El fundador de Facebook se muestra dispuesto a declarar en el Congreso de Estados Unidos

Zuckerberg: “Quiero que mis hijas estén orgullosas de lo que hago”

Mark Zuckerberg sabe que pasa por un ser robotizado, frío, calculador. En su primera y única aparición tras el escándalo de Cambridge Analytica se ha mostrado humano por una vez. Apeló a su responsabilidad con el futuro en la entrevista exclusiva concedida a CNN en las oficinas de Facebook en Menlo Park: “Quiero que mis hijas estén orgullosas de lo que hago”. Fue su forma de reconocer su compromiso con la verdad y su madurez.

El directivo se mostró dispuesto a testificar en el Congreso de EE UU: “Lo haré con gusto si es lo correcto. Lo que procuramos hacer es enviar a la persona de Facebook que tiene más conocimiento. Si se considera que ese yo soy, voy feliz”.

Tras conocerse que Cambridge Analytica tuvo acceso a más de 50 millones de perfiles sin que la red social se percatase de ello, la presión para que testifique va más allá de Estados Unidos. Facebook sostiene que inicialmente la firma británica recolectó la información con una finalidad académica y que fue después cuando violó las normas al cederlos a terceros.