Posted on July 12, 2020, 11:49 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Desde que a principios de este año los Meghan Markle decidieron dejar de ser miembros sénior de la Familia Real, el Príncipe Harry (35 años) y Meghan Markle (38) se han visto sometidos a una presión brutal por la abrumadora atención mediática y con la siempre mordaz prensa amarillista británica.

El nieto de la Reina Isabel II tildó de «jauría de perros» a los paparazis que hostigaron a su madre, Diana de Gales, durante un documental emitido en la BBC en 2017, y desde su boda con la exactriz estadounidense se ha centrado en evitar que su mujer acabe viviendo el mismo infierno.

Los conflictos entre la Familia Real británica y la prensa no son nuevos, pero tras la aparición de Meghan Markle en escena aumentaron considerablemente. Pese a que su salida y la del Príncipe Harry como miembros de los Windsor se hizo oficial el pasado marzo, la prensa no ha dejado de acosarles.

Preocupación en la familia

Tanto es así que esta semana, un familiar cercano a la exactriz -que ha preferido no revelar su identidad- ha ofrecido unas declaraciones al diario británico «The Sunday Mirror» en las que tanto él como el resto de la familia se encuentran muy preocupados por la salud de Meghan: «Está muy callada. Creo que es probable que se sienta extremadamente baja de ánimo y que se sienta en dificultades», comentó. «La batalla legal y el aumento de la tensión que se está creando con la realeza debido a la información que está saliendo, tiene que estar ejerciendo mucha presión sobre ambos», añadió en referencia a la demanda contra la empresa editorial de los tabloides «Daily Mail» y «Mail On Sunday» por difamación, mal uso de información privada, violación de la protección de datos e infracción de derechos de autor.

«Meghan se ha mostrado mucho más distante e introvertida en las últimas semanas y su familia está preocupada. Harry también debe sentirse atormentado por sus lazos familiares fracturados. Estuvo particularmente triste en el cumpleaños de Guillermo el 21 de junio», explicó el familiar de Meghan.

Jessica Mulroney y Meghan Markle en una imagen de archivo
Jessica Mulroney y Meghan Markle en una imagen de archivo

Además, la duquesa de Sussex vive un momento personal muy complicado después de que su mejor amiga fuera despedida tras ser acusada de racista. La estilista Jessica Mulroney, que conoció a Markle en Canadá mientras grababa la serie, fue acusada de tener comportamientos racistas contra la influencer afroamericana Sasha Exeter e incluso de amenazarla con perder su trabajo. «Me sentí como un completo fraude luchando por la igualdad racial y usando mi voz abiertamente aquí, mientras dejaba que una mujer blanca silenciara la mía a puerta cerrada», declaró. «Las consecuencias la han afectado de una manera muy fuerte y ni siquiera ha hablado con algunos de sus amigos más cercanos. Está cerrada, y piensan que no sabe en quién confiar», explicó el familiar a raíz de este conflicto.

Leave a Reply

  • (not be published)