Posted on January 24, 2020, 3:26 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

En Venezuela, cada zafra de caña de azúcar comienza con una quema. Los fuegos empiezan en enero en los cañaverales de la zona central del país. El jueves, esas llamas alcanzaron a 11 adolescentes de entre 10 y 18 años que cazaban conejos en La Capiera, un caserío agrícola en la ciudad de Cagua, Estado de Aragua, 105 kilómetros al surde Caracas.

A Danyer Maicán, Rainer Carrasquel, Erickson Plaza, Jhonaiker Raya, Junior Figueroa, José Salazar, José Carrasquel, Kelvin Rodríguez y los hermanos Otniel y José Ramos el fuego los alcanzó por sorpresa entre las varas de caña. Algunos de sus familiares contaron que los jóvenes solían jugar en el cañaveral. Sacaban el bagazo restante de la cosecha de la caña o cazaban a los conejos que en la temporada de quema huyen de sus madrigueras. “La caza de conejos es algo tradicional, el cañaveral está detrás de nuestras casas, cada año con la cosecha se hace la quema y los animales silvestres, conejos, iguanas, lapas, salen y los muchachos van a cazarlos. Pero este año cambió la brisa. Las llamas eran inmensas, el viento las trajo y la candela los arropó”, contó José Celis, familiar de uno de los fallecidos, a medios locales.

Los habitantes del lugar lograron rescatar los cuerpos de siete de los jóvenes de entre los cañaverales. Sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado. Los bomberos pudieron sacar del incendio a los otros cuatro con vida, pero fallecieron horas después en el hospital.

Policías y fiscales acudieron este jueves a la zona para realizar un peritaje. “Los muchachos se encontraban de cacería en el lugar. Al parecer había una quema del cañaveral, no sabemos si espontánea o controlada”, dijo Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los cañaverales pertenecen a la empresa agrícola El Lago, que supuestamente inició una quema controlada de la plantación para limpiar el terreno para la próxima siembra, según aseguró el fiscal designado por la Asamblea Constituyente, Tarek William Saab.

La quema de cañaverales es una práctica común en Veneuzela, a pesar de ser riesgosa y contaminante. Desde hace semanas, habitantes del Estado de Aragua y ONG ambientalistas han denunciando la crisis sanitaria que ha generado la quema de basura y los incendios de vegetación y maleza por la sequía y por fallas en la gestión de los desechos.

Leave a Reply

  • (not be published)