Posted on February 26, 2020, 9:51 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Algo raro tenía que haber pasado para que Duffy renunciase al éxito cosechado a finales de la pasada década. Y efectivamente, la cantante británica vivió un episodio ya no raro, sino terrible: fue secuestrada y violada durante varios días, según ha confesado en su cuenta de Instagram. «No quería mostrarle al mundo la tristeza en mis ojos. ¿Cómo podía cantar desde el corazón si lo tenía roto?», dice la cantante.

«No os podéis imaginar la cantidad de veces que pensé en escribir esto. Muchos de vosotros os habéis preguntado qué me pasó, dónde me metí y por qué», explica la artista británica en su comunicado. «La verdad es, y creedme que estoy bien y a salvo ahora, que fui violada, drogada y mantenida cautiva durante algunos días. Por supuesto que sobreviví. La recuperación tomó su tiempo. No hay una forma suave de decirlo. Pero puedo afirmar que en la última década fueron miles y miles los días que me comprometí a querer sentir la luz del sol en mi corazón nuevamente. Ahora el sol brilla».

En 2008, tras el boom del neo-soul gracias al éxito de Amy Winehouse, Duffy entró en escena con «Mercy», un single que arrasó en todo el mundo alcanzando el número uno en muchos países, y que tuvo una letra que ahora es tristemente profética. El estribillo decía: «Te estoy pidiendo clemencia, ¿por qué no me sueltas?». Y según ella misma explicó en una entrevista, la canción trata sobre «no hacer algo que otra persona quiere que hagas».

Su disco de debut, «Rockferry», vendió nueve millones de copias. Pero entonces ella desapareció de la escena sin dejar rastro. «Un periodista me contactó, encontró la manera de comunicarse conmigo y le conté todo el verano pasado. Fue amable y me sentí increíblemente por poder hablar, al fin», cuenta ahora la vocalista de Gales.

Aunque no ha contado quién la secuestró y violó, Duffy ha explicado que en las próximas semanas posteará una entrevista en audio en la que dará más detalles de todo lo que le sucedió.

Además de convertirse en un fenómeno superventas, Duffy ganó un Grammy y tres Brit Awards en 2009 por «Rockferry». Pero su segundo álbum, lanzado en 2010 con el título de «Endlessly», supuso un bajó de ventas y popularidad. Desde entonces, los mayores hitos de la artista, nacida con el nombre de Aimee Anne Duffy, fueron actuar en el concierto de homenaje a Edith Piaf en Nueva York, en 2013, y su participación en la película de 2015 «Legend». Desde entonces ha estado alejada de la industria. «Di un paso atrás. Pensé: voy a parar todo esto de inmediato. Todo se volvió tan complejo, tanta responsabilidad. Estaba arrullando a la gente para que durmiera, no dirigiendo la NASA. De repente, era un producto, una empresa, una mujer de negocios. Pero, por encima de todo, lo que quería era ser un humano».

Leave a Reply

  • (not be published)