El gigante Apple entra en la carrera del coche sin conductor

Apple se suma a la carrera por el coche sin conductor y, por primera vez, lo reconoce de manera pública. La empresa se ha dirigido a las autoridades de tráfico para pedir permiso y comenzar sus pruebas. En la carta, desvela sus intenciones: “Apple usa machine learning (una rama de la inteligencia artificial en la que las máquinas aprenden y mejoran su rendimiento analizando datos y patrones) para hacer más inteligentes sus productos y servicios, más intuitivos y más personales. La compañía está invirtiendo de manera intensa en el estudio de este campo y la automatización. Estamos muy ilusionados con su potencial en muchas áreas, también en el transporte”.

Apple reconoce las bondades del coche sin conductor: “Los coches automáticos tienen un gran potencial para mejorar la experiencia de los humanos, prevenir millones de choques al años y heridos. Es vital que estos experimentos se lleven a cabo con seguridad, tanto en el diseño como en la producción”. Al mismo tiempo, pide flexibilidad para poder empezar con los experimentos: “Para poder proteger al público y mantener el ciclo de innovación pedimos a la NHTSA (la autoridad a cargo de las vías públicas de Estados Unidos) que valoren nuestras peticiones sobre excepciones e interpretaciones. Nuestra meta es promover la innovación y hacer que esta tecnología sirva para salvar vidas”. Esta carta marca un hito en el habitual secretismo de Apple, que concluye pidiendo permiso para empezar a rodar.

No queda claro si pretenden hacerlo con un vehículo propio o solo desarrollando un software en coches de terceros incluyendo tecnología y sensores propios. En febrero se tuvo la primera noticia de una laboratorio en Sunnyvale, en la parte sur de Silicon Valley, dedicado a estos vehículos.

En los dos últimos años Apple ha contratado perfiles para este proyecto con gran intensidad, pero también ha visto como algunos de sus líderes de equipo, como en el caso de comunicación, cambiaban la manzana por Tesla con Elon Musk a la cabeza. El fundador de Tesla es el nuevo mago de Silicon Valley, su capacidad de sorpresa es similar a la que tuvo Steve Jobs en su segundo periodo en Apple. Los de Fremont, muy cerca de Oakland, lideran este campo con dos modelos en el mercado y un tercero que saldrá el próximo año por 35.000 dólares, el más asequible de todos.

La carta de Apple la firma Steve Kenner, su director de integridad de producto, fechada el 22 de noviembre reconoce que la privacidad es una de sus prioridades. Apple, por primera vez, ha reconocido el envío de esta carta que significa su llegada a uno de los espacios más competidos por las empresas de Silicon Valley los fabricantes tradicionales de coches, tanto Ford, de Michigan, inventora de la cadena de montaje y emblema nacional, como Toyota, han abierto centros cerca de Palo Alto para investigar y promover esta forma de transporte. El presidente Obama ha sido uno de los impulsores de esta forma de transporte de manera activa con declaraciones y también con un marco regulatorio acorde con los nuevos tiempos.

Apple va un paso más allá que el resto de competidores con una petición, la de compartir datos para evitar errores. “Las empresas deberían informar de casos de posibles accidentes, o que estén en el filo. Al compartir los datos, la industria contará con una serie de información mucho más afinada que la que podría tener una empresa trabajando en solitario”.

Uber en alianza con Volvo ya ofrece en Pittsburg sus servicios de coche autónomo. Por ahora no prescinden del conductor pero sí va de forma testimonial, por si sucede un imprevisto y para darle confianza al cliente. La empresa alternativa al taxi cuenta con un espacio cerca de San Francisco para realizar pruebas adicionales.

Google fue pionera en este sector, primero con unos Lexus modificados y después con un pequeño biplaza de facturación propia y velocidad limitada. Ambos se pueden ver en su campus de Mountain View. Sin embargo, son cada vez más las voces que apuestan por que Google no lo sacará al mercado de consumo como tal, sino que licenciará su software para que otras empresas lo usen. De ese modo evitaría muchas trabas legales, tanto con las aseguradoras, como con los clientes al tener que entrar en revisiones, entregas, fabricación y garantías.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *