iPhone 7 Plus: ¿la cámara definitiva?

Sin disimulos. Apple sabe perfectamente qué es lo que mueve al usuario a la hora de utilizar un smartphone y no se pierde en florituras: mientras sus principales rivales se esmeran en proporcionar al usuario todo tipo de innovaciones tecnológicas en sus nuevos modelos de móviles, los californianos se esfuerzan en mejorar el rendimiento de funciones más mundanas en el terminal. A nadie se le escapa que el terreno de la fotografía es uno de los más importantes para los propietarios de un smartphone y buena prueba de ello es que desde hace años, los móviles lideran la lista del popular servicio de fotos Flickr.

Y la apuesta de los de Tim Cook, presentada durante su evento de ayer, ha sido arriesgada: el iPhone 7 Plus, el modelo más alto de la gama, cuenta con una cámara que promete cambiar las reglas del segmento, y todo ello sin perder la experiencia de uso del iPhone. ¿En qué consiste el salto propuesto por el iPhone 7 Plus en este terreno? La firma hace tiempo que abandonó la guerra de los megapíxeles para centrar sus esfuerzos en algo más evidente: mejorar la calidad de las fotografías del terminal. Lo intenta con un nuevo sistema de doble cámara con el que se disparan las posibilidades de una fotografía tras hacer clic el usuario y tomar una instantánea.

El conjunto se compone de dos cámaras, ambas de 12 MP cada una: la primera es una gran angular, que es precisamente la misma que emplea su hermano menor, el iPhone 7, y que sirve para las fotografías más directas, los clásicos “apunta y dispara” en los que el usuario pierde más tiempo. La segunda cámara opera en segundo plano para obrar realmente el milagro con las fotografías, y todo ello sin que el usuario sea realmente consciente de lo que sucede. El software se encarga de gestionar ambas lentes sin que el propietario del móvil apenas tenga que intervenir, y los resultados son, según explicó Tim Cook, muy similares a los que se obtienen con una cámara réflex.

Los resultados son, según explicó Tim Cook, muy similares a los que se obtienen con una cámara réflex

La segunda cámara cuenta con dos aumentos, de forma que el usuario podrá hacer zoom 2x sin perder calidad y hasta 10x gracias a una excelente gestión del software de la cámara, o al menos eso deducimos por las pruebas presentadas en la keynote. La combinación de ambas cámaras permite asimismo realizar excelentes fotos retrato, en las que, previa selección del usuario de dicho modo, el iPhone ofrece el conocido efecto Bokeh, mediante el cual el primer plano del rostro queda perfectamente enfocado, dejando el resto del encuadre difuminado en un efecto que únicamente se podía conseguir con cámaras réflex.

Apple asegura que esta nueva cámara es hasta un 60 % más rápida que en el modelo anterior, cuenta con un sistema de flash compuesto por 4 LED que ofrecen hasta un 50 % más de luz, así como estabilizador óptico y un rendimiento mejorado en condiciones de poca luminosidad gracias a una apertura más grande de ƒ/1,8. Apple ha puesto el listón muy alto, puesto que todo lo expuesto está a tan sólo una pulsación del disparador de distancia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *