Abogado de Stormy Daniels convierte el caso de la actriz porno en una cruzada contra Trump

El presidente de EE.UU. pagó 130.000 dólares a Daniels para que callara su «affaire»

Ha nacido otra estrella mediática. La pronunciada estela que deja Donald Trump, siempre fronteriza entre la amarga realidad y su indisimulada querencia por el reality show, es material idóneo para la fabricación de insospechados personajes. El último y más llamativo es Michael Avenatti, un abogado de controvertida trayectoria que ha saltado a escena en su condición de defensor de Stormy Daniels. El caso que enfrenta a la actriz porno con el también abogado Michael Cohen y, en última instancia, con su exjefe, Donald Trump, cuyo origen se encuentra en los 130.000 dólares pagados a Daniels para que callara su «affaire» con el magnate, acapara buena parte de la actualidad política, ahora que Trump preside Estados Unidos. Circunstancia que Avenatti ha aprovechado para adquirir un protagonismo mediático del que nunca disfrutó.

El letrado siempre ha acariciado estar en primera fila, pero la actividad jurídica en su estado original, en Seattle y Texas, no le habían permitido ir más allá que una exitosa intervención en casos de demandas colectivas. Con una proyección pública limitada a la defensa de personajes como Paris Hilton y Christina Aguilera. El caso Daniels, o caso Cohen, dos ramificaciones del mismo tronco, que afectan de lleno a la Casa Blanca y a algunas inconfesables actividades en lo alto de la Trump Tower, los mejores escaparates para adquirir fama en la costa Este, ha abierto una ventana de oportunidad que el impetuoso abogado no está dispuesto a desaprovechar. La actriz porno, ahora bailarina en barras americanas, mantiene un contencioso por difamación con Trump, que niega haber mantenido una relación con ella durante algunos meses de 2006. El exabogado y «chico para todo» del magnate afronta cargos de fraude bancario y contra la ley de financiación electoral, por el soborno a Daniels, con un dinero que él abonó y que después le reembolsó Trump, según su reciente confesión.

'