Posted on October 06, 2019, 6:50 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 13 mins

José Daniel Ferrer es un símbolo en Cuba y también fuera de ella. Expreso de conciencia, es un ejemplo de resistencia para todos los disidentes y quienes defienden los derechos humanos en la Isla y luchan, a través de la palabra y el activismo, por recuperar la democracia como coordinador general de la ONG Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que ha logrado congregar a 6.000 disidentes en la Isla.

Sus cuestionamientos tanto del anterior gobierno, presidido por Raúl Castro, como de su sucesor, Miguel Díaz-Canel, le han valido un continuo hostigamiento, traducido en el allanamiento constante de la sede principal de la ONG, que también es su domicilio, por las fuerzas de seguridad del régimen (que se han llevado ordenadores, televisores, enseres, medicinas e, incluso, comida). A esto se ha sumado la regularidad de sus detenciones -una al mes-, que se han extendido normalente durante 72 horas, hasta ahora.

La última se produjo el pasado 1 de octubre, cuando de nuevo la fuerzas de seguridad asaltaron la sede de la UNPACU en Santiago de Cuba. De inmediato los activistas de la misma ONG y otros disidentes dieron la voz de alarma en las redes sociales sobre esta nueva detención arbitraria sobre una persona cuya salud está cada vez más deteriorada (ayer no fue posible que el opositor recibiera unos medicamentos para su gastritis crónica).

En los últimos días, han sido numerosas las denuncias por esta detención, como la que ha expresado el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a través de su cuenta de Twitter: «Condenamos enérgicamente la detención arbitraria del activista de derechos humanos y líder del #UNPACU @jdanielferrer por parte del regimen castrista. Libertad ya #OEAconCuba».

 

Unos días antes también había mostrado su rechazo el senador republicano, de origen cubano, Marcos Rubio: «Se desconoce el paradero de @jdanielferrer , coordinador general de la #UNPACU, y de varios activistas de la organización. ¿Cuál es el temor del régimen con estos miembros, porque se empeñan en silenciar su voz? NADA detendrá a estos activistas en su lucha por una #CubaLibre.

 

También se han hecho eco de la alarmante situación de Ferrer otras ONGs, como la española Cuban Prisoners Defenders, cuyo fundador, Javier Larrondo, es además el representante de UNPACU ante la Unión Europea. «Prisoners Defenders expresa su profunda preocupación por el estado de salud e integridad física de José Daniel Ferrer, la cabeza visible de la oposición social y democrática en Cuba, y las personas detenidas junto a él».

En un comunicado, la ONG detalla cómo fue el momento del apresamiento del activista: «En la madrugada del día 1 de octubre 2019, fuerzas combinadas especiales al mando (fuerzas que dirige directamente Raúl Castro y que no dependen de los mandos provinciales en Cuba) y efectivos auxiliares de la Seguridad del Estado y Ministerio del Interior, sitiaron la casa de José Daniel Ferrer, donde se ubica la sede principal de la UNPACU, y cortaron las comunicaciones a todos los activistas. A las 7:00am dichas fuerzas entraron violentamente en tres viviendas que conforman la sede principal de UNPACU en Santiago de Cuba», indican.

En el asalto, detuvieron además de a José Daniel Ferrer García, a Fernando González Vaillant, José Pupo Chaveco, Ibeisi Chacón García, Sandy Ramírez, José Daniel Ferrer Cantillo (hijo de José Daniel Ferrer García, menor, de 16 años) y Evert Luis Hidalgo Ladrón de Guevara. «A los dos últimos les tuvieron detenidos durante cinco horas en las sedes hasta liberarlos. Los cinco primeros fueron trasladados a paradero desconocido», aclara la ONG. Cuando se escribe esta nota, Ferrer sigue detenido, lo que supondrían ya más de 96 horas privado de libertad, y tiene visos de extenderse mucho más tiempo al tratarse de uno de los rostros más visibles de la oposición.

Pruebas fabricadas

Encarcelado en el año 2003, Ferrer fue acusado por participar en la recogida de firmas del Proyecto Varela, una solicitud de plebiscito articulada como legítima y legal en el artículo 88g de la Constitución de Cuba vigente en dichas fechas, el fiscal solicitó su pena de muerte pero finalmente fue condenado a 25 años de prisión y nombrado desde entonces Prisionero de Conciencia por Amnistía Internacional. En 2010, rechazó la expatriación a España, ofrecida por el Gobierno cubano, convirtiéndose en uno de los 12 miembros del Grupo de los 75 que se negó a salir de Cuba y permaneció en prisión. Fue el último liberado, el 24 de agosto de 2011. Cuando salió decidió continuar con la lucha por la libertad y la defensa de los DD.HH. en Cuba fundando la UNPACU. Esto le ha convertido en un elemento muy incómodo para el régimen y en constante objetivo de su represión.

La detención actual podría llevar a Ferrer a un encarcelamiento prolongado, según las últimas informaciones, como consecuencia de una estrategia del régimen cubano que habría fabricado pruebas falsas para condenarle por un delito que no ha cometido. «Las autoridades justifican ahora, tras el asalto con violencia y robos, que un ciudadano llamado Sergio García González acusaba a José Daniel Ferrer García de haberle ocasionado lesiones», indica Prisoners Defenders. «Salió de la misma el día 21 de septiembre en perfecto estado -en referencia a Sergio García-. Luego de irse dicho ciudadano, al día siguiente, supimos por vecinos de la sede que la policía política había presionado a numerosos vecinos para que testificaran falsamente sobre cualquier altercado con dicho ciudadano. Los vecinos nos contaron como se negaron a declarar falsamente y después la esposa de Sergio nos comunicó que al día siguiente de estar en la sede había tenido un accidente en el que había sufrido ciertas lesiones», detalla el responsable de Prisoners Defenders. Después de aquello, Sergio recibió la visita de la Seguridad del Estado «para presionarle y que dijera que las lesiones del accidente se las había ocasionado José Daniel Ferrer García».

 

Sobre las razones que han llevado al activista a ser de nuevo detenido (la anterior detención fue a principios de septiembre con motivo de la manifestación de los Girasoles, coincidiendo una vista de represenatntes de la UE), se resumen en tres, según esplica Larrondo: «Su activismo a través de la UNPACU, apoyar las medidas del presidente Trump contra Venezuela y Cuba, la última contra esta fue la restricción de visas aprobada por el Departamento de Estado contra funcionarios del ministerio de Salud por su complicidad en los delitos de esclavitud contra los médicos que están desplegados en las misiones internacionales; y, por último, porque el régimen cubano no quiere que Ferrer esté en la calle en vísperas de la celebración de las elecciones de un nuevo gobierno en Cuba que tienen lugar el próximo 10 de octubre». Dichos motivos se los habrían trasladado a la esposa del opositor, Nelba Ortega, durante la visita que le realizó ayer a la cárcel, y en la que intentó facilitarle medicamentos para su enfermedad pero que fueron rechazados.

 

Tibieza de la UE

La detención de Ferrer ha movilizado a las redes sociales para lograr su liberación. Sin embargo, no todos los organismos han mostrado la misma inquietud. La Unión Europea se ha mostrado muy tibia con la detención de Ferrer. Según ha podido saber este periódico, el régimen habría querido tranquilizar a algunos funcionarios de la UE, interesados por el caso, diciendo que el opositor sería liberado en breve, algo que no ha cumplido, ganando así el tiempo suficiente para construir un caso contra Ferrer que justificara su procesamiento.

Hace unas semanas la Alta Representante de Asuntos Exteriores para la Unión Europea, Federica Mogherini, visitó Cuba y subrayó las buenas relaciones con su gobierno, subrayando que este país es un «socio clave» para la UE, sin hacer mención a la represión que esos mismos días tenía lugar en sus calles (hubo más de un centenar de detenciones). Entre los críticos contra la innacción de la UE ante la violación permanente de los DD.HH. en la Isla (el pasado mes fueron 485 personas y la cifra de presos de conciencia ha aumentado en cuatro casos más), se encuentra la ONG española que dirige Larrondo. «Hacemos un llamamiento a la Unión Europea, especialmente a la Comisión, para que sea valiente y congruente con sus principios, y demuestre a nivel público que los derechos humanos sí son un eje vertebrador de las relaciones con Cuba, y condene respetuosa pero firmemente este asalto y los 8 asaltos y cientos de detenciones acontecidas tanto en la visita de la señora. Mogherini como en el presente mes de septiembre».

En opinión de Larrondo, la actitud de la UE «de diálogo y aparentes fantásticas relaciones con Cuba alimenta de forma directa dos de los pilares de la dictadura castrista: facilitar la propaganda de la falsa superioridad ideológica y las relaciones internacionales». Favorece además «la obtención de fondos tanto de la Unión Europea como de la financiación que permite al régimen el aval de las relaciones y proyectos en marcha». Y advierte que mientras «no visibilice y dé legitimidad a la verdadera sociedad civil de Cuba, ni jamás condene públicamente estos actos -como viene haciendo-, la represión contra los activistas de derechos humanos irá en aumento»

Leave a Reply

  • (not be published)