Clinton llama “deplorables” a la mitad de los votantes de Trump

¿Acaba de tener Hillary Clinton su momento Mitt Romney? La candidata presidencial demócrata se disculpó este sábado, horas después de llamar “deplorables” a la mitad del electorado de su rival republicano Donald Trump. Sus palabras habían recordado inmediatamente al desafortunado comentario del candidato republicano Mitt Romney en 2012 sobre el “47% de los votantes”que dijo iban a votar a Obama de cualquier forma porque dependen de las ayudas del Estado. Muchos consideran que esas palabras —pronunciadas en un acto de recaudación de fondos privado, pero filtradas rápidamente a la prensa— fueron un remate para su derrota contra Barack Obama al reforzar su imagen de elitista.

“Generalizando bastante, puedes meter a la mitad de los seguidores de Trump en lo que llamo un ‘batiburrillo de gente deplorable’”, dijo Clinton durante un acto de recaudación de fondos para su campaña de la comunidad LGTB en Nueva York la noche del viernes, que contó con una actuación de Barbra Streisand. “Racistas, sexistas, homófobos, xenófobos, islamófobos”, enumeró. Según Clinton, “desafortunadamente, hay gente como esa y él (Trump) los ha envalentonado”.

Horas más tarde, y en vista del revuelo causado por unas palabras que la campaña republicana aprovechó para denunciar de inmediato, Clinton reconoció que no había acertado con sus declaraciones. “La pasada noche hice una generalización demasiado grande, y eso no es nunca una buena idea. Lamento haber dicho ‘la mitad’, eso estuvo mal”, dijo la candidata en un comunicado. Aun así, subrayó que sigue considerando “deplorable” la forma en que Trump se ha convertido en el “campeón” de los valores de la ultraderecha y prometió “no dejar de denunciar la intolerancia y retórica racista de esta campaña”.

La campaña republicana, con Trump a la cabeza, no había dudado en calificar rápidamente sus palabras como un insulto generalizado a un sector considerable del electorado republicano.

“Justo cuando Hillary Clinton decía que iba a empezar una campaña positiva, se arrancó la máscara y reveló su verdadero desprecio por los americanos comunes y corrientes”, dijo el mismo viernes el portavoz de Trump Jason Miller.

Y el propio Trump continuó la ola de ataques el sábado a través de las redes sociales.

“Guau, Hillary Clinton ha sido tan insultante con mis seguidores, con millones de personas maravillosas que trabajan duro. Creo que esto le va a costar en las encuestas”, tuiteó.

Trump critica en la televisión rusa la política exterior y los medios estadounidenses

Donald Trump criticó el jueves la política exterior de Estados Unidos y la cobertura electoral de los medios de comunicación estadounidenses. No serían reproches nada inusuales, excepto si no los hubiera hecho en RT, una cadena de televisión estatal rusa. La entrevista supone un paso más en la simpatía que ha manifestado el candidato republicano a la Casa Blanca con el presidente ruso, Vladimír Putin, al que describió el miércoles como un líder más sólido que Barack Obama. Los elogios de Trump a Putin incomodan al partido conservador y se han convertido en un arma electoral de la demócrata Hillary Clinton.

Es infrecuente que un candidato electoral critique a su país en un medio de comunicación de otro país considerado rival. Pero Trump, como en tantos otros ejemplos, rompe esquemas. Ya lo hizo en julio cuando instó a Rusia a piratear los correos de Clinton después de crecer las sospechas de que Moscú se infiltró en las cuentas del Comité Nacional Demócrata para filtrar informaciones e influir en las elecciones estadounidenses.

“Creo que es improbable. Creo que quizá los demócratas están sacando. ¿Quién sabe? Pero creo que es bastante improbable”, dijo Trump, preguntado si Rusia buscaba influir en las elecciones, en una conversión telefónica con el experiodista de CNN Larry King en un programa nocturno de RT, un canal de noticias de 24 horas que se emite en varios idiomas y que busca audiencias sobre todo fuera de Rusia. Los críticos del canal lo acusan de ser un aparato propagandístico del Kremlin.

La campaña de Trump minimizó la entrevista a RT, que fue criticada en sectores republicanos. La campaña esgrimió que el candidato creía que estaba grabando un podcast y que lo hizo como favor a King sin saber que se emitiría en el canal ruso. King, de 82 años, puso fin en 2010 a 25 años al frente de un programa de entrevistas nocturnas en CNN, que lo convirtió en una referencia del periodismo estadounidense.

En la entrevista, el republicano explicó que lo que más le ha sorprendido de la campaña electoral es la “deshonestidad” de los medios de comunicación estadounidenses. “Cogen una declaración que has hecho y que es perfecta, y la acortarán o alargarán o harán algo con ella”, dijo. “Y de golpe ya no parece tan buena como cuando la dijiste”.

La campaña de Trump, que no culpó a todos los medios de sus reproches, ha vetado en sus actos a medios críticos con su candidatura, como el diario The Washington Post, pero esta semana anunció que levantaba ese veto.

El multimillonario neoyorquino arremetió contra la política exterior de Washington desde 2001 con el Gobierno del republicano George W. Bush. Trump insistió en que EE UU no debería haber invadido Irak en 2003, con Bush de presidente. Y volvió a criticar a Obama y a Clinton, por su etapa como secretaria de Estado, por la retirada de tropas de Irak en 2011, que considera propició el auge del Estado Islámico. “Es una guerra de la que cuando salimos, salimos de mala manera”, señaló.

Los transgéneros bolivianos ya tienen identidad

Se llamaba Víctor Valenzuela. El 1 de agosto se convirtió en Pamela Geraldine Valenzuela Rengel, la primera transexual cuya nueva identidad reconociera elEstado boliviano. Detrás de ella, varias otros hombres que se sienten mujeres, o viceversa, están presentando sus solicitudes para obtener la identidad legal que mejor les acomoda.

Deben darse prisa, pues el Tribunal Constitucional está considerando un “amparo” solicitado por las iglesias, el cual puede detener la ley que permiteestos cambios, aprobada a fines de mayo pasado, pero que no había estadooperativa hasta ahora.

La ley fue aprobada por parlamentarios de la mayoría oficialista y de la minoría opositora —de izquierda y derecha, respectivamente–, para corregir la injusticia” que ponía a alrededor de 5.000 personas en la marginalidad y como objeto de abusos de las autoridades y los particulares. Autoriza a los transexuales a registrarse de nuevo con otro sexo, siempre y cuando haya una opinión psicológica favorable para ello.

Una alianza de la Iglesia Católica con los protestantes presentó un recurso de amparo contra la ley porque “no coincide con la Constitución”, la cual define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Al mismo tiempo, esta norma podría allanar el camino a una boda legal entre varones o mujeres homosexuales y sus parejas transexuales, posibilidad que los defensores de la misma consideran remota.

Los religiosos también argumentan que el Estado no puede proteger simultáneamente la transexualidad, que según ellos es “contra natura”, y la familia, como la ley lo obliga a hacer. En consonancia, en una ocasión miles depersonas, sobre todo jóvenes conducidos por sacerdotes, han salidoa las calles a defender la “familia natural”, algo que ha preocupado a los sectores “más prácticos” del gobierno. Sin embargo, el presidente Evo Morales, quien había dicho una vez que “no entiende” a los gais y las lesbianas, respaldó el avance jurídico.

EE UU y Rusia anuncian un acuerdo para detener la guerra en Siria

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha anunciado este sábado un acuerdo para un alto el fuego en Siria a partir del lunes, día 12, que implicará el cese de todos los combates, y en especial del sobrevuelo de la aviación del régimen sobre posiciones de la oposición. El anuncio fue efectuado en Ginebra junto con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, con el que confirmó que ambos países procederán a ataques coordinados contra posiciones de los grupos terroristas, como el antiguo Frente al Nusra y el Estado Islámico (ISIS) en el plazo de una semana si se respeta el cese de las hostilidades.

El acuerdo de cese de hostilidades se produce después de dos semanas de intensos contactos entre las dos potencias y en vísperas de la señalada celebración musulmana del Eid el Adha, la Fiesta del Sacrificio. Después de más de nueve de horas de negociaciones en un hotel a orillas del lago Leman, ambos responsables diplomáticos comparecieron a primera de la madrugada para oficializar el entendimiento alcanzado.

“Estados Unidos y Rusia anuncian un plan que, según esperamos, permitirá reducir la violencia y abrirá la vía a una paz negociada y una transición política en Siria”, dijo Kerry ante Lavrov, quien se comprometió a que el régimen del presidente Bachar el Asad acate la tregua y participe en las conversaciones con la oposición. El mediador de la ONU para Siria, presente en el acto, anticipó que iba a pedir autorización al Consejo de Seguridad para reanudar las negociaciones que quedaron interrumpidas en marzo por las violaciones del anterior alto el fuego alcanzado por Washington y Moscú en febrero.

Las negociaciones siempre parecen estar a punto de romperse en sus últimas fases, cuando las tácticas del póker priman sobre los protocolos diplomáticos. “Nuestra paciencia no es infinita”, había advertido a través de la agencia Reuters un alto cargo del Departamento de Estado. “Pero si hubiésemos pensado que los rusos solo pretenden ganar tiempo no habríamos vuelto a negociar”. Tras losfiascos de la reunión del 26 de agosto de ambos jefes de la diplomacia también en Ginebra y del encuentro del pasado lunes entre los presidentes Barack Obama y Vladímir Putinen el marco de la cumbre del G20 en China, Kerry acude a la nueva cita con Lavrov en un clima de marcada desconfianza.

A finales de agosto parecía que se había alcanzado un consenso tras la estabilización del frente de Alepo, pero los últimos avances del régimen del presidente Bachar el Asad —oportunamente apoyado por los bombardeos de la aviación rusa— dieron un nuevo vuelco a la guerra y al proceso negociador. Los insurgentes han vuelto a quedar sitiados en los barrios que controlan en el este de la dividida ciudad del norte de Siria, donde permanecen atrapados unos 250.000 civiles.

La impopularidad de Temer eclipsa la nueva etapa de Brasil

Esta tendría que haber sido una semana razonablemente buena para el nuevo presidente de Brasil, Michel Temer, vistos los importantes aliados que le han brindado su apoyo. El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, aseguró que su llegada al poder, tras la polémica destitución de Dilma Rousseff, “siguió la Constitución” y que por tanto, la primera potencia mundial “seguirá trabajando” con él. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, le dio su apoyo explícito en el G20. Sin embargo, las manifestaciones en su contra se suceden por todo el país desde el mismo día de su investidura y empañaron su primer gran acto oficial: el desfile del Día de la Independencia. Según el diario Folha de S. Paulo, su equipo de comunicación admitía esta semana que ya es tarde para cambiar la imagen que buena parte de la población tiene de él como un golpista que no merece estar en el poder.

Protesta contra Temer el 8 de septiembre en São Paulo ANDRE PENNER AP

Michel Temer no es un presidente popular. Tenía un 14% de aprobación el miércoles 31 de agosto que fue investido sin pasar por las urnas. Lo que su equipo no imaginaba, y está descubriendo ahora, es hasta qué punto resulta impopular. Las calles de São Paulo viven protestas desde el mismo día de su investidura. Él las intentó despachar como algo puntual: “Esas 40 personas que rompen coches”, dijo el viernes día 2. Dos días después, una multitud de 100.000 personas colapsó la Avenida Paulista, arteria central de la ciudad, con el grito que unifica a todos sus críticos: “Fora Temer” (Fuera Temer). La Policía disolvió la manifestación con bombas de humo y su ministro de Economía admitió: “Es un número considerable de gente”. En los días siguientes, São Paulo ha vivido dos manifestaciones más. No tan grandes, pero ninguna de ellas bajaba de varios miles de personas.

Temer fue más precavido cuando le tocó presidir el tradicional desfile militar del Día de la Independencia, el 7 de septiembre. Llegó en un coche cubierto, cuando sus antecesores en el cargo, Lula da Silva y Dilma Rousseff, lo hacían en el Rolls Royce descapotable del Palacio de la Alvorada para bañarse en aplausos. Los agentes encargados de la seguridad recibieron la orden de ni molestarse en silenciar los abucheos y centrarse solo en las pancartas. La realidad volvió a superar las expectativas: los abucheos llegaron incluso desde los asientos reservados para los invitados de los funcionarios. Ese día hubo manifestaciones en su contra en Brasilia, Recife (hasta 20.000 personas, según la organización), Belo Horizonte y Río de Janeiro (10.000 en cada uno) y São Paulo. Ese mismo día Temer acudió a la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos en Río de Janeiro. También fue abucheado, como lo había sido cuando inauguró los Juegos Olímpicos.

Pero la verdadera fuerza del Fora Temer no está en los grandes actos multitudinarios, sino en su ubicuidad en los núcleos urbanos. Son las palabras que están pintadas en los barrios de todo São Paulo. Es la frase con la que muchos jóvenes han empezado a iniciar y terminar conversaciones. Muchos usuarios de redes sociales han notado que se grita Fora Temer en las proyecciones de Aquarius, la película brasileña de moda. Es con lo que se silenció al ministro de Cultura, cuando intentó hablar en un festival de cine en Río de Janeiro. Cuando se inauguró la Bienale de São Paulo, fue entre artistas que gritaban Fora Temer. El pasado jueves, cuando el cantante Johnny Hooker actuó en directo en televisión, el teclista de la cadena, Globo, para muchos conservadora, llevaba una camiseta con esas palabras. El cámara dejó de enfocarle.

Congreso de EE UU aprueba la ley que permite denunciar a Arabia Saudí por el 11-S

El Congreso de Estados Unidos ha aprobado este viernes una ley que permitirá a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 denunciar ante los tribunales a Arabia Saudí por sus supuestos vínculos terroristas. El presidente Barack Obama ha prometido vetar la ley, que cuenta con el apoyo mayoritario de demócratas y republicanos.

La Cámara de Representantes ratificó el texto, aprobado el pasado mayo por unanimidad en el Senado, en una fecha simbólica: dos días antes del 15 aniversario de los atentados con aviones contra Washington y Nueva York, en los que murieron unas tres mil personas. La ley limita la inmunidad de un estado o de funcionarios de un estado extranjeros ante daños causados en actos de terrorismo internacional. También autoriza a los tribunales estadounidenses a procesar a personas que cometan o conspiren contra un ciudadano de EE UU.

Benedicto XVI explica su renuncia

Nunca un papa tuvo la oportunidad de vivir para contarlo.Benedicto XVI, el primer pontífice que renuncia en el último milenio, ha explicado algunos detalles de sus casi ocho años al frente de la Iglesia católica (abril de 2005-febrero de 2013) a través de una larga entrevista recogida en el libro Últimas conversaciones, del periodista Peter Seewald. Joseph Ratzinger, de 89 años, asegura que su dimisión no se debió a ningún tipo de coacción: “Nadie intentó chantajearme. No lo habría permitido”. El papa alemán, quien desde su renuncia vive “apartado del mundo” en el interior del Vaticano, hace examen de conciencia: “Un punto débil es tal vez mi poca determinación para gobernar o tomar decisiones. El gobierno práctico no es mi fuerte y esto es ciertamente una debilidad. Pero no me considero un fracaso”.

Ratzinger explica que tomó la decisión de dimitir durante el verano de 2012, tras regresar “muy cansado” de su viaje a Cuba y México, pero que no escribió su renuncia –“en latín, porque una cosa tan importante se escribe en latín”—hasta dos semanas antes de hacerla pública. Benedicto XVI niega de plano que el escándalo Vatileaks –las luchas por el poder y el dinero entre altos representantes de la curia– provocase su decisión tan drástica: “No, no es cierto en absoluto. Al contrario, las cosas ya estaban claras. Uno no puede dimitir cuando las cosas no están bien, pero sí cuando todo está tranquilo (…). No se trató de una retirada bajo la presión de los acontecimientos o de una fuga por la incapacidad de hacerles frente”.

Un ataque aéreo en Siria mata al comandante del antiguo Frente al Nusra

Un alto jefe militar de las fuerzas rebeldes sirias resultó muerto durante una ofensiva aérea en la provincia norteña de Alepo, informaron este jueves el grupo y fuentes de los insurgentes. Las fuentes precisaron que el comandante Abu Omar Sarakeb era miembro del antes conocido como Frente al Nusra y que perdió la vida en un ataque aéreo, pero no identificó el grupo o país que llevó a cabo la operación.

Informaciones no confirmadas aseguran que en el ataque también resultaron muertos o heridos algunos otros altos mandos militares de las fuerzas rebeldes.

El grupo Jabhat Fateh al Sham, que hasta hace poco era una filial de Al Qaeda en Siria, anunció que su líder fue “martirizado“. Una fuente rebelde aseguró a Reuters que las primeras informaciones sugieren que murió en un ataque aéreo de Estados Unidos.

El Pentágono no respondió a la petición de información de este diario acerca de un posible bombardeo contra el grupo.

Desde el inicio, hace dos años, de su campaña aérea en Siria contra fuerzas yihadistas, la coalición encabezada por EE UU ha atacado a miembros del Frente al Nusra. Pero este sería el primer bombardeo a la cúpula del grupo desde que cambió su nombre en julio y rompió sus lazos con Al Qaeda.

Sarakeb era un miembro fundador del Frente al Nusra e integró la insurgencia contra la invasión estadounidense de Irak en 2003.

El pasado mes de febrero, el Frente al Nusra fue excluido del cese de las hostilidades con el régimen sirio de al-Asad, junto con la organización terrorista del Estado Islámico.

Pero desde entonces, varios distritos de la provincia de Alepo y su capital han sido escenarios de intensos combates entre las fuerzas leales al régimen de Damasco y de la oposición

Dilma Rousseff se defiende

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, apartada del poder temporalmente desde el 12 de mayo, se defendió ayer en el Senado de Brasil durante más de 14 horas, interrumpidas sólo por dos pausas para comer y cenar. Comenzó a las diez de la mañana y terminó más allá de las diez y media. Fue una de las ya acostumbradas sesiones maratonianas que este proceso de impeachment suele celebrar. Rousseff escuchó —y contestó— las preguntas de los 51 senadores que quisieron intervenir. Durante ese tiempo, claro, no sólo se habló de los supuestos delitos fiscales en los que, según la acusación, incurrió la presidenta en 2015, sino de asuntos mucho más variados: la marcha de la economía, las prospecciones petrolíferas, la defensa de los indios, las acusaciones de corrupción que penden sobre el Partido de los Trabajadores (la formación de Rousseff y Lula), las que penden sobre el Partido do Movimento Democrático de Brasil (PMDB) (el partido del actual presidente interino Michel Temer), las virtudes políticas de Temer o la mortalidad infantil, entre otras decenas de temas.

A pesar de las respuestas de Rousseff, todos los especialistas siguen coincidiendo en que el impeachment se va a aprobar. Con todo, hasta el último momento el expresidente Lula, desplazado a Brasilia, trató de convencer a algunos de los senadores indecisos.

Todo está previsto para que se acabe este martes. Por la mañana hablarán, por última vez, los representantes de la defensa y de la acusación. Posteriormente, harán un discurso los senadores que quieran. Dada la experiencia de sesiones anteriores, se da por sentado que la mayoría querrá hacerlo, así que se volverá a celebrar una sesión interminable y agotadora, que no acabará hasta la madrugada del miércoles 31. Entonces, los senadores votarán. Si más de 54, como es lo más probable, votan a favor, Dilma Rousseff quedará definitivamente depuesta.

Los empresarios dan la espalda a Rousseff

La Federación de las Industrias del Estado de São Paulo (FIESP) se reunió el pasado jueves de urgencia con el fin de tratar un único tema del día: el expresidente Lula iba a ser nombrado ministro de la Casa Civil, casi un primer ministro dentro del régimen presidencialista brasileño. La federación, que agrupa a diferentes sectores de la industria y la empresa brasileñas, había asumido un papel central en la pelea para expulsar a la presidenta Dilma Rousseff del poder desde el año pasado. Ese día, en la reunión, se llegó a proponer, para acelerar la caída de Rousseff, una huelga de patrones: dejarían de trabajar por un día. Pero finalmente decidieron cambiar de táctica y lanzaron la campaña “Impeachment ya” (Destitución ya). “Firmamos un manifiesto junto con otras entidades en apoyo a la destitución de Rousseff porque Brasil va a la deriva”, explica Humberto Barbato, miembro de la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica.