Posted on September 09, 2019, 4:15 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

La decisión del presidente Donald Trump de cancelar las conversaciones de paz afganas «costará más vidas estadounidenses», han dicho los talibán mientras Estados Unidos prometió mantener la presión militar en la zona, en un sorprendente cambio de esfuerzos para forjar un acuerdo que pone fin a casi 20 años de guerra en Afganistán.

El grupo islamista emitió una declaración después de que Trump cancelara inesperadamente las conversaciones secretas previstas para el domingo con los principales líderes talibán en el complejo presidencial en Camp David, Maryland.

El presidente norteamericano interrumpió las conversaciones el sábado después de que los talibán se atribuyeran la responsabilidad de un ataque en Kabul la semana pasada que mató a un soldado estadounidense y a otros 11.

Zabihullah Mujahid, un portavoz talibán, criticó a Trump por suspender el diálogo y dijo que las fuerzas estadounidenses han estado atacando Afganistán con ataques al mismo tiempo. «Esto conducirá a más pérdidas para los Estados Unidos», dijo. «Su credibilidad se verá afectada, su postura contra la paz estará expuesta al mundo, las pérdidas de vidas y los activos aumentarán».

En Washington, el secretario de Estado Mike Pompeo ha dicho que las conversaciones de paz afganas estaban suspendidas y que Washington no reduciría el apoyo militar estadounidense a las tropas afganas hasta que estuviera convencido de que los talibanes podrían cumplir compromisos significativos.

Trump siempre ha querido terminar con la participación de Estados Unidos en Afganistán, desde sus días como candidato, y los diplomáticos estadounidenses han estado hablando con representantes talibanes durante meses sobre un plan para retirar miles de tropas estadounidenses a cambio de garantías de seguridad de los talibán.

Los negociadores estadounidenses y talibán alcanzaron un borrador de acuerdo de paz la semana pasada que podría haber llevado a una retirada de tropas de la guerra más larga de Estados Unidos. Actualmente hay 14,000 fuerzas estadounidenses y miles de otras tropas de la OTAN en el país, 18 años después de su invasión por una coalición liderada por Estados Unidos después de los ataques de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos.

Demócratas y Republicanos critican a Trump

La ruptura de las negociaciones de paz con los talibán cuando ya había un texto en firme y una cumbre en Camp David en presencia de los integristas musulmanes ha causado sorpresa pero también indignación entre los congresistas demócratas, pero también entre los republicanos afines al presidente, Donald Trump.

La precandidata presidencial demócrata y senadora Amy Klobuchar ha ridiculizado a Trump y ha criticado que trate la política exterior «como un espectáculo» mientras que el congresista republicano Adam Kinzinger ha reprochado al presidente que invitara a «terroristas» al país.

«Los líderes de una organización terrorista que no ha renunciado al 11-S y los países del mal nunca deberían ser permitidos en nuestro gran país. NUNCA», ha apuntado Kinzinger en Twitter poco después del anuncio de ruptura hecho público por Trump también a través de Twitter.

La congresista republicana Liz Cheney también ha criticado la cumbre. «Camp David es donde los líderes de América se reunieron para planificar nuestra respuesta después de que Al Qaeda, con el apoyo de los talibán, mataran a 3.000 americanos el 11-S. Ningún miembro de los talibán debería poner jamás un pie allí», ha subrayado. En cualquier caso, ha respaldado a Trump por anular el acuerdo: «Los talibán siguen amparando a Al Qaeda».

Para el precandidato demócrata Julián Castro «es otro episodio bizarro» de la presidencia de Trump. «Otra vez un comportamiento errático del que la gente está harta y creo que es una de las razones por las que va a perder en 2020», ha argumentado. «Es muy extraño invitar a una organización terrorista como esa a Camp David (…). Así no es como negocia Estados Unidos», ha remachado.

Leave a Reply

  • (not be published)