Muere un turista italiano al entrar por error en una favela de Río de Janeiro

Un turista italiano, de 52 años, murió baleado la mañana de este jueves al entrar por equivocación en el Morro dos Prazeres, una favela del turístico y bohemio barrio de Santa Teresa, en el centro de Río de Janeiro. La víctima, Roberto Bardella, y su amigo, Rino Polato, de 59 años, conducían dos motocicletas cuando entraron en la comunidad, donde, en los últimos meses, se han repetido los tiroteos entre traficantes y policías.

La policía recibió una denuncia sobre la desaparición de los dos turistas italianos alrededor de las 11 de la mañana, según la Unidad de Policía Pacificadora, cuyo objetivo es mantener la paz en el lugar. Los policías cercaron la región, pacificada desde 2011, y encontraron el cuerpo sin vida de Bardella. El segundo turista fue encontrado ileso en una de las calles de acceso a la favela y está respondiendo a las preguntas de la policía. Los agentes también encontraron las motocicletas de ambos.

 

Los dos amigos comenzaron, el día 29 de noviembre en el aeropuerto de Venecia (Italia), un viaje por algunos países de Latinoamérica, según Polato registró en su perfil de Facebook. Juntos, visitaron Asunción, la capital de Paraguay, Buenos Aires, en Argentina, y Curitiba, ya en Brasil. El pasado día 4, Polato se congratulaba por los 650 kilómetros de la “primera etapa” recorridos en moto hasta la ciudad brasileña, en la que fue su última publicación en la red social.

A pesar de la pacificación de 30 favelas cariocas, que desde 2008 lleva contingentes de policías a las comunidades más carentes para neutralizar el dominio del tráfico de drogas, la entrada en varias favelas de Río depende de la aprobación de sus dueños, los narcotraficantes. Este es el tercer caso conocido en poco más de un año en el que alguien murió tras entrar por equivocación en alguna favela de Río.

Durante los Juegos Olímpicos, en agosto, un coche patrulla de la Fuerza Nacional que colaboraba con la seguridad del evento se equivocó en su camino y entró en el complejo de favelas de Maré. El agente Hélio Andrade recibió un disparo en la cabeza durante el ataque y murió.

En octubre del año pasado otro caso conmocionó Río, cuando un grupo de traficantes de una favela de Niterói, en la región metropolitana, disparó más de 20 tiros contra el coche de la pareja formada por Francisco y Regina Murmura.Francisco, de 69 años, sobrevivió, pero Regina, de 70 años, falleció. Francisco llegó a salir del coche e imploró al grupo de aproximadamente 20 hombres armados que le dejaran irse para salvar a su mujer. Recibió como respuesta un culatazo en la cabeza, retiraron una motocicleta que bloqueaba su camino y dieron otra ráfaga de tiros como despedida. “Pensaron que era policía”, dijo el viudo en el velatorio de su esposa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *