí, hora tras hora? Cosas contradictorias. Quería saber qué estaba pasando. Quería un estímulo. Quería estar en contacto y quería conservar mi privacidad, mi espacio privado. Quería hacer clic una y otra vez hasta que mis conexiones neuronales explotasen, hasta que estuviera inundada de superficialidad. Quería hipnotizarme con los datos, con los píxeles de colores, vaciarme, aplastar cualquier sensación angustiosa que me invadiese acerca de mi verdadera identidad, aniquilar mis sentimientos. Al mismo tiempo, quería despertar, comprometerme política y socialmente. Y, de nuevo, quería reafirmar mi presencia, enumerar mis intereses y objeciones, hacer saber al mundo que seguía ahí, pensando a través de mis dedos, aunque casi hubiese perdido el arte del habla. Quería mirar y quería ser vista y, por alguna razón, ambas cosas eran más fáciles a través de la pantalla.

Austria expropiará la casa natal de Hitler

La casa en la que hace más de 125 años nació Adolf Hitler pasará a ser propiedad del Estado austriaco. Tras un largo debate sobre el destino de las primeras paredes que vio el líder nazi y responsable de una guerra que dejó más de 50 millones de muertos, el Gobierno ha decidido expropiar el inmueble para evitar que pueda ser utilizado como centro de peregrinaje de ultraderechistas nostálgicos de los tiempos del nacionalsocialismo.

Hace tiempo que Austria se pregunta qué hacer con una casa que lleva cinco años vacía e inutilizada, y que lleva más de 40 años alquilada por el Estado para evitar que caiga en manos equivocadas. “El año pasado nos dimos cuenta de que la expropiación era el único camino para poder descartar un uso relacionado con el nacionalsocialismo”, aseguró un portavoz gubernamental, que ha confirmado la noticia después de que la adelantaran la revista alemana Der Spiegel y el diario austriaco Oberösterreichischen Nachrichten. Según este medio, en los últimos años han llegado intentos de compra “dudosos” de diversos países, entre ellos el de un diputado ruso. Con esta decisión, Austria quiere poner fin a las especulaciones. La propietaria del edificio, que hasta ahora había rechazado las ofertas de compra por considerarlas insuficientes, recibirá una indemnización.

Papeles de Panamá : así se produjo la filtración de documentos

El primer mensaje llegó por correo electrónico y de forma anónima hace más de un año: “Hola. Aquí John Doe. ¿Les interesan unos datos?”.

“Muy interesados”, le respondió el periodista del diario alemán Suddeutsche Zeitung Bastian Obermayer.

“Hay un par de condiciones. Mi vida corre peligro“, advirtió entonces la fuente, le confirmó a BBC Mundo el también periodista de ese periódico Frederik Obermaier.

“Lo único que no podemos comentar en qué idioma se produjo la conversación original”, se disculpó Obermaier, uno de los miembros del equipo de investigación que recibió los llamados Panamá Papers, la mayor filtración de documentos confidenciales de la historia.

Mi vida corre peligro”

Fuente suministradora de los Panamá Papers

Efectivamente, a lo largo de varios meses el periódico recibió más de 11 millones de documentos pertenecientes a una de las compañías más reservadas del mundo, la firma panameña Mosack Fonseca.

Los documentos –que involucran a 12 jefes de Estado actuales y pasados y más de 60 de sus familiares, además de todo tipo de personalidades políticas y deportivas– demuestran como las personas adineradas y poderosas usan losparaísos fiscales para ocultar su riqueza, en operaciones que a veces se utilizan para el lavado de dinero y la evasión de impuestos.

Tamaño de los documentos del escáncalo Panamá Papers

La firma Mossack y Fonseca afirma no haber cometido ninguna ilegalidad en sus 40 años de historia.

Todavía se desconoce la identidad de la fuente que los proporcionó.

Pero sí sabemos cómo se produjo la filtración. Y la historia no tiene desperdicio.

Información encriptada

La fuente anónima tenía claras sus condiciones.

En primer lugar, era fundamental no reunirse en persona.

“Nos comunicaremos solamente mediante archivos encriptados. Nunca nos reuniremos. La decisión sobre lo que se publicará es obviamente de ustedes”, le explicó al Suddeutsche Zeitung.

“Nos comunicaremos solamente mediante archivos encriptados. Nunca nos reuniremos.

Fuente suministradora de los Panamá Papers

Pero, ¿qué lo motivaba a hacer algo así?

“Quiero hacer públicos estos crímenes”, alegó, cuando los periodistas le preguntaron al respecto.

“¿De cuántos documentos estamos hablando?”, fue la siguiente pregunta.

“Más de los que nunca han visto antes”, fue la respuesta.

Efectivamente, en los meses que siguieron, los documentos fueron creciendo hasta superar los 2.6 terabyes de información, en 11,5 millones de documentos del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca.

Los mismos abarcan un período que va desde la década de 1970 a la primavera de 2016 e involucran a 214.000 entidades diferentes.

_________________________________________________________________

“Fue un hackeo”

Ramon Fonseca, uno de los fundadores de Mossack Fonseca, dijo que su bufeteno sufrió filtración interna, sino que fue hackeado.

El abogado panameño le dijo a la agencia Reuters que se trató a un robo de documentos hecho por “hackers externos” y no a una filtración por parte de sus empleados.

Agregó que la firma ya presentó una denuncia ante la fiscalía local por el robo de documentos.

“Tenemos una teoría”, declaró. “Descartamos el trabajo interno, no es un leak(filtración). Es un ataque”, dijo.

_________________________________________________________________

Para hacerse una idea de la magnitud de la filtración, si los documentos filtrados por WikiLeaks fueran la población de la ciudad estadounidense de San Francisco, los Panamá Papers equivaldrían a la población de India.

“La fuente no quería recompensa económica ni ninguna otra cosa a cambio, excepto algunas medidas de seguridad”, explican en un artículo publicado en elSuddeusche Zeitung Obermaier y sus colegas.

Pero para poder procesar la inmensa cantidad de información, el diario alemán compartió los documentos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), lo que permitió que un equipo de cerca de 400 periodistas de 107 medios de comunicación de 76 países, incluida la BBC, trabajaran con los archivos.

Una base de datos inmensa

Millones de correos electrónicos, contratos, transcripciones y documentos escaneados componían el grueso de la información suministrada.

La tecnología OCR permitió organizar y analizar la información.Image copyrightthinksotck
Image captionLa tecnología de reconocimiento óptico de caracteres (OCR) permitió organizar y analizar la información.

Los periodistas y la fuente compartieron los archivos a través de un programa de ciberseguridad, Nuix, para analizar la cuantiosa documentación.

Para ello utilizaron un proceso tecnológico, conocido como reconocimiento óptico de caracteres (OCR, en inglés), que les permitió organizar los archivos encriptados, convirtiendo imágenes en textos digitales.

De esta manera, lograron agilizar el proceso.

Los expertos del ICIJ, por su parte, crearon un motor de búsqueda que contenía dos factores de autenticación, y compartieron la URL a través de emails encriptados con decenas de medios de comunicación en distintos países.

Panama Papers
Image caption107 medios de comunicación de cerca 80 países tuvieron acceso a los documentos.

La tecnología permitía, además, mantener conversaciones en tiempo real, de manera que los periodistas pudieran intercambiar consejos e información en diferentes idiomas.

Y después de más de un año de trabajo, los primeros artículos empezaron a ser publicados el pasado domingo.

El resto ya es historia.

Guía para entender las etiquetas: los huevos, leche y otros alimentos

Las autoridades han trabajado en los últimos años para exigir más claridad en el etiquetado de los alimentos. Sin embargo, incluso cuando hay códigos que indican la forma de cría de los animales o la procedencia del producto, no siempre los consumidores los conocen. Ocurre, por ejemplo, con productos tan habituales en la cesta de la compra como los huevos, la leche o los zumos.

MÁS INFORMACIÓN

En el último lustro se ha modificado en España el etiquetado de más de 500 productos alimentarios y está en marcha la revisión de otros 2.000, atendiendo fundamentalmente a la evolución de los procesos de innovación. Pero también con el objetivo de clarificar la información para que el consumidor sepa exactamente lo que está adquiriendo, como ya se hizo con el cerdo ibérico, para evitar confusiones y engaños por parte de las empresas.

Los huevos

El huevo es uno de los productos con una de las trazabilidades más completas. En cada huevo está obligado gravar la leyenda en números y letras todas sus características de origen. El primer número que llevan (del 0 al tres) se refiere al tipo de producción.

  • “Ecológicos”, los producidos por gallinas con acceso permanente al aire libre, con una alimentación controlada por el Consejo Regulador. Su identificación en el huevo es el cero.
  • “Camperos”, huevos de gallinas con acceso permanente al aire libre. Su identificación en el huevo es el uno.
  • “De suelo”, huevos de animales ubicados en un gallinero, pero con capacidad total de movimiento y un espacio mínimo determinado por la normativa. Su identificación en la etiqueta es el dos.
  • “De jaula”, huevos de gallinas alojada en jaulas con los espacios regulados pero menores. Su identificación en el huevo es el tres.

En el código impreso en el huevo, siguen las siglas del país y los códigos de la provincia, el municipio y el de la granja. En la etiqueta es obligatorio poner la fecha de consumo preferente, pero no la fecha de puesta. Un huevo se considera fresco hasta los 28 días desde su puesta. El color de la cáscara depende de la raza de la gallina. El del interior, de su alimentación.

Por tamaño. El etiquetado debe informar también sobre la talla de los huevos.

  • Los XL son los huevos de 73 o más gramos.
  • Los L miden entre 63 Y 73 gramos.
  • Los M, entre 53 y 63 gramos.
  • Los S, menos de 53 gramos.

La leche

Las leches líquidas son un producto con una demanda en declive que se pueden clasificar en cuatro grandes grupos, según las técnicas que se les apliquen para su conservación sin riesgo para la salud:

  • Pasteurizada. La leche es sometida a temperaturas suaves que mantienen las características nutricionales y sensoriales de la mayoría de las sustancias. Debe conservarse en nevera con una duración de varios días. Venta escasa, aunque al alza en España frente a su mayor demanda en toda la UE.
  • UHT (Ultra Hight Temperature). La leche es sometida a temperaturas elevadas de entre 128 y 150 grados, con ligeras variaciones en sus condiciones nutritivas. Puede durar el brik cerrado tres meses a temperatura ambiente. Es el sistema de consumo masivo en España,impulsado por Pascual y Tetra en los años setenta.
  • Uperisada. Leche tratada a temperatura de 148 grados durante 2,4 segundos, mantiene íntegras las proteínas. Duración tres meses.
  • Esterilizada, sometida a temperatura de 115-120 grados durante entre 15 y 30 minutos con una duración de cinco a seis meses a temperatura ambiente.

La leche debe saber a leche: ni ácida ni amarga. Y es ligeramente más dulce que salada. Siempre es blanca, pero puede tener un color más amarillento, según su contenido en grasa o su proceso térmico. Si al moverla en un vaso no deja una lágrima blanca o aparecen grupos en las paredes, la leche se ha homogeneizado mal o se ha elaborado con leche en polvo, algo prohibido para la venta de leche líquida.

Los quesos

En el etiquetado de los quesos, al margen de las normas concretas que existen en cada una de las denominaciones de origen, con carácter general hay dos diferenciaciones claves: según el origen y según el grado de maduración.

  • Según el origen animal. Después de la palabra queso se debe añadir la indicación de la especie, salvo si se trata de vaca donde no hay obligación de especificarlo. Si se trata de mezcla de leche de dos especies, es obligado señalar su presencia y el porcentaje de cada una, si bien la misma norma permite que se indique simplemente “queso de mezcla”, con lo que no llega toda la información al consumidor sobre el queso que adquiere.
  • Según el grado de maduración. Los quesos se clasifican en: cuatro grandes grupos: frescos, blando pasterizado, madurado y madurado con mohos.
  • Madurados. dentro de este grupo de quesos, hay varias clases. Los “tiernos”, cuando tienen una maduración de siete días; Los “semicurados”, con una maduración en función de su peso entre 20 y 35 días; Los “curados”, con un periodo de maduración de entre 45 y 105 días; El queso “viejo”, si es de entre 100 y 180 días, y el “añejo”, con más de 270 días de curación.

Los quesos elaborados con leche cruda que no han sufrido un proceso térmico, deben señalarlo en la etiqueta. No hay una definición oficial estatal sobre el queso artesano, aunque sí existe en algunas Comunidades Autónomas, que ponen sus regulaciones propias.

Los zumos

El sector de los zumos ha sido un campo de enfrentamiento en España entre las empresas por el grado de confusión al que inducían al consumidor los etiquetados sobre el producto. La oferta más importante se concreta en:

  • Zumo. Producto obtenido directamente de fruta exprimida.
  • Zumo a base de concentrado. Logrado con el producto concentrado al que se le añade el agua extraída en su día en el proceso.
  • Néctar. Producto que contiene solo entre un 20% y un 50% de zumo o de zumo concentrado, al que se añade agua y habitualmente azúcares o edulcorantes. En contra de lo que podía sugerir su nombre, tiene muy poco de zumo.

Por su proceso de elaboración, el zumo puede comercializarse a temperatura ambiente, obtenido a base de un tratamiento fuerte de calor, UHT (como en la leche), lo que le permite una duración de varios meses en brik cerrado. También se comercializa refrigerado cuando el zumo está sometido solo a una ligera pasteurización para conservar todas sus propiedades. En ese caso, debe mantener en todo momento la cadena de frío y tiene una duración inferior.

Miel

Entre los productos alimentarios más polémicos a efectos del etiquetado se encuentra la miel. Aunque en los productos en muchas ocasiones (sobre todo los artesanos) se especifica el lugar de procedencia e incluso la variedad de las plantas de la zona donde se produce, la normativa actual española permite también etiquetar la miel simplemente como “mezcla de mieles originarias de la UE”, “mezcla de mieles no originarias de la UE” o como “mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE”. No se exige la mención expresa del país comunitario del que vienen los productos. Otros países de la UE han obligado a poner el país de procedencia del producto.

 

El exnovio de Olivia Newton-John aparece en México 11 años después

El novio de la cantante y actriz Olivia Newton-John fue encontrado vivo en una playa de México. Patrick McDermott desapareció en julio de 2005 en las costas californianas cuando salió a pescar. Su extravío fue reportado una semana más tarde por su exesposa y también actriz Yvette Nipar, que se alarmó cuando no se presentó a un evento familiar. Desde entonces se emprendió una búsqueda para dar con su paradero. En 2009, un investigador contratado para buscarlo halló rastros suyos en Puerto Vallarta, en el occidental Estado mexicano de Jalisco. Esta pista permitió a una televisora ubicarlo en Nayarit, también en México, pero el hombre se ha negado a hablar y pidió que dejen de buscarlo.

Su pareja en ese entonces, Olivia Newton-John dijo que al principio decidió no hacer pública la desaparición de McDermott por respeto a su familia. “Para aquellos de nosotros que lo conocemos ha sido una experiencia verdaderamente desgarradora y hemos optado por tratar (el asunto) en privado”, declaró a los medios de comunicación en 2005. Incluso se llegó a especular que se trató de un suicidio.