EE UU conocía las ejecuciones en la Argentina de Videla

El Gobierno de Estados Unidos conocía las desapariciones forzosas llevadas a cabo durante una etapa de la dictadura de Jorge Rafael Videla en Argentina (1976-1981) y la generalización de las torturas contra los detenidos clandestinos. Así consta en el borrador del reporte anual sobre derechos humanos de la embajada estadounidense en Buenos Aires de 1980, desclasificado el lunes. “Creemos que los detenidos son habitualmente torturados como parte del interrogatorio y eventualmente ejecutados sin juicio”, indica uno de los cables americanos confidenciales fechado también en ese año.

La Administración de Jimmy Carter (1977-1981) ejerció una creciente presión diplomática para lograr el cese de las violaciones de los derechos humanos en Argentina, pero los esfuerzos se vieron limitados por intereses geopolíticos, entre ellos el deseo de frenar el avance de la URSS en Sudamérica, según el Plan de acción para Argentina 1980/81, que ocupa 11 de las 1.081 páginas desclasificadas.

El dilema entre el palo y la zanahoria fue una constante en la política de Carter hacia el régimen argentino. Los documentos difundidos por Washington, correspondientes al periodo 1977-1980, revelan el progresivo conocimiento de las atrocidades cometidas por los militares. El primer encuentro al más alto nivel entre los mandatarios de ambos países tuvo lugar en Washington en septiembre de 1977. En el acta de esa reunión se señala que Carter expresó a Videla “su admiración por los logros obtenidos por el Gobierno argentino en su lucha contra el problema del terrorismo y la reconstrucción de la economía argentina”. Además, le preguntó “qué pasos adicionales podrían darse para aliviar la preocupación en Estados Unidos [que Carter planteó que podía ser ‘exagerada’] sobre la situación de los derechos humanos en Argentina”.

'