El periodista Carlos Alvarado toma posesión como presidente de Costa Rica

Alvarado Quesada, de 38 años, hizo un llamado a la unidad ante desafíos urgentes como el déficit fiscal.

By , in América on . Tagged width: , , , ,

Un mes después de su triunfo en unas elecciones que provocaron divisiones por temas de carácter religioso, Alvarado exaltó su deseo de avanzar con políticas que no discriminen a nadie por su credo o condición sexual, pero tampoco por simpatías políticas, como demostró al formar un Gobierno multipartidista.

En un acto sencillo, en la plaza de la capital, San José, adjunta al edificio donde se oficializó la abolición del Ejército a mediados del siglo XX, Alvarado prometió “trabajar, trabajar y trabajar” para lograr que Costa Rica avance en tareas postergadas por décadas. Entre ellas priorizó reducir a la mitad el actual desbalance fiscal (superior al 6% del PIB), el desarrollo de infraestructura moderna y la reducción del desempleo (cercano al 10%) en Costa Rica, cuya economía crecerá un 3,9% este año, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, por encima del promedio de América Latina. “Debemos resolver de una vez por todas los riesgos que conlleva el tener un alto déficit fiscal”, dijo Alvarado. “Esta será la quinta Administración que tendrá que lidiar con este tema, con una diferencia radical con relación a las cuatro anteriores: el tiempo está a punto de agotarse para hacer esta reforma”, añadió.

Fuerzas políticas

Consciente de las divisiones dejadas por la segunda vuelta electoral contra el predicador Fabricio Alvarado y de la repartición del poder reflejado en la composición de la Asamblea Legislativa, el nuevo presidente reafirmó su discurso inclusivo entre partidos y ciudadanos. Para ello dedicó casi un tercio de su intervención a recordar la historia del país, abundante en acuerdos entre sectores enfrentados y en hitos progresistas, como la propia abolición del Ejército en 1949 o de la pena de muerte en 1877.“Este país se construyó gracias al ingenio, la voluntad, el diálogo constructivo y el trabajo incansable de hombres y mujeres muy distintos. (…) Ellos, nuestros ancestros, fueron capaces de tomar decisiones excepcionales”, dijo desde una tarima ante los 57 diputados, su Gabinete e invitados internacionales, entre quienes había siete jefes de Estado.

Aunque Alvarado compitió en la campaña bajo la bandera del Partido Acción Ciudadana (PAC, de centroizquierda) después de la primera ronda electoral hizo un giro fuerte hacia la inclusión de otras fuerzas, al punto de nombrar como su ministro de la Presidencia (Interior) a Rodolfo Piza, un exrival de centroderecha.

'