Elton John se ha desnudado emocionalmente en su libro autobiográfico Yo: Elton John, unas memorias que salen a la venta a partir del 15 de octubre. En ellas, el artista cuenta algunas facetas de su vida y revela algunos detalles hasta ahora desconocidos por el público, como que padeció cáncer de próstata, los motivos por los que estuvo más de siete años sin hablarse con su madre o cómo la paternidad le cambió la vida.

El diario británico Daily Mail ha sido el encargado de recoger algunos de estos fragmentos días antes de la publicación del libro, donde el cantante, de 72 años, explica que su madre, Sheila Farebrother, siempre fue muy crítica con él tanto en su trabajo como en su vida personal. “Si hacía un nuevo álbum, era una basura; si compraba un cuadro, era muy feo; si tocaba en un concierto solidario, era la actuación más aburrida a la que había asistido que se salvó por la participación de otro artista”, cuenta. El artista señala que fueron dos ocasiones las que marcaron el distanciamiento con su madre: cuando dejó de trabajar con su asistente personal, Bob Halley, y cuando se casó con su pareja y padre de sus dos hijos, David Furnish, en 2014.

“Pasar tiempo con ella era como invitar a almorzar o de vacaciones a una bomba sin detonar: siempre estaba histérica, como cuando yo era niño. Para cuando nació Zachary [en 2010, el primero de sus dos hijos con David Furnish], ya no nos hablábamos en absoluto. Un periodista, en busca de la primicia, le preguntó a mi madre sobre cómo se sentía al no conocer a su primer nieto. Y ella dijo que no le molestaba porque nunca le habían gustado los niños”, recuerda.

Elton John y Bob Halley, su asistente personal, habían trabajado juntos desde los años 70, pero en los últimos tiempos su relación se había vuelto tensa. El artista cuenta que el lujoso estilo de vida que llevaba Halley chocó con la nueva gerencia que había contratado el cantante, pues la nueva oficina que llevaba las cuentas y la administración supo rentabilizar mejor sus éxitos. “Después de una fuerte discusión, Bob se fue avisándome de que mi carrera sin él terminaría en seis meses. El único cambio en mi carrera después de que Bob renunciara fue que los gastos de la gira se redujeron notablemente”.

Farebrother nunca perdonó a su hijo que dejara escapar a su gran amigo. “Mamá estaba absolutamente furiosa cuando se enteró de que Bob se había ido: se llevaban muy bien. Ella no quiso escuchar mi versión y me dijo que Bob siempre había sido más un hijo para ella que yo mismo. Y fue entonces cuando me dijo: ‘Te importa más esa maldita cosa con la que te casaste que tu propia madre”. “No volvimos a hablar durante los siguientes siete años”.

Pese a que no se dirigían la palabra, Elton John no dejó de preocuparse por su madre y se aseguró de que no nunca le faltara nada. “Me aseguré de que la cuidaran económicamente. Cuando quiso mudarse a Worthing, le compré una casa nueva. Pagué por todo; me aseguré de que tuviera la mejor atención cuando tuvo que operarse de la cadera… Subastó los regalos que yo le había hecho, sus joyas…todo para fastidiarme a mí…Fue triste pero yo ya no la quería en mi vida”, recuerda el artista.

Elton John y su madre Sheila Farebrother, en 2002. ampliar foto
Elton John y su madre Sheila Farebrother, en 2002. CORDON PRESS

Pese a todos esos años de desprecio y dolor, en cuanto el artista se enteró de que su madre estaba enferma no dudó en volver a ponerse en contacto con ella. “La invité a almorzar. Entró en Woodside y lo primero que dijo fue: ‘Había olvidado lo pequeño que es este lugar”. Él no quiso entrar al trapo y, pese a que su madre volvió a rechazar ver a sus hijos en esa ocasión, Elton John insistió en querer demostrarle que después de todo lo que habían pasado la seguía queriendo. “Yo también te quiero, pero no me gustas en absoluto”, recibió como respuesta por parte de su madre. Una frase que, en cierto modo, sirvió para cerrar ese largo capítulo de su vida y, de alguna manera, limar asperezas.

Por ello, unos meses después, cuando el cantante se enteró de la muerte de su madre en diciembre de 2017, entró en shock. “Estaba increíblemente molesto. La había visto la semana anterior y sabía que tenía una enfermedad terminal, pero no la vi tan mal. Ella nunca fue una madre cariñosa pero, más allá de la mala racha entre nosotros, hubo momentos en los que me apoyó y en los que fuimos felices”.

Elton John con su marido David Furnish y sus dos hijos Zachary y Elijah, este verano.ampliar foto
Elton John con su marido David Furnish y sus dos hijos Zachary y Elijah, este verano. GTRESONLINE

En sus memorias, Elton John revela que el mismo año de la muerte de su madre, él también había estado a punto de morir debido a un cáncer de próstata que descubrió después de un rutinario chequeo médico. John explica en su libro que tomó la decisión de no someterse a quimioterapia y que prefirió una complicada cirugía para extirparse la próstata porque prefería “cortar por lo sano” que enfrentarse a “docenas de visitas al hospital”, lo que hubiera interferido más en sus planes profesionales y conciertos que ya tenía programados. Aunque la intervención fue un éxito, el cantante contrajo una infección que acarreó serios problemas. “Fui muy afortunado, aunque en ese momento no me di cuenta”, dice. “Estuve despierto toda la noche, preguntándome si iba a morir”, recuerda el cantante. “En el hospital, solo, a altas horas de la noche, recé: ‘Dios, no me dejes morir, déjame ver a mis hijos otra vez, dame un poco más de tiempo”.

El artista cuenta que su estado era tan grave que desde el hospital avisaron a su marido de lo peor. “Los médicos le dijeron a David que me quedaban 24 horas de vida. Si la gira por Sudamérica hubiera durado un día más, estaría fiambre”, añadió. Tras 11 días en el hospital, recibió el alta y pasó otras siete semanas recuperándose en casa.

Unos problemas de salud que hicieron que el cantante se replanteara su vida y tomara la decisión de retirarse para dedicarse por completo a su familia: a su marido, David Furnish, y sus dos hijos, Zachary, de nueve años, y Elijah de seis. Por ello, y por ellos, desde el año pasado y hasta 2020 Elton John se encuentra sumergido en su gira de despedida Farewell Yellow Brick Road, que empezó en septiembre de 2018 y termina en 2020 con más de 350 conciertos en los cinco continentes en los que la estrella del pop repasa sus grandes éxitos tras más de medio siglo de carrera musical.

Elton John también dedica parte de sus memorias al momento en que descubrió que quería ser padre. El intérprete de Your Song cuenta que era su marido quien más ganas tenía de formar una familia y él siempre rehuía el tema: “Cada vez que David mencionaba la idea de formar una familia, le presentaba una lista de objeciones porque yo no quería hijos. Era muy viejo, demasiado establecido en mis caminos. Demasiado ausente y siempre fuera, de gira […] En realidad, mi propia infancia fue la raíz de cada una de mis objeciones”.

Fue una visita a un orfanato en Ucrania lo que le hizo cambiar radicalmente de opinión: “Sentí una conexión inmediata con un niño al que intentamos adoptar David y yo junto a su hermano, sin éxito, pero mis sentimientos paternos ya no se fueron. Ahora quería hijos tanto como quería David”. Y cumplió otro de sus sueños y lo hizo por partida doble: Zachary nació el día de Navidad de 2010 y su hermano Elijah en enero de 2013, ambos por el mismo vientre de alquiler.

RICHARD GERE Y SYLVESTER STALLONE, PELEADOS POR DIANA DE GALES

Elton John y Diana de Gales se conocieron en el castillo de Windsor en 1981, cuando ella tenía 19 años y él 34. Desde entonces forjaron una gran amistad y se les solía ver juntos en eventos solidarios. Después de separarse de Carlos de Inglaterra, Lady Di fue invitada a una de las cenas que organizaron el cantante y su pareja en su casa, a la que también acudieron los actores Richard Gere y Sylvester Stallone y el cantante George Michael, entre otros. En sus memorias, John recuerda lo bien que congeniaron Diana y Gere en esa velada, “conversando los dos solos frente a la chimenea ante la atenta mirada de Stallone”. Cuando llegó la hora de cenar, todos se dirigieron hacia la mesa, excepto los dos actores. “Cuando David fue a por ellos, se los encontró en el pasillo uno frente al otro, aparentemente a punto de resolver sus diferencias sobre Diana con una pelea”. Tras la cena, el actor de Rocky decidió abandonar la fiesta. “Si hubiera querido, la hubiera tenido”, dijo Stallone a sus anfitriones antes de marcharse airado.

Leave a Reply

  • (not be published)