Posted on October 05, 2019, 10:14 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

El precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders, de 78 años, sufrió a principios de la semana un infarto al miocardio, según el diagnóstico dado a conocer este viernes por los médicos que lo atendieron en un hospital de Las Vegas, (Nevada). El aspirante a la Casa Blanca de mayor edad fue operado de una obstrucción arterial después de sentir un agudo dolor en el pecho en un acto electoral, lo que lo obligó a suspender su campaña “hasta nuevo aviso”. “Después de dos días y medio en el hospital, me siento fantástico y después de tomarme un breve tiempo de descanso, espero con ansias volver al trabajo“, sostuvo el veterano socialista en un comunicado difundido tras recibir el alta médica.

“Después de presentarse a una unidad externa con dolor en el pecho, al senador Sanders se le diagnosticó un infarto al miocardio. Él fue transferido de forma inmediata al Centro Médico Hospital de Desert Springs”, informaron este viernes por la tarde los médicos Arturo E. Marchand Jr., y Arjun Gururaj. El precandidato demócrata que ocupa el tercer puesto en las encuestas nacionales para desafiar a Donald Trump se sometió a varias pruebas médicas el martes por la noche, donde le descubrieron que tenía una obstrucción arterial y le insertaron dos stents —tubos metálicos de 8 a 38 milímetros de longitud y de dos a cuatro de diámetro—.

El senador por Vermont se vio forzado a suspender su participación en los varios actos de campaña que tenía previstos en distintos Estados del país. A pesar de que su equipo todavía no ha informado sobre cuándo retomará las actividades electorales, ya han confirmado su participación en el debate televisado que se llevará a cabo el 15 de octubre en Ohio con los principales candidatos demócratas. La reciente operación quirúrgica es la segunda interrupción de Sanders en su agenda de campaña por motivos de salud en el último mes: a mediados de septiembre tuvo que suspender tres actos porque había perdido la voz.

La edad del candidato que perdió las primarias demócratas en 2016 frente a Hillary Clinton ha sido un tema recurrente durante la campaña electoral. A pesar de la imagen vigorosa que intenta proyectar en cada intervención pública, algunos miran con recelo que si se convierte en presidente de Estados Unidos llegaría a la Casa Blanca con 79 años, y a un posible segundo mandato con 83 (los mandatarios suelen repostularse una vez en el cargo). Pero no es el único al que le miran la edad con aprehensión. Joe Biden, el favorito de los demócratas, tiene 76 años y la senadora progresista -que ha destronado a Sanders del segundo puesto en los últimos sondeos-, 70. Todos ellos lideran la carrera para desafiar a Trump, quien ocupa el puesto con 73 años.

Leave a Reply

  • (not be published)