Prohibido hablar de sueldo en la entrevista de trabajo para evitar la brecha de género

Las mujeres ganan menos dinero que los hombres en Estados Unidos. También en España, China, India o Rusia. Ocurría así hace 50 años, hace 30 y sucede ahora. Así que cuando en las entrevistas de trabajo les preguntan qué sueldo ganan, el punto se referencia para fijar el nuevo jornal siempre es más bajo, y así se perpetúa la brecha económica respecto a los varones, aunque realicen el mismo tipo de trabajo. Eso es lo que defiende Massachusetts, el primer estado de EE UU que ha aprobado un decreto por el cual las empresas no podrán inquirir sobre su historial salarial de los candidatos a los que evalúan, ni tampoco averiguarlo de cualquier otro modo. El fin que persigue este decreto pionero aprobado esta semana es evitar que tanto ellas como los trabajadores de minorías tradicionalmente más precarios salgan mal parados.

La norma, que entrará en vigor en 2018, también impide que las empresas pongan como regla en el trabajo el secretismo en los sueldos. Es decir, prohíbe prohibir a los empleados preguntar o informar sobre los que ganan a otros, una norma que existe en muchas empresas de EE UU. Porque precisamente la transparencia hace más difícil encubrir los casos de inequidad y pone sobre la mesa las disparidades, que siguen siendo importantes en todos los niveles profesionales e incluso en el país más rico del mundo.

'