Corea del Norte: Cumbre entre Trump y Kim amenazada por las maniobras militares

Pyongyang cancela una reunión bilateral de este miércoles en respuesta a las maniobras militares de Seúl, y pone en duda el cara a cara de Singapur

El horizonte se oscurece. Tras meses de acercamiento progresivo, Corea del Norte anunció por sorpresa la suspensión de su próxima reunión con Corea del Sur y puso en duda la misma cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump, prevista para el 12 de junio en Singapur. El motivo alegado por Pyongyang fueron las maniobras militares conjuntas que están llevando a cabo Estados Unidos y Corea del Sur.

La decisión norcoreana sorprendió en Seúl y Washington. El Departamento de Estado se apresuró a señalar que oficialmente nada había cambiado y que mantenía sus planes para celebrar el cara a cara entre Trump y el Líder Supremo. “Nos basamos en que Kim Jong-un dijo con anterioridad que aceptaba los ejercicios conjuntos entre Estados Unidos y Corea de Sur”, afirmó la portavoz Heather Nauert. El Pentágono insistió en que se trataba de maniobras de rutina y netamente defensivas.

En los ejercicios, llamados Max Thunder, participan un centenar de aviones, incluidos bombarderos estratégicos B-52, así como cerca de 1.500 soldados. Desarrollados anualmente, en esta ocasión el Pentágono se negó a embarcar periodistas con la idea de rebajar su perfil. Pyongyang no lo sintió así.

“Estas operaciones, que nos apuntan, suponen una flagrante violación de la Declaración de Panmunjom [acordada entre Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, durante su histórica reunión el 27 de abril pasado] y una provocación militar clara en contra de los desarrollos políticos positivos en la Península de Corea”, señaló la agencia Yonhap citando a la norcoreana KCNA. “Estados Unidos tendrá que sopesar cuidadosamente todo lo relacionado con la prevista cumbre con Corea del Norte, a tenor de estos provocadores ejercicios militares conjuntos”, añadió.

La andanada tiene efectos múltiples. El primero es que suspende la reunión de alto nivel que iban a mantener este miércoles representantes de ambas coreas en la frontera para desarrollar la letra pequeña de la Declaración de Panmunjom. En este texto, los dos líderes coreanos se comprometieron a avanzar tanto en “la completa desnuclearización de la Península” como “en establecer un sistema de paz permanente y estable”. Con este objetivo, ambos países iban a tratar el fin de los actos hostiles en la divisoria, la apertura de una oficina conjunta en la ciudad fronteriza de Kaesong (en Corea del Norte), el establecimiento de vías de cooperación económica o la preparación de la siguiente reunión de familias separadas por la Guerra de Corea.

'