Costa Rica va a las urnas este domingo

Tiene dos opciones, el predicador evangélico Fabricio Alvarado y por otra parte, Carlos Alvarado, ex ministro del actual gobierno

By , in América on . Tagged width: , , , , ,

Vienen el mismo apellido, pero no son parientes. El predicador evangélico, Fabricio Alvarado, un candidato menor que en pocas semanas, a la sorpresa general logró avanzar en los sondeos hasta lograr pasar en febrero a la segunda vuelta.

Fabricio Alvarado, un ex diputado de 43 años, es el candidato por el conservador Restauración Nacional (RN), una agrupación nacida de las iglesias protestantes neo pentecostales. Se opone al matrimonio homosexual y en gran medida, gracias a ello, ganó puntos cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) basada en San José Costa Rica, se pronunciara en enero del 2018 a favor de las uniones entre personas del mismo sexo en respuesta a una consulta del gobierno costarricense.

Los temas religiosos y de sociedad entraron entonces en escena en una campaña electoral que hasta ese entonces había sido dominada por temas de seguridad y de economía.

Carlos Alvarado, un ex ministro de trabajo de 38 años de edad, es el candidato del partido en el gobierno, el Partido Acción Ciudadana (PAC) y él por su parte, defiende las uniones de los homosexuales y se ha pronunciado a favor de un estado laico y por una agenda de derechos humanos.

“Es la primera vez que se polariza una elección en Costa Rica entre temas religiosos y de derechos humanos”, comentó el analista Gustavo Araya, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Para el analista Felipe Alpizar, director del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica, se trata de una elección muy cerrada donde todo puede suceder: “Hay una cierta ansiedad, una angustia, de que las personas no regresen a tiempo a votar este domingo…en este sentido lo que tenemos es: el partido oficialista, el partido de Acción Ciudadana tiene una base mucho más fuerte en el área metropolitana y el partido de Restauración Nacional tiene un arragio muy fuerte sobretodo en las costas, en las provincias de Limón, Guanacaste y Puntarenas… (aunque) en realidad, la mayor parte de la población esta concentrada en el área metropolitana, de manera que el día de la elección, la organización de los dos partidos, convencer a la gente de regresar para ir a votar, la organización de los transportes, que es muy importante en Costa Rica, porque la gente está acostumbrada a que se la vaya a buscar a su casa para ir a votar, (todo esto) puede ser clave para esta elección”.

 

Una encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos reveló un empate entre los dos aspirantes, con 43% para el aspirante evangélico y 42% para el exministro entre personas decididas a votar.

En la primera ronda electoral, el pasado 4 de febrero, Fabricio Alvarado fue el candidato más votado con 24,9%, y Carlos Alvarado consiguió 21,6%. La ley electoral de Costa Rica requiere un mínimo de 40% de los votos para ganar en la primera ronda.

'