La pequeña Camelia Maroto Cóndor era una luchadora. Natural de Ecuador como toda su familia, tenía 6 años y llevaba cuatro luchando contra el cáncer. Padecía leucemia y se sometió a numerosos tratamientos que la trajeron a España hace añ0 y medio a través de una ONG porque la única solución era el transplante de médula. Estaba esperando cuando contrajo el Covid-19.

No obstante, logró superarlo en poco tiempo; sin embargo, la enfermedad contra la que peleaba se hizo más agresiva justo cuando la iban a dar el alta. «La quimioterapia no ha dado resultado», dijeron los médicos. La infección en una úlcera debilitó aún más su pequeño cuerpo. Estaba en estado terminal y sometida a cuidados paliativos desde hace justo una semana en el Hospital de la Virgen de la Arrixaca (Murcia), junto a su madre Jenni que era su sombra, informa La Verdad

Ante la gravedad de su estado, su progenitora dio la voz de alarma en los medios de comunicación y se iniciaron las gestiones para que su padre Gabriel, que estaba trabajando en su país natal, pudiera traspasar el océano cuanto antes y despedirse de su pequeña. Un viaje que parecía imposible dado el cierre del espacio aéreo por la pandemia del coronavirus.

Imagenreciente de la pequeña
Imagenreciente de la pequeña – Cadena Ser

Pero gracias a la Delegación de Gobierno de Murcia y a las gestiones del Consulado de España en Guayaquil lo hicieron posible.Todo estaba listo. Iba a llegar este lunes. Sin embargo, Camelia no resistió. Falleció poco antes de que su padre pudiera viajar a España, informa La Verdad. La última vez que se vieron los tres fue en Navidad. Nada hacia presagiar que el proceso se iba a acelerar tanto.

La última vez que habló con él fue la madrugada del sábado. Hicieron una videollamada. Ninguno sabía que sería la última, aunque lo sospechaban. C amelia y sus padres lloraron y se dijeron adiós. Aunque la pequeña trató de aguantar cuanto pudo para esperar a su padre, no lo logró. Ahora cuando él se reúna con su mujer, compartirán el dolor por la triste noticia y se reunirán, al fin con la criatura.

Leave a Reply

  • (not be published)