Posted on January 03, 2021, 7:44 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

¿Somos sinceros a la hora de expresar a la pareja nuestras preferencias en la cama? ¿Y cuando se trata de compartir fantasías sexuales? Cerca del 77% de las parejas consultadas aseguraron tener una relación sincera sobre sus gustos y deseos sexuales, según los datos de una encuesta reciente de Sexplace.es, que además revela que, aunque los hombres son los que más variedad de retos plantean a sus parejas, son las mujeres las que más acuden a tiendas especializadas en busca de juegos, juguetes o ideas para recrear en la intimidad.

Es cierto que a la hora de hablar de gustos y preferencias sexuales existe todo tipo de casuística, tantos casi como personas, pero existen algunas notas comunes cuando hablamos de «fantasías sexuales más habituales en ellas» y «fantasías sexuales más frecuentes en ellos», según explica la sexóloga de Sexplace.es, Laura Hermoso.

Diferencias entre ellos y ellas

Las fantasías sexuales masculinas más comunes suelen ser más exploratorias, es decir, relacionadas con actividades como sexo en grupo o con la búsqueda de nuevas sensaciones como «tener sexo con varias mujeres a la vez», «intercambio de parejas» o «participar en una orgía». También les interesa, según comenta Laura Hermoso, el juego de roles, el fetichismo, el sexo anal y practicar sexo con parejas de distinta edad.

A ellas les gusta especialmente, según revela la sexóloga, las fantasías de tipo íntimo y romántico. Así, les resulta atrayente la práctica de sexo en escenarios diferentes (el capó de un coche, la terraza de un ático, un jacuzzi, un probador…), el sexo con un dominante (en la práctica de BDSM), el sexo con un extraño o incluso el sexo al azar con algún desconocido y la práctica sexual en lugares románticos. También les resulta atractiva la opción del intercambio de parejas a la hora de fantasear.

Además, la sexóloga explica que ellas se centran mucho más en los detalles y disfrutan añadiendo o adornando las escenas con cosas concretas (a qué huele, cómo es el lugar, cómo es la iluminación, qué música se está escuchando…) que consideran importantes. Los hombres, por el contrario, son más directos y cuentan el acto o el hecho en sí, pero sin tanto detalle.

A la hora de hablar de las fantasías en pareja el consenso no suele ser difícil, según explica la experta, pues las fantasías pueden tener nexos en común en los que uno y otro pueden dar rienda suelta a sus deseos. En este sentido, la sexóloga destaca la importancia de la comunicación y la puesta en común, que es fundamental para abordar los diferentes gustos y preferencias en el sexo. Un apunte que hace es que, en general, ellas suelen ceder más que ellos en la práctica de la fantasía.

¿Qué es lo que más preocupa en el sexo?

Mientras que a los hombres les preocupan cuestiones como la posibilidad de no dar la talla en la cama, conseguir el orgasmo o sufrir un gatillazo, en el caso de ellas es más frecuente que sus inquietudes tengan que ver con el hecho de que la pareja no quiera usar preservativo, la posibilidad de contraer enfermedades, que su cuerpo no resulte atractivo o que no comprendan o no sepan interpretar un «no» como respuesta.

A ellas les preocupa

  • Que la pareja no quiera usar preservativo
  • Que la pareja tenga una enfermedad venérea
  • Que se rompa el preservativo y haya un embarazo no deseado
  • Que piensen que su cuerpo es poco atractivo
  • Que no se comprenda un «no» como respuestas
  • Que la pareja no alcance el orgasmo
  • Que sean malas en la cama

A ellos les preocupa

  • Que la pareja tenga una enfermedad venérea
  • Que la pareja no alcance el orgasmo
  • Que sufran eyaculación precoz
  • Que piensen que su cuerpo es poco atractivo
  • Que no les resulte posible llevar a cabo el acto sexual
  • Que sean malos en la cama
  • Que piensen mal sobre el tamaño del pene

El riesgo de abusar del «porno casero»

Una de las prácticas que puede contribuir a desvirtuar las fantasías sexuales es la proliferación de los vídeos «amateur» en portales como pornhub o en otros similares. Tal como explica la experta de Sexplace, el fácil acceso a este tipo de webs que ofrecen miles de vídeos de porno caseros hace que una gran parte de la sociedad pueda tener acceso a estas escenas eróticas de parejas supuestamente reales que muestran aparentemente relaciones sexuales cotidianas. «Lo que se ve como algo cotidiano o habitual en estos vídeos no tiene nada de real. Están creados para excitar y por lo tanto busca el consumo rápido y no refleja la realidad de una relación de pareja. Crea una falsa realidad sobre las relaciones sexuales», alerta la sexóloga, quien remarca el hecho de que en esos vídeos no exista referencia alguna a lospreliminares y tampoco se vea en ellos el desarrollo real de cada fase de la relación íntima. «Esa evolución y esos pasos son importantes en una relación sexual», afirma.

A las personas a las que más puede afectar este tipo de vídeos, según revela la sexóloga Laura Hermoso, es a la gente joven y sin experiencia, que pueden ver en estos vídeos algunas actitudes o comportamientos que pueden distorsionar su visión de lo que realmente debe ser una relación íntima.

FALSOS MITOS SOBRE EL SEXO

  • ¿El tamaño importa? No, se prefiere habilidad a tamaño en el pene. La longitud media es de 13 centímetros.
  • ¿Es espontáneo el sexo anal? No, requiere interés por ambas partes, preparación (lubricación), suavidad y práctica.
  • ¿Importa el número de relaciones? Hablar de las relaciones sexuales anteriores ya no es un tabú y es una barrera que se da por superada.
  • ¿El orgasmo siempre es el objetivo? El disfrute es el objetivo. Las mujeres heterosexuales son las que menos orgasmos tienen durante el sexo en pareja, menos que cualquier otro grupo: hombres heterosexuales, gays y lesbianas.

 

Leave a Reply

  • (not be published)