Netflix apuesta por la animación latinoamericana

Latinoamérica es un continente lleno de mitos, cuentos y tradiciones. Muchas de las historias que se relatan son parte de la tradición oral que proviene de la imaginación popular, fábulas que en más de un caso son desafíos a la lógica. Inspirada en la exitosa tetralogía de películas para niños de Ánima Estudios–que toma a personajes del folclore hispanoamericano como La Llorona; La Nahuala, las momias de Guanajuato o el Chupacabras- nace Las Leyendas, la primera serie original animada de Netflix producida en América Latina.

La primera temporada de 13 episodios se estrenará en 30 idiomas en todo el mundo el próximo año. Según la sinopsis, la aventura está ambientada en el año 1800, en la que darán a conocer a Leo San Juan, un adolescente necio, pero heroico, quien tiene la habilidad para comunicarse con fantasmas y monstruos. Un día, el pueblo natal del protagonista desaparece y salta a otra dimensión por lo que deberá unir fuerzas con un grupo de fantasmas bastante peculiar: Don Andrés, un espectro anciano un poco loco, pero gran amigo; Teodora, el fantasma de una niña aficionada de las redes sociales; Alebrije, una criatura mitológica que siempre tiene hambre; y, por último, Finado y Moribunda, una pareja de calaveritas de azúcar vivientes.Este bizarro equipo, inspirado en los personajes del galardonado productor Ricardo Arnaiz, deberá luchar contra los malévolos planes de Quetzalcoatl, una entidad de otra dimensión, quien desde hace siglos busca conquistar el universo. San Juan y sus amigos del más allá viajarán en su nave mágica a los rincones más famosos y místicos del mundo para luchar contra el mal y enfrentarse al séquito de criaturas que amenaza el bienestar de todos.

Ánima Estudios toma la batuta de este proyecto después de haber realizado populares contenidos para niños como El Chavo Animado, para la televisión,y Don Gato y su Pandilla, para el cine. Para esta serie latinoamericana, se les unió el escritor James Krieg, conocido por su trabajo en otros productos de contenido infantil como ser Scooby-doo! Misterios, Ben 10, La Liga de la Justicia y Spooksville. Fernando de Fuentes, presidente de Ánima Estudios, cree que el éxito de La Leyenda del Chupacabras en el cine y el próximo estreno de la serie en Netflix, afirman la posición de la marca para convertirla en una franquicia.

Las cifras acompañan a su deseo de expansión: la cuarta entrega de las aventuras en la pantalla grande de Leo San Juan se convirtió en la segunda película más vista en México en su semana de estreno el pasado octubre, con una recaudación de más de dos millones de dólares. “Estamos contentos de que Ricardo Arnaiz nos haya cedido la licencia y a los personajes para continuar con las películas y con la serie en Netflix. Dependiendo de cómo nos vaya, pensaríamos en lanzar todo el merchandising de la película”, manifestó De Fuentes a los medios de comunicación cuando se dio a conocer el proyecto.

 

De este modo, Netflix se sube al tren de Disney, que también ha apostado por una producción televisiva animada inspirada en la cultura hispanoamericana, cuando presentó las aventuras de Elena de Ávalor, su primera princesa latina. “Creo que nuestras películas le hablan mucho a los latinos con un gran sentido del humor y con un toque de miedo que las hace exitosas”, afirmó el presidente de Ánima Estudios.

Otra empresa que quiere seguir el mismo rumbo es Fox. Su sede en América Latina anunció el pasado mes de octubre que se encuentra desarrollando City Hunters, la primera producción de dibujos animados creada en Argentina que busca un alcance global. Mientras, solo queda esperar cuál es el futuro que depara a Leo San Juan y a su pandilla sobrenatural en su intento de conquistar la preferencia del público infantil en la plataforma de streaming.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *