La imagen de violador en serie de Harvey Weinstein se remontan a los años 70

La imagen de violador en serie de Harvey Weinstein se refuerza cada día que pasa con una lista de testimonios que ya supera las 60 víctimas. Cuando violó a una mujer llamada Hope Exiner d’Amore en una habitación de hotel, Weinstein no era un poderoso productor de Hollywood de los noventa, sino un desconocido promotor de conciertos de Buffalo en los años 70. El testimonio de Exiner d’Amore es uno de los cuatro nuevos que este lunes publicó The New York Times y que vienen a confirmar que Weinstein fue un depredador sexual toda su vida.

Esta mujer tiene ahora 62 años y era una veinteañera cuando tuvo su encuentro con Weinstein. Trabajaba para la productora de conciertos que los Weinstein tenían en Nueva York. Se las apañó para quedarse solo en una habitación de hotel con ella y allí la forzó oral y vaginalmente. El testimonio es muy parecido al de la actriz Asia Argento, dos décadas después. El patrón de comportamiento de Weinstein abarca cuatro décadas y varios continentes.

A través de una portavoz citada por el Times, Weinstein volvió a negar cualquier acusación de sexo no consentido. Aunque no niega los encuentros ni su conducta, sí niega las violaciones desde el primer día.

Las recopilaciones de testimonios en los medios se quedan antiguas en cuestión de horas. Más de 60 mujeres han salido públicamente a decir que Weinstein las acosó o abusó de ellas en distinto grado, incluidas violaciones. Según crece la lista, crece también el convencimiento de que Weinstein llegó a la cima de Hollywood y se mantuvo en ella mientras todo el mundo sabía o sospechaba lo que sucedía en aquellas supuestas reuniones de trabajo en hoteles. Y, sobre todo, mientras decenas de mujeres callaban por temor o vergüenza. La lista de víctimas incluye nombres como Rosanna Arquette, Mira Sorvino, Gwyneth Paltrow o Angelina Jolie.

La policía de Nueva York ha abierto una investigación formal sobre las acusaciones contra Weinstein por hechos cometidos en la ciudad. En Nueva York, la prescripción de las agresiones sexuales puede ir desde los dos años hasta no tener límite, según la gravedad de las acusaciones. La policía de Los Ángeles también se ha entrevistado con presuntas víctimas de Weinstein.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *