Adiós 2016, ¡y hasta nunca!

2016 ha sido, sin duda alguna, el año horribilis por antonomasia. Año excepcional por haber puesto en evidencia la cruda realidad imperante en las relaciones internacionales. Año en el que Europa, rompiendo con sus valores de solidaridad, abandonó a los refugiados en general y a los sirios en particular, librando a millones de civiles martirizados a la coalición de los enemigos de ayer: el Estado turco y el ejército de Bachar el Asad. Como actor geopolítico, la UE demostró, una vez más, su impotencia política. Como proyecto económico, ha generado, con la política de austeridad, al auge de movimientos de extrema derecha virulentos, xenófobos, cabalgando cínicamente sobre la crisis social, el paro, las inquietudes identitarias.

Primera fisura telúrica de este malestar: el Brexit. Sus consecuencias se materializaran en 2017. La reunión prevista en el próximo mes de marzo para relanzar el proyecto europeo frente a la ruptura británica arriesga acabarse, dadas las inquietudes de todos los socios, en otra declaración solo “declamatoria” .

Y, para colmo, los conflictos de Oriente Medio que desembocan ahora en terrorismos salvajes en el mismo seno europeo, pese a la voluntad de construir una policía común europea, van a seguir minando la unidad europea durante mucho tiempo.

En los EE UU, la victoria de Trump constituye también una ruptura fundamental en el sistema geopolítico mundial. Desde todos los puntos de vista, el polo estratégico que quiere construir Trump es comparable al de V. Poutine: una política mundial basada en la fuerza como ultima ratio en un mundo definido como espacio de enfrentamientos de relaciones de fuerzas. Los perdedores serán los débiles, los vasallos sin soberanos protectores.

Detrás de la retórica agresiva del presidente americano, los gestionaros del sistema serán los businessman de Wall Street, que acabaran con la política anticíclica puesta en marcha por Obama en 2008 para salvar el capitalismo americano. Primera señal: la decisión de la FED de alzar los tipos de interésencarecerá los préstamos y abrirá un nuevo ciclo especulativo mundial. Con Trump, volvemos al capitalismo casino.

Si, por otra parte, se confirma el mano a mano con Rusia, la marginación de Europa estará contada. ¿Acabaran los europeos por entender, por fin, que la única manera de sobrevivir en esta selva es la construcción de la Europa política autónoma? Nada menos seguro.

Por fin, en 2016, la descomposición del mundo árabe alcanzó su firmamento: impotencias iraquí, siria, egipcia (ahora dependiente, en la guerra del Sinaí, del apoyo de Israel), libia; amenazas sobre el Magreb; neutralización de Arabia Saudita por el eje Irán-Turquía-Rusia. Ahí tenemos el formato ideal para una sublevación generalizada. ¡El terrorismo del ISIS esta lejos de perder pie en la región! Cereza final: ¡Israel quiere, en violación de la ley internacional, nuevas colonias en Jerusalén! Obama se opone, pero Trump promete, a partir del próximo 20 de enero, ¡volver a apoyar la colonización!

¿Quién se atreve a apostar que 2017 cambiará el rumbo de esta regresión global?

El nuevo ‘zero’ japonés, símbolo de la carrera armamentística de Abe

La visita del primer ministro japonés Shinzo Abe a Pearl Harbor tiene lugar en medio del continuo crecimiento de la industria militar nipona liderado por Mitsubishi Industrias Pesadas (MHI, en inglés), sucesora del mismo fabricante de los aviones Zero que en la mañana del 7 de diciembre de 1941 arrasaron la base naval hawaiana y provocaron la entrada de EEUU en la Segunda Guerra mundial.

Abe llegó al poder en 2012 con una agenda nacionalista centrada en la reforma de una Constitución pacifista que durante casi siete décadas ha prohibido la participación japonesa en conflictos bélicos internacionales y limitado la exportación de armas.

La creciente ofensiva china en el Pacífico, las pruebas nucleares de Corea del Norte y la amenaza terrorista mundial propiciaron un ambiente de zozobra poco usual en un país protegido por tropas estadounidenses destacadas en todo su territorio tras un tratado bilateral de 1960.

Apoyado en la incertidumbre el gobierno de Abe ha subido cada año el gasto de defensa y el incremento previsto para 2017 será de un 1,4 por ciento, hasta los 5,1 billones de yenes (unos 41.815 millones de euros), el máximo histórico para esa partida.

Contratos militares con EEUU

Fuentes del ministerio de Defensa de Japón destacan el gasto en sistemas antimisiles como el PAC-3, desarrollado por las norteamericanas Lockheed Martin y Raytheon y fabricado por MHI. La fabricación bajo licencia de equipo militar estadounidense contribuye al intercambio de tecnología entre los dos países y beneficia sobre todo a los contratistas japoneses.

En abril de este año MHI presentó el prototipo del X2, un avión furtivo de combate que además de revivir la gloria del Zero -en su momento el avión de combate con base en portaaviones más temido y admirado del mundo-, se perfila como emblema del irreversible renacimiento de la industria militar nipona.

Los contratos militares figuran ya en la agenda internacional de Abe que ha intercedido ante los gobiernos de India e Indonesia para la venta del avión anfibio de rescate US-2, fabricado por la japonesa ShinMaywa Industries.

Para despojarse de la posguerra

La visita de Abe a Pearl Harbor, más que un acto de contrición por el súbito ataque, es considerada un gesto simbólico para reafirmar sus relaciones con EEUU. Según Ken Ruoff, director del Centro de Estudios Japoneses de la Universidad del Estado de Portland (EEUU), Abe quiere dejar atrás los recuerdos de una época en la que los dos países eran hostiles “y no los aliados leales que son hoy”. Más aún, añade, “la atención de los líderes japoneses y del resto de Asia está centrada en ver si (la administración) Trump continuará siendo el importante pivote de Asia que anhelan los japoneses y todos aquellos que temen el ascenso de China”.

Antes de viajar a Pearl Harbor Abe manifestó su intención de “despojarse de la posguerra”, una expresión adecuada para quien quiere terminar la dependencia militar de EEUU y abrir un promisorio mercado para las manufacturas japonesas.

La mutilación genital femenina se resiste a morir

“No estoy enfadada con mi madre. Lo hizo para protegerme, pensaba que era lo mejor para mí. Pero sí estoy enfadada con los hombres que quieren seguir dominando a las mujeres. Y la mutilación genital está pensada para eso, es un sistema de control de la sexualidad femenina. La rechazo, me gustaría tener mi clítoris, preferiría no haber sido cortada”. En el patio de su casa familiar de Banyul, la capital de Gambia, Isatou Jeng, de 29 años, transmite firmeza y seguridad. No se esconde. No siente vergüenza. Ya no teme. Como mujer que fue mutilada, pero también como activista de género, se enfrenta desde hace años a un complejo entramado de discriminación, costumbre, desconocimiento y religión que permite que la ablación genital femenina se resista a morir.

Para luchar contra la ablación, Touray fundó hace treinta años la ONG Gamcotrap, que desde entonces lleva a cabo un enorme trabajo de sensibilización en las comunidades, que luego se pone en escena en las ceremonias colectivas de Abandono del cuchillo. Como ocurrió con el famoso juramento de Malicounda de 1997 (un pueblo senegalés donde mujeres y hombres prometieron no volver a mutilar a sus hijas), las ceremonias gambianas han contribuido a un cierto cambio de mentalidad. No sólo en Gambia o Senegal. Está pasando en toda la región. De hecho, entre 2010 y la actualidad, la prevalencia de la mutilación genital femenina ha caído un 4%, del 41% al 37% de las niñas, según Unicef. Aunque cada país y cada etnia son un mundo.

Bajo la presión de organismos internacionales y gracias al trabajo de las ONG, Gambia prohibió hace casi un año la ablación. Las penas por este delito van desde tres años de cárcel o una multa de 1.000 euros hasta cadena perpetua, si como consecuencia de ello la niña muere. Pero, ¿es esto suficiente? “Aprobar una ley es importante, pero aún lo es más que las comunidades, tanto hombres como mujeres, estén convencidas de que esto es un crimen, un atentado contra los derechos de las niñas y las mujeres de África. De lo contrario, las prácticas tradicionales nocivas se mantendrán en la clandestinidad. Seguimos encontrando una enorme resistencia, sobre todo asociada a la religión”, asegura Touray.

Hallada la principal caja negra del avión ruso estrellado en el mar Negro

Las tres cajas negras del Tu-154 que el domingo pasado se estrelló en el mar Negro con 92 personas a bordo han sido encontradas: una ya ha sido subida a la superficie mientras que las otras dos están localizadas. Los expertos esperan que el desciframiento de las grabaciones con lo que pasó en los últimos momentos de vuelo del avión permitirá determinar claramente las causas de lo ocurrido y terminar así con las numerosas especulaciones que se tejen en torno al accidente. Por ahora, los cadáveres rescatados no muestran señales de que se haya tratado de un atentado. Las autoridades han decidido suspender todos los vuelos de aviones militares modelo Túpolev-154 (Tu-154) hasta que finalice la investigación.

Hallada la principal caja negra del avión ruso estrellado en el mar Negro

El que las autoridades se hayan inclinado desde un principio por la versión de un fallo técnico o un error de pilotaje ha despertado las sospechas de varios comentaristas y expertos, que argumentan que la versión de un atentado es tan plausible como las otras versiones mientras no se tengan las grabaciones de la cabina y no se hayan analizado todos los fragmentos del aparato. Sin embargo, el Ministerio de Defensa, solo horas después de la tragedia, descartó prácticamente la posibilidad de que el accidente fuera producto de una operación terrorista, lo que fue reafirmado después de que buzos militares encontraran gran parte del fuselaje.

La caja negra principal fue hallada por un pequeño batiscafo —un aparato teledirigido Falcon— a las 3:52 de la madrugada del martes a 17 metros de profundidad y 1.600 metros de la costa. Se trata del principal registrador de parámetros de vuelo del Tu-154 y una vez examinado después de subirlo a la superficie los expertos concluyeron que, por lo menos a primera vista, se encuentra en buen estado. Los especialistas del Instituto Central de Investigaciones Científicas de la Fuerza Aérea rusa comenzarán a descifrarlo en Moscú. El equipo de búsqueda que trabaja en la zona de la catástrofe espera poder subir a la superficie la segunda caja este martes.

De momento, se han rescatado de las aguas del mar Negro 13 cuerpos y cerca de 160 fragmentos humanos. La mayoría de los pasajeros del Tu-154 que se dirigía a la base aérea de Jmeimim, en Siria, donde Rusia tiene una agrupación de aviones de guerra, eran músicos del coro del Ejército ruso que iban a dar un concierto de fin de año para militares destinados en el país árabe. A bordo iban también algunos militares y funcionarios, 9 periodistas de tres canales rusos que iban a filmar reportajes de la base y la doctora Yelizabeta Glinka, filántropa y activista que debía hacer entrega de un cargamento de medicinas para un hospital de Latakia.

“Se ha decidido suspender los vuelos de este modelo [Tu-154] hasta el final de la investigación”, ha asegurado una fuente próxima a la investigación consultada por la agencia de noticias Interfax.

La nave aérea, que pertenecía al Ministerio de Defensa, había despegado en la noche del sábado al domingo del aeropuerto de Chkálov, ubicado en los alrededores de Moscú, y había hecho escala en Sochi para respostar combustible. Pocos minutos después de despegar de ese balneario, el avión se estrelló en el mar por causas aún no determinadas. Además de las versiones ya citadas, la investigación baraja también la posibilidad de que el aparato fuera impactado en los motores por algún objeto o que el combustible echado en Sochi haya sido de mala calidad y haya podido, por ello, hacer perder velocidad al aparato mientras todavía estaba tomando altura.

Buenos Aires profundiza su caos por un paro de transporte

El habitual caos de tráfico de Buenos Aires empeora cada diciembre. Las altas temperaturas y el cansancio acumulado a lo largo de todo el año hacen perder los nervios con más facilidad a los conductores y a los pasajeros de los autobuses, que se desesperan ante los embotellamientos y los cambios de itinerario forzados por los frecuentes cortes de calles que realizan pequeños grupos de personas por las más variadas reivindicaciones. El Gobierno de Mauricio Macri prometió poner fin a esta situación y aprobó el pasado marzo un protocolo antipiquetes para que la policía despejase la calle con armas no letales. No lo ha cumplido y el colapso circulatorio se mantiene igual o peor un año después de que Macri llegase al poder. Hoy no fueron los piquetes sino los sindicatos del transporte quienes sumieron a la ciudad en el caos. Los gremios paralizaron la capital argentina en hora punta matutina para forzar al Gobierno a modificar el impuesto al trabajo conocido como Ganancias que pagan aquellos que cobran a partir de 19.000 pesos netos al mes (1.180) si no tienen cargas familiares o 25.000 (1.550 dólares) si las tienen.

La semana empezó sin metro, autobuses, trenes ni aviones. Decenas de miles de personas que dependen del transporte público se vieron afectadas y tuvieron que recurrir a un taxi, a algún conocido con automóvil o hacer filas kilométricas en las paradas de colectivo (autobús) a la espera de que alguno de los que comenzaron a circular a partir de las 07.00 de la mañana no fuese lleno hasta reventar y decidiese parar. El tráfico no comenzó a normalizarse hasta pasado el mediodía, cuando poco a poco todo el transporte volvió a funcionar.

Las huelgas de los poderosos sindicatos de transporte argentinos no incluyen servicios mínimos, como ocurre en España y otros países europeos. Hace dos semanas, el subte (metro) de Buenos Aires permaneció un día fuera de servicio en protesta por la muerte de un trabajador, que falleció electrocutado. A fines de octubre, pararon los trenes para exigir los reincorporación de 15 despedidos. En agosto de 2012, el subte permaneció diez días consecutivos interrumpido en reclamo de una subida salarial y mejoras laborales. Cerca de seis millones de personas se desplazan a diario en la red de transporte público de Buenos Aires y su área metropolitana y cada medida de fuerza les obliga a buscar alternativas.

“O algún Gobierno soluciona esto o teletrabajo para todos ya”, dice un diseñador que hoy excepcionalmente cambió la oficina por un bar del barrio porteño de Villa Ortúzar. Sabe que es un privilegiado y que no son muchos los que pueden seguir su ejemplo. “Es terrible, es un castigo a los trabajadores. Voy a perder el presentismo y tendré que recuperar otro día las horas que no hago hoy”, dice ante las cámaras una trabajadora de Merlo, en la periferia oeste de Buenos Aires, que calcula que tardará cerca de cuatro horas en vez de la hora y media habitual que necesita para llegar a su destino. “Paran los que más cobran”, lamenta un jubilado en la misma fila, que recibe una jubilación tres veces inferior al mínimo por el que se paga Ganancias.

Solo los asalariados mejor remunerados pagan este impuesto, menos del 20% del total, pero su modificación fue el gran caballo de batalla de la central obrera CGT en la recta final del kirchnerismo.

Macri se hizo eco del malestar y prometió durante la campaña electoral de 2015 eliminar el impuesto. “El Estado no tiene que quedarse con el fruto de tu trabajo. En mi gobierno los trabajadores no van a pagar impuesto a las ganancias. Ese es mi compromiso”, decía Macri en un vídeo electoral. La promesa se le ha vuelto en contra, ya que no le cuadran los números. En febrero aprobó una gran bajada de impuestos a la clase media, que duplicó el mínimo no imponible, pero los sindicatos sostienen que no es suficiente. Ante la negativa inicial del macrismo, movió ficha la oposición y el Gobierno negocia ahora contrarreloj para impedir que la rebaja de impuestos sea impuesta por ley contra su voluntad. Fuera, en la calle, la población agota con rapidez los últimos cartuchos de paciencia.

La brasileña Odebrecht acepta pagar la multa más alta de la historia por sobornos

La constructora Odebrecht y su brazo petroquímico, Braskem, declararon ante un tribunal estadounidense el pasado miércoles que son culpables por pagar sobornos a cambio de beneficios en contratos. Esta corruptela fue descubierta en la Operación Lava Jato, el grupo operativo de la Fiscalía brasileña que investiga desde hace más de dos años una megatrama de Petrobras. Esta declaración, en EE UU, forma parte de un acuerdo de lenidad (confesión a cambio de reducción de castigo) en el que participan los Gobiernos norteamericano, suizo y brasileño, y prevé el pago total de 3.500 millones de dólares para que Odebrecht y Braskem se libren de las acusaciones judiciales en los tres países. Esta cifra representa la multa más alta jamás pagada en el mundo en acuerdos de este tipo y es uno de los triunfos de la Operación Lava Jato.

“Odebrecht y Braskem emplearon una secreta, pero totalmente funcional, unidad de negocios de Odebrecht-un departamento de sobornos, por decirlo de alguna manera- que, sistemáticamente, pagó cientos de millones de dólares para corromper a funcionarios del Gobierno en países de los tres continentes”, afirmó Sung-Hee Suh, fiscal general asistente de la División Criminal del Departamento de Justica de EE UU, en un comunicado de prensa. Las dos empresas presentaron sus alegaciones en una corte federal en Brooklyn, Nueva York. Ambas admitieron haber pagado a empleados para obtener contratos. Más allá de la multa, las firmas se comprometieron a adoptar prácticas para evitar que se repita la conducta.

Odebrecht concordó con las autoridades estadounidenses en que el importe apropiado de la multa sería de 4.500 millones de dólares, pero afirmó que podría desembolsar únicamente 2.600 millones. La cuantía final se determinará en una nueva audiencia, el 17 de abril. Braskem, por su parte, aceptó pagar 957 millones de dólares. Según el acuerdo, EE UU abonará la cuantía que las empresas deben también a Brasil y a Suiza, socios en el acuerdo de lenidad. Brasil se quedará con el 80% de esa suma, mientras el 20% restante se lo dividirán a partes iguales los gobiernos estadounidense y suizo.

En un comunicado, el Ministerio Público Federal brasileño, responsable del caso Petrobras, aseguró que la parte brasileña de este acuerdo de lenidad se firmó con Odebrecht el 1 de diciembre de 2016 y con Braskem el 14 del mismo mes. Los acuerdos ya los ha homologado el Tribunal de Lucha contra la Corrupción de la Fiscalía brasileña, pero los pactos todavía se someterán a la homologación de los juzgados competentes. “En los dos acuerdos, las empresas revelaron y se comprometieron a revelar hechos ilícitos averiguados en una investigación interna, practicados en Petrobras y en otras esferas de poder, en los que participaron agentes políticos de los gobiernos federal, estatal, municipal y extranjeros. Dichos ilícitos, en el marco del grupo Odebrecht, se llevaban a cabo con el apoyo del sector de operaciones estructuradas, cuyas actividades fueron denunciadas por la Operación Lava Jato”, destacó el organismo.

Trama de corrupción

Según el Departamento de Justicia norteamericano, Odebrecht asumió haber estado involucrada con un “entramado de soborno masivo durante más de una década, iniciado en 2001”. “Durante ese período, Odebrecht pagó cerca de 788 millones de dólares en sobornos a funcionarios del Gobierno, sus representantes y partidos políticos en varios países para obtener negocios. Esta conducta ilegal estaba dirigida por los niveles más altos de la empresa, con sobornos pagados mediante una compleja red de empresas, transacciones no contabilizadas y cuentas bancarias offshore”, destaca el texto. Este procedimiento se repitió en países como Angola, Argentina, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela.

El Gobierno de EE UU también sostiene que los pagos a los miembros del Ejecutivo brasileño empezaron a partir de 2003 y prosiguieron hasta aproximadamente 2016, es decir, con la Operación Lava Jato ya en marcha. La empresa, según el Departamento de Justicia, pagó alrededor de 349 millones de dólares en sobornos y esos pagos le proporcionaron unos beneficios que ascendieron a 1.900 millones.

Grupos rebeldes queman autobuses en la evacuación de dos zonas controladas por el gobierno sirio

Varios autobuses que se dirigían a evacuar a enfermos y heridos de las localidades chiíes de Fua y Kefraya, asediadas por los rebeldes, han sido atacados e incendiados este domingo, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y la televisión estatal. A pesar de ello, la evacuación de los barrios sitiados del este de Alepo, se ha reanudado con la entrada de un número indeterminado de autobuses con los sacar a rebeldes, civiles y heridos, según ha informado la agencia de noticias oficial SANA. En las últimas horas, la evacuación de Alepo se había reanudado gracias a un acuerdo entre las fuerzas progubernamentales y los rebeldes en virtud del cual 2.500 personas saldrían de Alepo este a cambio de otras 2.500 de Fua y Kefraya, en dos tandas.

La evacuación quedó suspendida el viernes dejando a unos 40.000 civiles atrapados bajo el frío, según la ONU, junto a 5.000 insurgentes. La causa fue la negativa del Frente de la Conquista del Levante (antigua filial siria de Al Qaeda) de evacuar a cambio a los civiles de las poblaciones de mayoría chií de Fua y Kefraya. Este domingo estaba previsto que los autocares retornaran a estas localidades. Algunos de los autobuses, así como vehículos de la Media Luna Roja Siria, han conseguido llegar hasta la entrada de las dos localidades. Según el Observatorio, en total habrían sido incendiados seis vehículos mientras que otros cinco habían conseguido llegar a su destino.

 

Por el momento, se desconoce quién está detrás del ataque, pero la televisión estatal ha apuntado a “terroristas armados”, si bien Damasco usa el término para referirse tanto a los rebeldes como a organizaciones terroristas como Estado Islámico o el antiguo Frente al Nusra.

La evacuación de Alepo

Según ha precisado la agencia, los autobuses están entrando en los barrios de Al Zabdiya, Saladino, Al Mashad y Al Ansari bajo la supervisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Roja Siria (SARC).

La representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Elizabeth Hoff, ha señalado que espera que la evacuación comience hacia las 13.00 (hora española) y ha precisado a Reuters que un equipo de la agencia de la ONU está de camino hacia Ramusa, en el suroeste de Alepo, donde se producirán las evacuaciones.

Los medios estatales han aclarado, según Reuters, que un total de 1.200 personas serán evacuadas de Fua y Kefraya, dos localidades chiíes asediadas por los rebeldes en Idlib, a cambio de la misma cifra desde el este de Alepo.

En este sentido, han precisado que los rebeldes y sus familias solo podrán salir del este de Alepo si se permite a más personas abandonar Fua y Kefraya y en todo caso no podrán salir hasta que estas personas no lo hayan hecho.

Según el Observatorio sirio de los Derechos Humanos, los autobuses que esperan fuera de ambas localidades situadas al noreste de la provincia de Idleb, y asediadas por el grupo yihadista, llevan más de cuatro horas esperando poder entrar.

La televisión estatal ha mostrado imágenes que ha dicho han sido tomadas en Ramusa en las que se ve autobuses aparcados junto a un cruce y una furgoneta con la bandera de la SARC, además de varios coches blancos con los símbolos de la cruz roja.

Previamente, una portavoz del CICR había adelantado que el organismo confiaba en que la evacuación, suspendida desde el viernes, pudiera retomarse este domingo en virtud del acuerdo negociado entre los rebeldes y las fuerzas progubernamentales.

Maduro posterga hasta año nuevo la retirada de los billetes de 100 bolívares

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció en una breve alocución televisada este sábado en la noche que prorroga la validez de los billetes de 100 bolívares hasta el 2 de enero

 

El domingo pasado Maduro había decretado la retirada compulsiva de circulación de esos billetes, los de mayor denominación en el cono monetario vigente y que representan casi la mitad del dinero circulante en el país. El mandatario justificó la medida como un golpe para desbaratar un supuesto complot urdido por Estados Unidos y ejecutado por “las mafias de Cúcuta y Maicao” -dos ciudades fronterizas colombianas- para “desestabilizar la economía nacional”.

El jueves concluyó el plazo de 72 horas dispuesto por el Gobierno para entregar los billetes de 100 en taquillas de la banca comercial. El viernes, cuando el comercio se negó a recibir esos billetes de los compradores y se restringió la operación de canje o depósito de los billetes a las oficinas del Banco Central de Venezuela (BCV), estalló una oleada de protestas violentas y saqueos contra establecimientos comerciales en al menos diez estados del país. Más de un centenar de locales resultaron afectados, incluyendo agencias bancarias, y una persona murió.

El sábado, la situación continuaba siendo tensa en los estados de Táchira, Zulia y Bolívar. En la capital de este último, Ciudad Bolívar, se registraron saqueos durante toda la madrugada. El alcalde local decretó una suerte de toque de queda para menores de edad y conductores de motocicletas, a quienes se les prohibió salir a la calle hasta el lunes.

Para apaciguar los ánimos, el Gobernador chavista del estado de Bolívar, general Francisco Rangel Gómez, había decidido permitir el uso de los billetes de 100 bolívares como medio de pago en esa entidad regional.

Los desórdenes parecen haber disuadido a Maduro de aplicar a rajatabla su heterodoxa medida. Además, la situación tendía a empeorar. Mientras el Gobierno se esforzaba por aspirar del mercado los 6.000 millones de billetes de 100 bolívares, se presentaba un notable retraso en el cronograma de incorporación de los nuevos billetes de mayor denominación, que según las autoridades del BCV debían entrar en circulación el pasado jueves 15 de diciembre.

Sin embargo, según informó el viernes la agencia Bloomberg’s, los nuevos billetes, impresos por la empresa Crane Currency, aguardaban todavía en Suecia para ser despachados.

Minutos antes de dar a conocer la ampliación del plazo para recoger los billetes de 100 bolívares, Maduro había denunciado ante miles de sus simpatizantes, congregados en un mitin de respaldo en la céntrica avenida Bolívar de Caracas, un “sabotaje internacional” que busca evitar que lleguen a Venezuela los nuevos billetes de mayor denominación.

El oficialismo convocó a una “marcha antigolpista” de funcionarios y militantes, en la fecha conmemorativa de la muerte de Simón Bolívar, para comprobar ante sí y ante sus adversarios que, como en los viejos buenos tiempos, todavía en medio del asedio de la crisis económica y de gobernabilidad es capaz de organizar grandes movilizaciones.

“Estamos siendo víctimas de un sabotaje internacional para que los nuevos billetes, que están listos, no puedan ser trasladados a Venezuela”, dijo Maduro.

El jefe de Estado afirmó que en la víspera había estado personalmente “pendiente de todos los detalles” de modo de agilizar la llegada de los billetes.

Apenas a unas cuadras del sitio donde Maduro daba el mitin, miles de personas hacían fila para alcanzar una de las 150 taquillas habilitadas en la sede del BCV para depositar sus fajos de billetes de 100 bolívares puestos ya oficialmente fuera de circulación.

Los vaivenes del Gobierno crearon incertidumbre y caos en una economía ya debilitada tras una caída calculada entre 9 a 12 por ciento del Producto Interno Bruto y una inflación que ronda 1.000% anual.

Durante el mitin, Maduro adelantó que en enero implantará un sistema electrónico de pagos, mediante tarjetas electrónicas y teléfonos celulares, que permitirá sortear las dificultades presentes en el manejo del papel moneda. Para ello, aseguró, cuenta con tecnología facilitada por sus aliados de China.

El sábado también se conoció que una manifestación de mujeres en la población de Ureña, estado de Táchira (suroeste de Venezuela), rompió el cordón de efectivos de la Guardia Nacional que resguardaba el paso fronterizo desde esa localidad al vecino departamento de Norte de Santander, en Colombia.

El lunes pasado, el Gobierno había decretado el cierre por 72 horas de la frontera con Colombia. Desde entonces, ha venido prolongando la clausura en el tiempo y a otras regiones, como la frontera sur con Brasil. Caracas sostiene que buena parte de su papel moneda es extraído a los países aledaños de manera subrepticia.

Sobrepasadas por la poblada, las autoridades militares en Ureña acordaron con los civiles mantener un “corredor humanitario” hacia Colombia hasta las ocho de la noche,

Más tarde, desde Caracas, el presidente Maduro reiteró que el cierre de las fronteras, extendido hasta el 2 de enero, contemplará medidas para mitigar “situaciones humanitarias”.

Cubanas semidesnudas para vender en París el ‘made in Spain’

¿Qué tiene que ver el intercambio comercial hispano-francés con unas cubanas en tanga? La Cámara Oficial de Comercio de España en Francia (COCEF) debe pensar que existe una relación directa. Solo así se entiende que celebrara su entrega de premios anual y su fiesta de aniversario con un espectáculo tan inadecuado que llamó la atención de muchos de los asistentes.

En uno de los mejores hoteles de París, el Intercontinental, junto a la Ópera, la COCEF organizó una cena con más de 200 invitados detrás de la cual sorprendió al público con la aparición en escena de media docena de mujeres semidesnudas, en tanga y lentejuelas, con gigantescas plumas de colores en la cabeza, cantando el cumpleaños feliz. Después, bailaron boleros. Carnaval en pleno diciembre, Cuba en el menú para los máximos representantes de ambos países, incluido el embajador español Ramón de Miguel, y toque sexista antes de las copas.

Ocurrió el pasado miércoles 14 de diciembre y fue la comidilla en la embajada al día siguiente, cuando se celebró la habitual copa de Navidad. “Si yo hubiera estado me habría largado de allí ante semejante espectáculo bochornoso”, dice una alta funcionaria. El número más propio de las variedades molestó especialmente al público femenino entre el cual, casualmente, estaban las dos representantes oficiales de la oficina comercial española en París; ambas mujeres: Mari Paz Ramos, consejera-jefa, y Carmen Timmermans, consejera comercial.

“Pues nosotros creemos que la gente lo pasó bien porque se levantó y aplaudió”, dice un portavoz de la COCEF, que asegura no saber cuál fue el presupuesto de la fiesta y se extraña de que el tipo de espectáculo elegido llame la atención. “Solo pretendimos organizar algo que quedara marcado, que la gente recordara después, dado que celebrábamos el 130 aniversario de la organización”. En parte, la organización comercial ha logrado su propósito: muchos no se van a olvidar de esta celebración.

Son socios de la COCEF importantes empresas españolas: desde Iberia hasta el BBVA pasando por el Santander, Gas Natural o Abertis. Ninguna parece dedicarse a fabricar muñecas hinchables que, según algunas autoridades chilenas, estimulan la economía; una gracieta que ha causado gran escándalo, como era de esperar, y en la que ha estado involucrado el ministro de Economía de aquel país. En este caso no se ha buscado un hilo conductor para justificar el número de carnaval. Tampoco los premiados tienen relación alguna, que se sepa, ni con Cuba, ni con las plumas ni con los escuetos tangas de las bailarinas. Los galardonados tienen relación con el desarrollo sostenible y son una empresa aragonesa de fabricación de papel (Saica), otra de ingeniería (CT Ingenieros) y la carrera profesional de Teresa Ribera, exsecretaria de Estado de Cambio Climático y ahora directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de Francia.

13 muertos en un atentado contra un autobús con soldados en Turquía

Un atentado contra un autobús en el centro de Turquía ha causado la muerte de 13 soldados y ha herido a otros 55 este sábado, según fuentes del Ejército turco citadas por Reuters. La explosión también ha herido a civiles, según un comunicado oficial. El ataque, supuestamente cometido con un coche bomba, tuvo lugar sobre las 05.45, hora local, cerca de un campus universitario en los alrededores de la Universidad de Erciyes, en la ciudad de Kayseri. El Gobierno turco ha responsabilizado del ataque al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, PKK.

 

El autobús transportaba tanto soldados fuera de servicio como civiles. Según testigos citados por la edición digital del diario Hürriyet, un coche se acercó por el lado izquierdo del autobús y estalló, destrozándolo.

La calle donde se produjo el ataque, cercana al campus de la universidad de Erciyes, dista unos cinco kilómetros del centro de la ciudad y registraba poco tráfico, y al ser sábado tampoco había estudiantes, según señala el medio local.

Hace justo una semana del doble atentado perpetrado por una milicia kurda contra el estadio del equipo de fútbol Besiktas, en Estambul, que dejó más de 40 muertos y 100 heridos.