China contraataca a Trump con aranceles a productos de EEUU valorados en 50.000 millones

Pekín amenaza con gravar la soja, los automóviles o los aviones si Washington aprueba sus tarifas

China no ha tardado ni un día en detallar cuál será su respuesta en caso de que la administración de Donald Trump acabe por tasar sus exportaciones de productos de alta tecnología. Las autoridades publicaron este miércoles una nueva lista con 106 productos, entre ellos la soja, los automóviles, los productos químicos o ciertos tipos de aeronaves, a los que se impondrá un arancel del 25%. El conjunto de mercancías señaladas tienen un valor de importación de 50.000 millones de dólares, un monto equivalente al paquete de productos chinos que Washington pretende gravar.

El Ministerio de Finanzas chino, en un comunicado, ha asegurado que las acciones de Estados Unidos “violan gravemente” las reglas del comercio multilateral y considera que la respuesta china es “un acto justo para defender sus derechos e intereses legítimos”. Desde que Trump planteó imponer aranceles a productos chinos en respuesta a prácticas que califica de “desleales” por parte del país asiático y sus empresas, China prometió que haría lo propio y con la misma intensidad.

De los 106 productos afectados, el más relevante es la soja, cuyo valor de importación superó los 13.900 millones de dólares el año pasado. Le siguen los automóviles, con 12.280 millones, y las aeronaves de menor tamaño, con 9.500 millones. Más lejos están el propano licuado (1.760 millones), el algodón (980 millones) o el sorgo (950 millones). Otras de las mercancías incluidas en la lista son la carne de ternera congelada –cuyo veto en el mercado chino se levantó recientemente-, el whisky o el tabaco.

La entrada en vigor de estas tarifas dependerá, según las autoridades, de los movimientos que lleve a cabo el Gobierno estadounidense con respecto a la imposición de aranceles a los bienes chinos. Washington presentó el martes una lista de 1.300 productos procedentes del gigante asiático a los que pretende imponer un arancel del 25%, en su mayoría artículos de alta tecnología. Las tasas entrarían en vigor una vez terminado el periodo de 30 días de consultas y si las dos grandes economías mundiales no han alcanzado un acuerdo que satisfaga a la administración Trump, algo muy poco probable en este plazo.