Huracán María arruina miles de viviendas en Puerto Rico, aún en alerta roja por inundaciones

Lluvias torrenciales, ríos y embalses desbordados, marejadas ciclónicas, oleaje desatado, hogares destruidos, árboles por los aires, ventanas estallando, 100% de las casas sin electricidad y problemas generalizados de telecomunicaciones. El ojo del huracán María ha atravesado Puerto Rico con sus devastadores vientos de más de 200 kilómetros por hora (categoría 4, la segunda más potente de la escala ciclónica) entrando por el sur a las seis de la mañana hora local y saliendo por el norte pasado el mediodía, dejando la red de carreteras bloqueada y en suma un caótico panorama general.

El gobernador Ricardo Rosselló ha pedido al presidente de EE UU Donald Trump que declare la isla “zona de desastre” y ha ordenado el toque de queda para la población hasta el sábado. El mandatario ha avanzado que restablecer el servicio eléctrico en todo el país puede llevar meses. Un sinfín de viviendas han quedado inservibles. Solo en el municipio de Río Grande se estima que unas 5.000 personas han quedado sin hogar. Y esta tarde-noche se ha reportado las primera víctima mortal directa del ciclón, un hombre golpeado por un panel en el municipio de Bayamón.

Vecinos que limpiaban un canal de agua han hallado en un barrio de la capital, San Juan, entre escombros y árboles, el cadáver de un hombre atado de pies y manos. Por lo demás, Puerto Rico no ha dejado atrás todavía la situación de peligro. La gran amenaza en las próximas 24 o 36 horas es la continuidad y acumulación de las inundaciones. En el municipio de Carolina, unos 60 vecinos cercados por el agua han tenido que ser rescatados en kayaks y motos acuáticos para ser trasladado a un refugio.

Con un radio de impacto de 100 kilómetros desde su vórtice que ha afectado a todo el territorio ensañándose con la región central, María es el ciclón más fuerte que golpea a la isla desde 1928. Apremiados por el gobierno a refugiarse a tiempo, los puertorriqueños se han mantenido durante horas atrincherados en refugios, casas y hoteles a la espera de que el ojo del ciclón se fuese por completo. A medida que ha ido avanzando la jornada se ha ido dibujando el cuadro de la tragedia.

El diario local El Nuevo Día menciona que un municipio ha quedado “completamente incomunicado”; que una familia tuvo que saltar por la ventana de su casa junto a un río desbordado para salvar su vida; que pacientes de dos hospitales han sido trasladados porque estallaron los generadores eléctricos; el diario refiere zonas urbanas totalmente inundadas y tendidos eléctricos derrumbados, así como detalles que ejemplifican la fuerza del ciclón como la cúpula de la alcaldía de Loíza “arrancada por el viento”.

La alcaldesa de San Juan (390.000 habitantes), Carmen Yulín Cruz, ha dicho: “La devastación, la cantidad de casas que han desaparecido es muy difícil de procesar”, y el alcalde de la ciudad de Fajardo, Aníbal Meléndez, ha concluido: “Nunca había visto mi ciudad tan destrozada”. Ya hace horas, pasado el mediodía y alejándose por fin el ojo del huracán, el director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Abner Gómez, hacía un balance desolador: “Definitivamente, vamos a encontrar a nuestra isla destruida. La información que hemos recibido no es nada alentadora. Es un sistema que ha destruido todo lo que ha tenido a su paso”.

Tras impactar en Puerto Rico, el huracán María se ha degradado de categoría 4 a categoría 3, todavía muy peligrosa, y se dirige a la costa este de República Dominicana, que se encuentra en alerta roja y ha cerrado sus aeropuertos, incluido el del foco turístico de Punta Cana, hasta el jueves. Ha llegado a bajar a 2, pero ha recuperado la categoría 3 cerca del extremo oriental de la República Dominicana, con vientos de hasta 185 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos. A las 2.00 hora local de la República Dominicana (6.00 GMT), el ojo de María estaba ubicado a 90 kilómetros al norte de Punta Cana y 380 kilómetros al sureste de la Isla Gran Turca (Islas Turcas y Caicos) y avanzaba a una velocidad

Entre el 6 y el 10 de septiembre el huracán Irma –el más potente en la historia del océano Atlántico– dejó más de 80 muertos y daños incalculables en el Caribe y Florida. La feroz intensidad de esta temporada de huracanes, que dio su primer mazazo a finales de agosto con las históricas inundaciones dejadas en Texas por Harvey, está afectando gravemente a la región y disparando la preocupación por el efecto del cambio climático en el recrudecimiento de los desastres meteorológicos en la zona. Esta semana en una entrevista con este diario el premio Nobel de Química mexicano Mario Molina explicaba: “El cambio climático no ocasiona estos eventos extremos, pero sí aumenta su intensidad. Los huracanes tienen que ver con la temperatura del mar. Y esa temperatura, ha subido como consecuencia del cambio climático”.

Los destrozos han sido inmensos en Puerto Rico, que arrastra además una desmesurada crisis de liquidez con crecientes dificultades para mantener los servicios de salud y el sistema de pensiones y gran depauperación laboral y social. Casi la mitad de los tres millones y medio de habitantes de Puerto Rico vive por debajo del nivel de la pobreza y abundan por toda la isla construcciones precarias de madera y techos de zinc. Los reportes preliminares señalan que decenas de miles de viviendas se han visto seriamente dañadas.

Durante el día el gobernador Rosselló ha lanzado mensajes de ánimo a los puertorriqueños: “No hay ningún huracán más fuerte que el pueblo de Puerto Rico. Cuando pase esto, juntos nos vamos a levantar”, declaró por teléfono a El Nuevo Día justo cuando María estaba devastando la isla y en otros medios se escuchaban testimonios como el de Nydia Pérez, una vecina de San Juan que decía a la emisora local Wapa Radio: “En mi casa una ventana explotó y arrancó una puerta. El viento y la lluvia dañaron todo en la sala. A la casa de enfrente se le voló el techo completo”.

Desde San Juan, el reportero Benjamín Morales informaba este miércoles a EL PAÍS de la situación: “Se reportan daños de todo de tipo. El gobernador teme destrucción generalizada, pues cruzó la isla en diagonal. El servicio eléctrico está muerto, como es de esperarse”. Morales, que cubrió el demoledor paso del huracán Irma por Cuba y viajó el martes a su país para estar con su familia, comparaba ambos golpes y creía que María estaba dando aún más fuerte en Puerto Rico. “Mi casa tiene ventanas de seguridad para 300 kilómetros y por momentos pensé que arrancaría alguna. Aquí el consenso en la radio es que nunca se había visto algo como esto”, dijo.

Trump decía este miércoles por la tarde que estaba recibiendo informes detallados sobre la situación en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes estadounidenses y que el Gobierno federal asignará recursos para que se recuperen del huracán. El martes por la noche el presidente de EE UU –del que Puerto Rico es Estado Libre Asociado, una fórmula a medio camino entre la dependencia y la autonomía–, tuiteaba su preocupación y su apoyo a los boricuas, cuya numerosa comunidad en la América continental adquiere un peso electoral cada vez mayor, en especial en el decisivo estado de Florida: “Puerto Rico será golepado por un nuevo huracán monstruoso. ¡Cuídense, nuestros corazones están con ustedes y estaremos para ayudarles!”, escribía Trump en la víspera del desastre. La ayuda económica de Washington será crucial para que la isla pueda levantarse de su doble knock out: la descomunal crisis de deuda sumada al descomunal huracán. Por la noche el gobernador recibió una llamada del vicepresidente de EE UU, Mike Pence. Y antes de la medianoche Trump escribía su último tuit del día respaldando a la isla en medio del desastre: “Gobernador Ricardo Rosselló, estamos con usted y con la gente de Puerto Rico. ¡Cuídense! #PRStrong”.

Otras figuras de la élite de la política estadounidense han manifestado su solidaridad con la isla. El republicano Jeb Bush ha afirmado en Twitter que su “devastación” le resulta “descorazonadora” y ha llamado a “unirse para ayudar a nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico”. La líder demócrata Nancy Pelosi ha escrito a los boricuas en la misma red social: “Vuestros compatriotas americanos están con vosotros”. En ciudades como Nueva York, Orlando, Chicago y Washington la comunidad puertorriqueña ha empezado a movilizarse para enviar ayudas a su país.

El huracán María tocó tierra en el Caribe el martes en la isla de Dominica, donde ha dejado al menos siete muertos y provocado una “devastación generalizada”, en palabras de su primer ministro. También dejó al menos dos muertos en la isla francesa de Guadalupe, donde otras dos personas están desaparecidas tras el paso del huracán. Ahora el ojo del ciclón, fuerte aún pero degradándose, enfila hacia República Dominicana, las Islas Turcas y Caicos y las Islas Bahamas. Según las previsiones María subirá en las próximas 24 horas hacia el norte y por fortuna no afectará a Haití, el país más pobre de América Latina. Tampoco a Cuba ni a la península de Florida, ambas muy dañadas por el gigantesco huracán Irma.

Terremoto en México, más de 200 muertos

México volvió a temblar con fuerza por segunda vez en dos semanas. Un sismo de magnitud 7,1 sacudió este martes el centro del país. Al menos 224 personas han fallecido en diferentes zonas —que se sepa: 86 de ellas en la capital, 71 en Morelos, 43 en Puebla, 12 en el Estado de México, cuatro en Guerrero y uno en Oaxaca—, según la Agencia de Protección Civil, aunque la cifra incrementa con el paso de las horas. El seísmo se ha producido el día en que se cumplían 32 años de la peor tragedia que ha vivido el país: el terremoto que causó cerca de 10.000 muertos en 1985.

Terremoto en Mexico

A las 13.14 hora local (20.14 hora peninsular española) el suelo volvió a retumbar en México, apenas 10 días después del terremoto de mayor magnitud (8,2) en 85 años. El de este martes, con epicentro en los límites de Morelos y Puebla, fue menor, de 7,1, pero su proximidad a la capital ha provocado que los daños sean mucho mayores. El caos y el pánico se apoderaron de la ciudad. Más de 40 edificios se vinieron abajo, entre ellos dos escuelas. En una de ellas, Rebsamen, el presidente del país, Enrique Peña Nieto, confirmó pasadas las diez de la noche que habían muerto al menos 21 niños y otros 30 seguían desaparecidos. A última hora de la noche del martes, la ciudad seguía herida, pero no cesaban los trabajos de rescate para tratar de sacar supervivientes de los escombros. La solidaridad de los ciudadanos, que se echaron a las calles para colaborar con los damnificados, fue imparable.

“Es el terremoto que más he sentido”, era un de los comentarios más repetidos entre los vecinos de la capital, acostumbrados como están a sentir los temblores, aunque nunca tan violentos. En los barrios de Roma y Condesa, la zona más cenagosa de la ciudad y que sufrió como pocas la tragedia de 1985, el temblor golpeó con dureza. La Avenida Ámsterdam, una calle circular de Condesa, era, a última hora de la tarde, una cadena humana continua que trataba de colaborar con los afectados por el colapso de varios edificios. En la esquina con la calle Laredo, la gente se afanaba por retirar los escombros como podía. Viviana Ortiz, vecina de la calle de Monterrey, vio venirse abajo su vivienda. “El bloque se desplomó de forma horrible, por completo. Se levantó una enorme nube de humo y se escuchó un trueno escalofriante”.

La capital amaneció con el recuerdo del terremoto de hace más de tres décadas. Y como suele ser habitual cada 19 de septiembre, se realizó un simulacro de evacuación en Ciudad de México. Dos horas después del ensayo, las alarmas sísmicas no saltaron, a diferencia de lo que ocurrió hace dos semanas. La mayor parte de los sensores están situados en zonas costeras, no en el interior del país. Y el epicentro del temblor ha estado en Morelos, en pleno centro de México y a solo 100 kilómetros de distancia de la capital mexicana. No hubo fallo técnico, según fuentes oficiales: el temblor no se pudo detectar a tiempo para que la población abandonase el lugar en el que se encontraba para ponerse a salvo.

Tras el seísmo, se produjeron cortes en el servicio de luz —3,8 millones de personas resultaron afectadas— y en el de telefonía, lo que aumentó la tensión ante la imposibilidad de localizar a la gente. Con el paso de las horas, Telmex, la mayor empresa de telefonía del país, abría su WiFi en la capital. Las operaciones en el aeropuerto estuvieron suspendidas durante unas horas, después de que una de las terminales se viese afectada por el temblor.

El epicentro del seísmo se ha localizado a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, situada en el central Estado de Morelos, a una profundidad 57 kilómetros, según el Servicio Sismológico Nacional. El organismo ha informado a través de Twitter de un movimiento telúrico de magnitud 7,1, al hacer una actualización de un primer reporte en el que había fijado la magnitud en 6,8.

En el central Estado de Puebla se ha informado de la caída de las torres de la Iglesia de Cholula. En el Estado de Morelos también se han reportado daños, y el gobernador, Graco Ramírez, ha anunciado la activación de los servicios de emergencia. Decenas de edificios han caído en la Ciudad de México, con algunos derrumbes grabados en vídeo y difundidos por las redes sociales.

Peña Nieto, que se encontraba camino de Oaxaca en el momento del temblor, convocó o al Comité Nacional de Emergencias para evaluar la situación y coordinar las acciones. El presidente ha anunciado el despliegue de 3.000 militares en la capital.

La magnitud del seísmo ha derivado en mensajes de apoyo por parte de líderes internacionales como el colombiano, Juan Manuel Santos, que ha expresado su “solidaridad” con el Gobierno y el pueblo mexicano. También se ha pronunciado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump: “Dios bendiga al pueblo de Ciudad de México. Estamos con vosotros”.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha trasladado su apoyo y su solidaridad a México y ha dicho seguir “con atención” la información sobre los daños materiales y humanos que el potente terremoto ha causado, según ha escrito en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

Terremoto sacude el sur de México, sismo de 8,2 es el de mayor magnitud que sufre el país

Un terremoto de magnitud 8,2, el mayor de los últimos 100 años, sacudió la noche del jueves a México y ha provocado más de 20 muertos, según datos oficiales. Todo parece indicar que la cifra será mayor. El sismo afectó a más de 50 millones de mexicanos y se sintió con fuerza en la capital, donde se vivieron momentos de pánico. La zona más golpeada, no obstante, ha sido la de Chiapas y Oaxaca, dos Estados del sur del país. En el primero, se han confirmado tres muertes, mientras que en Oaxaca, el gobernador asegura que hay al menos 23 víctimas mortales, a las que hay que sumar dos más en Tabasco.

Aunque Peña Nieto ha descartado un panorama desolador, ha admitido que se tardarán días en evaluar los daños causados. El presidente mexicano ha advertido que el principal riesgo puede ser una posible réplica de hasta 7 grados en las próximas 24 horas. Pasadas las tres de la madrugada se habían registrado más de 60.

ACTUALIZACIÓN: SISMO Magnitud Mww 8.2 Loc. 133 km al SUROESTE de PIJIJIAPAN, CHIS 07/09/17 23:49:18 Lat 14.85 Lon -94.11 Pf 58 km

“Es el temblor más fuerte que hemos registrado en al menos los últimos 100 años”, ha destacado Peña Nieto. Según el primer informe del mandatario, más de un millón y medio de personas se quedaron sin luz, pero se ha recuperado la mitad. El resto, ha garantizado Peña Nieto, se restablecerá en los próximos días. El sismo ha ocurrido en torno a la medianoche local, al sur del país. El epicentro se ha situado a más de 100 kilómetros al suroeste de Tonalá, en Chiapas. El movimiento telúrico provocó cortes de energía en la capital, donde se escuchó la alerta sísmica, y de inmediato comenzaron a escucharse ambulancias. El sismo ha sido el más fuerte que golpeaba al país desde el devastador terremoto de 1985, de magnitud 8,1, que azotó con fuerza a la capital mexicana.

Las autoridades mexicanas confirman que el temblor ha sido superior incluso al que devastó la Ciudad de México en 1985. La diferencia es que, en aquella ocasión, el epicentro fue mucho más cercano a la capital. Quienes vivieron aquella sacudida han notado muchos paralelismos, aunque las consecuencias distan de ser similares. Una de las imágenes que más ha trascendido esta noche ha sido la del Ángel de la Independencia, uno de los monumentos icónicos de la capital, tambaleándose.

Movimientos sísmicos registrados en las últimas 24 horas

La peor parte se la ha llevado el Estado de Chiapas. Algunas viviendas se han derrumbado y según ha asegurado el gobernador, Manuel Velasco, hay escuelas y hospitales afectados por el sismo. La zona costera está siendo evacuada ante el riesgo de tsunami. En la localidad de Juchitán, en Oaxaca, vecino de Chiapas, se registró la caída de un hotel y se dañaron algunas casas.

El centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico ha emitido una alerta para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador. Las autoridades calculan que las olas podrían superar los cuatro metros.

El jefe del Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció que se activó el protocolo ante sismos. Los fallos eléctricos que se dieron en algunas zonas de la ciudad se han ido subsanando con el paso de las horas. El servicio de Metro y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) funcionan y no hay daño en hospitales. Las clases escolares de todos los niveles educativos, hasta bachillerato, han sido suspendidas mañana en 11 Estados.

El Ángel de la Independencia se estremeció como en el  de 1957  

El sismo se ha podido sentir violentamente en la capital donde extensas zonas se han quedado sin servicio de electricidad. En la capital, la alarma sísmica (un sistema de advertencia con altavoces repartidos por la ciudad) alertó del temblor lo que permitió que numerosos habitantes pudieran situarse en lugares seguros.

En Guatemala también se ha sentido este fuerte terremoto y el Gobierno informa que hay desperfectos. Allí las autoridades han pedido a la población mantener la calma. El Salvador se prepara por si fuese necesaria la evacuación de las zonas costeras ante el riesgo de tsumami.

Irma alcanza la categoría 5 y amenaza Florida

El huracán Irma se elevó este martes a categoría cinco –máximo nivel de potencia– y continúa su trayectoria de entrada por el Caribe. Según las predicciones del Centro Nacional de Huracanes de EE UU, mañana miércoles Irma tocará Puerto Rico. Entre jueves y viernes podría afectar a la isla de Haití y República Dominicana, primero, y Cuba después. A partir de entonces la predicción es aún demasiado incierta, pero si siguiese su trayectoria de ascenso hacia el noroeste, el fin de semana el huracán –”extremadamente peligroso”, avisa el Centro de Huracanes– podría impactar contra el sur de Florida, cuyo gobierno declaró ayer, lunes, el estado de emergencia. Irma amenaza el Caribe y EE UU justo días después del paso demoledor del huaracán Harvey por Texas, que dejó al menos 60 muertos y daños materiales en torno a los 200.000 millones de dólares.

El huracán Irma se dirige hoy hacia la entrada oriental del Caribe y en las próximas horas podría tocar tierra en las Islas de Sotavento con olas de hasta tres metros. Hoy a las ocho de la mañana (horario de la costa Este de EE UU) los vientos sostenidos del huracán a mar abierto alcanzaban picos de 280 kilómetros por hora. El radio de alcance de sus rachas de aire es de 75 kilómetros.

Los residentes de las islas de las Antillas Menores apuraban sus preparativos de última hora este lunes de tarde y comenzaban a formarse colas para llenar los tanques de los vehículos, mientras las autoridades cancelaban vuelos, habilitaban albergues y cerraban las escuelas.

El gobernador de Florida, Rick Scott, ha declarado en emergencia a los 67 condados del Estado. “El huracán Irma es una tormenta grande y que implica riesgo de muerte, y Florida debe estar preparada”, ha escrito el gobernador. En agosto se cumplieron 25 años del paso por Florida del huracán Andrew, hasta la fecha el más dañino de su historia con 65 muertos y 60.000 casas arrasadas.

En paralelo, en Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rosselló ha anunciado la habilitación de albergues para 62.000 personas, así como la suspensión de las clases. El director de la División del Caribe de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Alejandro de la Campa, ha dicho que un portaaviones estadounidense fue movilizado para ayudar en casos de emergencia. El portaaviones cuenta con 30 helicópteros, equipo anfibio y un hospital.

Trump se inclina por abrir la puerta a la deportación de los ‘dreamers’

El destino de 800.000 jóvenes está a punto de torcerse en Estados Unidos. Tras meses de tira y afloja, el presidente Donald Trump está decidido, según medios estadounidenses, a suspender la orden que permite permanecer en el país a los dreamers, los inmigrantes sin papeles que llegaron siendo menores. La decisión, que aún es susceptible de cambio, se anunciaría el martes y vendría acompañada con una prórroga de seis meses para que el Congreso pueda buscar una salida. Su promesa electoral fue acabar con este programa, aprobado por Barack Obama en verano de 2012 y que nunca ha gozado de las simpatías de los republicanos. Pero la cancelación, aunque sería bienvenida por el núcleo duro de su electorado, le situaría en el lado más oscuro y radical del espectro político. El mismo que ya abrazó al indultar al exsheriff Joe Arpaio o al jugar a la equidistancia frente a los neonazis de Charlottesville.

La inmigración se ha vuelto uno de los puntos fuertes de Trump. Gran parte de los votantes republicanos, pero también un buen número de demócratas, son partidarios de la mano dura con los extranjeros sin papeles. El presidente es consciente de ello. Y siempre que puede, aprieta las tuercas migratorias para hacer olvidar sus fracasos. La estrategia, hasta ahora, le ha permitido conservar prácticamente intacto su poderío electoral. Pero esta vez los efectos son menos claros. Los afectados son los inmigrantes más jóvenes e integrados, aquellos que sienten Estados Unidos como su país y que se han esforzado en cumplir sus leyes y progresar. Quitarles la protección, abrir la puerta de su expulsión, como advierten las encuestas, supera el umbral de tolerancia de muchos votantes republicanos.

Los beneficiados por el programa DACA encarnan como pocos el sueño americano. Para ser aceptados, deben haber entrado en Estados Unidos con menos de 16 años, no tener los 31 años cumplidos en junio de 2012 y haber vivido permanentemente en el país desde 2007. También se les exige que carezcan de antecedentes y que estén estudiando o tengan el bachillerato terminado. A cambio se les permite estudiar, trabajar y conducir, así como acceder a la seguridad social y disponer de una tarjeta de crédito. En un sistema despiadado con los desfavorecidos, el DACA les brinda un escudo con el que avanzar, pero en ningún caso representa la concesión de residencia. Tan solo un permiso que difiere la posibilidad de deportación y que ha de renovarse cada dos años.

Esta excepcionalidad no es ajena a su atribulado parto. Obama nunca logró que el Congreso le diera un apoyo mayoritario. La ley que tenía que ofrecer cobertura a los dreamers chocó con la vorágine obstruccionista de los republicanos y la Administración demócrata acabó imponiendo un remedo legal mediante una orden ejecutiva. Esta falta de sustento parlamentario permite ahora que su sucesor la pueda borrar de un plumazo. Además ha dado un argumento venenoso a la derecha más radical, que considera el programa un caso flagrante de extralimitación de los poderes ejecutivos en materia migratoria. Bajo este razonamiento, diez fiscalías estatales, encabezadas por Texas, han dado un ultimátum a Trump para que este martes cancele el programa. En caso contrario, lo impugnarán.

¿Quiénes son los ‘dreamers’ | Los ‘soñadores’ son inmigrantes sin papeles que llegaron a EE UU siendo menores y están protegidos por la orden DACA, firmada en 2012 por Obama. Esta normativa abría una vía legal a la permanencia de los inmigrantes llegados al país siendo menores y que habían crecido allí, pese a no tener papeles. Aunque no reconoce la residencia permanente, sí frena su deportación y les da permisos temporales de trabajo y acceso a la seguridad social, entre otras cosas. AFP / VIDEO: REUTERS-QUALITY

La decisión aún tiene que hacerse pública. En campaña, movido por su visceral xenofobia, se sumó al coro de voces contrarias al DACA y la consideró una “amnistía ilegal”. En aquel momento, Trump sostenía contra viento y marea que su objetivo era expulsar a los 11 millones de indocumentados. Y punto. Daba igual que fueran niños, estuviesen integrados y fueran socialmente productivos.

Ya en el poder, como en tantas otras cuestiones, ha intentado sofocar el incendio que él mismo desencadenó. Ha declarado su empatía con los dreamers e incluso en una entrevista a la cadena ABC anunció que no tenían de qué preocuparse. Mañana tendrá que definirse.

Finiquitar el programa, le reconciliaría con su base más radical. Después de haber azuzado el miedo al inmigrante, de haberle culpado de la crisis y la inseguridad, le bastaría acogerse a una interpretación rigorista de la ley para abrir las puertas a la posible expulsión de los 787.580 jóvenes acogidos al programa. Sería un triunfo del America First (América Primero) y la demostración de que Trump no busca la paz social sino obtener energía electoral de la fricción constante.

Pero también representaría el inicio de una pesadilla. Aunque no se les clasificaría como un grupo prioritario para la deportación, las inevitables expulsiones de niños y jóvenes que no conocen su idioma originario ni tienen memoria de su país natal mostraría el lado más oscuro de Trump. Esta radicalización le alejaría del centro republicano y abriría una fractura difícilmente recuperable en sus propias filas. Figuras tan destacadas como el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, han rechazado públicamente que se ponga fin al DACA y han pedido a Trump que deje al Congreso buscar una solución permanente. “Estamos hablando de niños que no conocen otro país ni otro hogar. Viven en un limbo que requiere de una solución legislativa”, ha dicho Ryan. Más contundentes han sido los representantes de las grandes compañías. En una carta, 400 directivos, entre ellos los de Facebook, General Motors y Hewlett-Packard, han exhortado al presidente a proteger a los dreamers. “Son una de las razones por las que seguimos teniendo una ventaja competitiva global”, han escrito, al tiempo que cifraban en 460.000 millones de dólares el daño que su salida podría acarrear.

Lilian Tintori fue expulsada de Ecuador

Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López, salió de Ecuador hacia Miami tras denunciar que le fue impedida la entrada a ese país, según informó en un video difundido por Facebook el candidato opositor a la Presidencia de Ecuador, Guillermo Lasso.

Tintori fue “obligada” a tomar un vuelo a las 6.45 horas, según Lasso, quien calificó de “violación a los derechos humanos” de Tintori y de “incoherencia” lo ocurrido, puesto que la Constitución ecuatoriana “habla de ciudadanía universal”.

Asimismo, Tintori denunció en twitter que, a su llegada al aeropuerto de Guayaquil, le fue retirado el pasaporte y se le prohibió acceder al país.

El aspirante opositor a la presidencia de Ecuador explicó que Tintori iba a estar en el país un par de días para colaborar en su campaña electoral, pero la denegación del acceso “confirma que el Ecuador vive la dictadura de un partido político”, aseguró.

EFE

Una conversación de Kirchner filtrada desata pasiones

La pasión argentina por las teorías conspirativas tiene esta semana como gran protagonista a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La filtración de una escucha judicial que involucraba una llamada entre Fernández y el exjefe de los servicios secretos argentinos, Óscar Parrilli, sobre el exespía Antonio ‘Jaime’ Stiuso derivó este lunes primero en una guerra virtual entre partidarios y detractores de la exmandataria y, posteriormente, en una denuncia presentada por una fiscal para que Fernández dé explicaciones sobre el diálogo que mantuvieron al día siguiente de que fuese publicada una entrevista a Stiuso y averiguar si cometió abuso de autoridad. La polémica creció todavía más cuando Parrilli contestó y se declaró víctima de un “Watergate autóctono”.

En la escucha, filtrada por radio La Red, se oye a la expresidenta ordenar a Parrilli: “Empezá a buscar todas las causas que le armamos. No que le armamos, que le denunciamos”. Aunque la mandataria se desdice enseguida, el fiscal Guillermo Marijuan ve indicio suficiente para pedir a la Justicia que investigue si abusó de su autoridad e inventó alguna de las denuncias presentadas por el Gobierno contra el exhombre fuerte de los servicios de espionaje. El juez Sebastián Casanello abrirá una causa bajo la carátula “averiguación de delito”.

Marijuán anticipó también que Fernández deberá justificar por qué dijo que a Stiuso “hay que matarlo” y recordó el caso de Alberto Nisman, que apareció muerto de un tiro en la sien en su departamento de Buenos Aires hace dos años, cuatro días después de denunciar a la entonces presidenta por presunto encubrimiento terrorista. “Es poco feliz porque hemos tenido un muerto, ¿no? Será todo motivo de análisis e inclusive la explicación que tengan que hacer sobre si es coloquial o no la van a tener que hacer en un expediente. No simplemente por hacer una afirmación de que todos los días digo a fulano de tal que hay que matarlo, con eso no desaparecen los efectos jurídicos que puede tener esa manifestación”, declaró Marijuan a medios locales al ser preguntado sobre el audio.

La polémica generada por la filtración subió de tono tras la respuestas de Parrilli, que fue difundida por Fernández a través de las redes sociales. El extitular de la Agencia Federal de Inteligencia consideró que la intervención de su teléfono móvil no tenía como objetivo “buscar la verdad en ninguna causa judicial, sino pura y expresamente realizar un espionaje político sobre la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner”. Detrás de ese espionaje político, Parrilli ve la mano del Gobierno de Mauricio Macri y se pregunta si es casualidad que la filtración se produzca en medio del último escándalo del Ejecutivo macrista, que involucra al actual jefe del espionaje argentino, Gustavo Arribas, por una tranferencia de 600.000 dólares que recibió del operador de Lava Jato. Él asegura que fueron 70.000 por una operación de venta de un apartamento en Sao Paulo ajena a Odebrecht.

“No sólo espían a la oposición sino que en su sistema de jueces que pasan grabaciones a programas periodísticos (con aval del gobierno)”, citó Fernández en Twitter. “Estamos asistiendo a una suerte de WATERGATE autóctono”, agregó. Las redes sociales se hicieron eco de toda la controversia, pero la frase más celebrada fue el insulto de la mandataria al extitular de la AFI cuando pregunta quién habla al responder al teléfono: “Soy yo, Cristina, pelotudo (imbécil)”. La expresidenta publicó una foto de una camiseta con esa frase y los internautas han bautizado la nueva polémica como “#pelotudogate”.

El alcalde de Bogotá prohíbe las manifestaciones frente a la plaza de toros

El regreso de las corridas de toros a Bogotá sigue acompañado de polémica, después de que el pasado domingo la reapertura de la Santamaría estuviese marcada por los incidentes en los aledaños. Ahora, el alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, ha prohibido las manifestaciones en las cercanías de la plaza el próximo domingo, segunda jornada de la nueva temporada, para evitar incidentes. Este vídeo recorre lo que fue el regreso de los toros a Bogotá después de cinco años.

“Debido a la violencia que se presentó, el próximo domingo no permitiremos manifestaciones en las inmediaciones de la plaza Santamaría”, aseguró el alcalde en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, donde afirmó además que aumentarán “los efectivos de Policía para proteger a quienes vayan” al escenario.

Unos mil manifestantes entre defensores de animales, ambientalistas y otros colectivos, acudieron al barrio de La Macarena, donde está situada la Santamaría, para manifestarse contra el reinicio de la temporada taurina.

Italia condena a cadena perpetua a un exdictador peruano por el Plan Cóndor

Una corte de Roma condenó este martes a cadena perpetua a ocho militares sudamericanos, entre ellos el exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez (1975-1980) y el exdictador boliviano Luis García Meza (1980-1981), por el secuestro y asesinato de 42 jóvenes, incluidos 20 ítalo-argentinos. Los militares perpetraron los asesinatos en Argentina, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay, como parte del Plan Cóndor, que consistía en la coordinación de operaciones encubiertas de persecución y eliminación de opositores políticos de los Gobiernos militares en la región entre 1973 y 1978.

Morales Bermúdez, que se encuentra en Perú, fue presidente en la segunda fase de la dictadura militar y bloqueó reformas sociales de su predecesor, pero permitió el retorno a la democracia mediante una asamblea constituyente en 1978. El exdirigente y otros dos exjefes militares peruanos, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, fueron hallados culpables de homicidio de dos de las víctimas.

Luis Vargas Valdivia, abogado del expresidente, declaró a EL PAÍS que “no cabría la extradición si la solicitasen las autoridades italianas”, pues la ley del país sudamericano “prohíbe la condena en ausencia”. “En el proceso en Italia se han cometido irregularidades [con respecto de los tres sentenciados peruanos] como no haber sido citados a declarar, ni haber solicitado su extradición”, aseguró Vargas Valdivia. Este defiende al expresidente en la Sala Penal Nacional de Perú, en otro proceso relacionado con el Plan Cóndor. Esta vez se trata del secuestro de 13 peruanos opositores a la dictadura en mayo de 1978 que fueron trasladados por militares de Perú a una sede del Ejército argentino en Jujuy durante el Gobierno militar de Jorge Rafael Videla. El abogado asegura que la “investigación [en Perú] fue puesta en conocimiento de los jueces y fiscales italianos, quienes la ignoraron”.

La ONG Aprodeh, que defiende a uno de los peruanos secuestrados a Argentina en 1978, indica que los ciudadanos salvaron la vida debido a una intensa campaña de organismos internacionales. Entonces, la dictadura argentina y la embajada peruana en Buenos Aires les entregaron pasaportes de emergencia y no pasaron a la lista de los desaparecidos en las dictaduras del Cono Sur.

El proceso penal en Lima empezó en septiembre de 2015, poco después de inicio del juicio en Italia. Este último fue el resultado de una denuncia de 1999 de seis mujeres, esposas y madres de algunas de las víctimas: Bernardo Arnone, Gerardo Gatti, Juan Pablo Recagno, Andrés Bellizzi, Daniel Banfi y Lorenzo Viñas.

Los otros condenados son los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, el uruguayo Juan Carlos Blanco, y el boliviano Luis Arce Gómez. El juicio había sido abierto contra 27 exmilitares, pero terminó con la absolución de la mayoría de los imputados. La lluvia de exculpados sumió en el desánimo a los acusadores, que han sacado adelante el proceso durante dos años y un total de sesenta audiencias, encabezados por el fiscal italiano Giancarlo Capaldo, principal investigador.

Putin defiende a Trump y califica a quienes le atacan de ser “peores que prostitutas”

Putin discurrió sobre Trump y negó que el norteamericano hubiera sido espiado por los servicios de seguridad rusos durante su estancia en Moscú, en una rueda de prensa conjunta protagonizada por el presidente de Moldavia, Igor Dodón y Putin. La rueda de prensa duró 29,12 minutos y el tema Trump, totalmente ajeno a ella, se llevó un tercio de este tiempo. Putin utilizó un lenguaje coloquial y midió los epítetos y terminología que aplicaba a las prostitutas rusas.

El presidente ruso aseguró que le costaba creer que Trump corriera al hotel a reunirse con prostitutas rusas, teniendo en cuenta que se había dedicado a organizar concursos de belleza y se relacionaba con las “mujeres más bellas del mundo”. Putin hizo una breve pausa antes de calificar a las prostitutas como “chicas con baja responsabilidad social, aunque son las mejores del mundo, sin duda” y mostró cierta comprensión por su trabajo. La prostitución dijo “es un fenómeno social feo y serio”, y las “chicas jóvenes que se dedican a esto” lo hacen porque “de otro modo no pueden abastecerse de forma digna. Y esto en gran medida es “culpa de la sociedad y del Estado”. Ahora bien, “la gente que encarga informaciones falsas del tipo que ahora se difunde en EE UU contra el presidente electo y las utilizan en la lucha política son “peores que prostitutas y no tienen ningunas barreras morales”.

El presidente ruso criticó a la Administración de Barack Obama por “despedirse pero no irse” y opinó que la “agudizada lucha política interna” en EE UU continúa, pese a la “convincente victoria” de Trump. En opinión de Putin, la lucha política [contra Trump] responde a algunos fines “evidentes”, siendo el primero de ellos “socavar la legitimidad del presidente elegido de EE UU”, por parte de gente, que “lo quieran o no,” “causan un gran daño a los intereses de EE UU”. El mandatario ruso equiparó su visión del “Maidán” (revolución callejera) contra el presidente electo de Ucrania, Víctor Yanukóvich, en 2014, a la situación que hoy vive Trump y dijo que quienes así actúan “parecen haberse entrenado en Kiev y están dispuestos a organizar un Maidán en Washington solo para evitar que Trump asuma el cargo”.

Un segundo fin, según Putin, es “atar de pies y manos” al presidente electo “en el cumplimiento de sus promesas electorales en el interior y el exterior del país”. “Imagínense cómo se puede hacer algo para mejorar las relaciones ruso-norteamericanas si lanzan cuentos como esa injerencia de un supuesto hackeren la campaña electoral“, dijo. Putin aseguró que no conoce a Trump ni sabe lo que hará en el campo internacional, “por eso no tengo ninguna base para atacarlo, criticarlo o defenderlo”, “pero estas filtraciones son una falsificación evidente”, señaló. Explicó el líder ruso que, cuando Trump vino a Moscú, no se dedicaba a la política y “ni siquiera sabíamos de sus ambiciones políticas” “¿Acaso alguien piensa que nuestros servicios de seguridad persiguen a todos los multimillonarios norteamericanos? Claro que no. Esto es un desvarío”, afirmó Putin.