Incautan tres inmuebles de Ollanta Humala

El expresidente peruano pide al Poder Judicial revocar la medida. Las autoridades presumen que compró los bienes con dinero ilícito entregado por Odebrech

El fiscal Germán Juárez, a cargo de las investigaciones por lavado de activos contra el expresidente peruano Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, ha realizado diligencias este lunes en Lima para incautarse de tres propiedades de los líderes del Partido Nacionalista Peruano, y otras dos de personas investigadas por el mismo caso. “El expresidente ha dicho ayer que va a cumplir toda decisión judicial”, dijo uno de los abogados de la pareja, César Nakazaki, al llegar a la casa de la familia HumalaHeredia a media mañana, e informó de que sus patrocinados saldrían de la propiedad.

Horas después, sin embargo, el exjefe de Estado pidió la revisión de la orden. “Esta es una medida arbitraria. Invocamos al presidente del Poder Judicial que se revoque inmediatamente la medida: es un acto de venganza impropio para un Estado de derecho. Invoco al fiscal de la nación a que corrija este exceso. Estoy dispuesto a pagar un alquiler para poder seguir viviendo en mi casa”, afirmó Humala.

La Fiscalía de la Nación ha informado en Twitter de que Juárez dirigió las diligencias de incautación con una orden judicial “para cinco inmuebles de Ollanta Humala y otros investigados en los distritos de Surco, La Molina, La Victoria y Lurín”. La Fiscalía también ha decomisado las casas de la madre de Heredia, Antonia Alarcón, y de una amiga de la exprimera dama, Rocío Calderón, quien extendió una tarjeta de crédito adicional a Heredia.

La Fiscalía indicó que los inmuebles serían entregados al Programa Nacional de Bienes Incautados (Pronabi) “debido a que han sido adquiridos presuntamente con dinero ilícito”, y precisó que también se incautarían de cuentas bancarias. Heredia, su madre y su hermano Ilan son investigados por lavado de activos hace tres años, mientras que el exmandatario peruano fue incluido en las pesquisas hace un par de años. La acusación fiscal está pendiente, pero las autoridades han encontrado pruebas de que los líderes del Partido Nacionalista Peruano recibieron tres millones de dólares de Odebrecht para la campaña electoral de 2011.

'