Rally Dakar: Carlos Sainz gana por segunda oportunidad

El piloto español sella el triunfo tras cruzar la meta de la última etapa en la novena posición

By , in Deportes on . Tagged width: , , , , ,

En los caminos que recorrió los últimos días, en los alrededores de la ciudad de Córdoba (Argentina), Carlos Sainz ganó su última carrera del mundial de rallies, en 2004. Este sábado, además, se coronó como el nuevo campeón del Dakar. El rally raid más duro de los rallies más exigidos en diez años que la carrera lleva celebrándose en Sudamérica (menos de la mitad de los inscritos pudieron terminar la carrera) se acabó convirtiendo en una prueba para supervivientes. Y, por fin, Sainz volvió a pasar de puntillas por todos los grandes peligros, a saber, ríos, socavones, dunas blandas, piedras… Y fue, otra vez, un gran navegador gracias a la aportación de su copiloto, Lucas Cruz, a quien se han estado rifando en los últimos años y por quien el madrileño ha batallado en las últimas ediciones junto a su rival Nasser Al-Attiyah.

Sainz (Madrid, 55 años) se ha alzado este sábado como ganador de su segundo Dakar al finalizar una etapa en bucle, que salía y llegaba a Córdoba, con una cronometrada de 120 kilómetros, a tres minutos y 19 segundos del vencedor, Giniel de Villiers (Toyota), y en novena posición. El piloto de Peugeot pudo defender así su ventaja al frente de la clasificación de 45 minutos.

“Peugeot ya había ganado en dos ocasiones, pero la cantidad de trabajo que habíamos puesto en el coche desde hace cuatro años ha sido brutal. Es una recompensa merecida”, dijo Sainz al bajar del coche, feliz. El piloto español, que ya ganó en 2010 su primer Dakar con un Volkswagen Touareg, fue el único que no cometió ningún error en la carrera, más allá de un par de pinchazos y un problema con el cambio de marchas de su buggy que le obligó a terminar la antepenúltima etapa en tercera marcha. Todos sus rivales tuvieron accidentes más o menos graves que les hicieron perder tantos minutos que la segunda semana de competición fue para Sainz una carrera contra sí mismo, una prueba de estrategia y un reto por tener que contenerse y competir a la velocidad justa, ni muy rápido ni demasiado lento.

'