Posted on August 11, 2019, 3:24 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Más de sesenta palestinos y varios israelíes resultaron heridos ayer domingo en la Explanada de las Mezquitas, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, tras los violentos enfrentamientos, en una jornada marcada por dos importantes celebraciones: la musulmana de Eid al Adha (Celebración del Sacrificio) y la judía de Tisha B’Av. «Durante las visitas judías al Monte del Templo (denominación judía para la Explanada), empezaron los disturbios e incidentes en el lugar, tras lo que la Policía utilizó medios de dispersión de los manifestanets y permitió que continuasen las vistias», informó un portavoz policial.

Los incidentes comenzaron sobre las diez de la mañana hora local y terminaron con decenas de heridos, varios de ellos policías, según fuentes médicas en el lugar. La Media Luna Roja informó de al menos 61 palestinos heridos por granadas de estruendo, balas recauchutadas y golpes de los agentes, de los cuales 15 tuvieron que ser ingresados en los hospitales de Makased y Hadasah. La Policía, por su parte, no ha detallado el número de heridos israelíes.

Según la policía, los fieles musulmanes comenzaron a amotinarse y hacer «llamadas nacionalistas» en el Monte del Templo. En respusta, la Policía disparó gas lacrimógeno y bolas de goma.

Prohibido el rezo no islámico

Como todos los años, a primera hora de la mañana, miles de fieles palestios acudieron al lugar, situado en territorio palestino ocupado para el rezo temprano del Eid, tras lo que las autoridades israelíes permitieron el paso de decenas de judíos que querían orar allí. «Lo que ha ocurrido es que, después de que acabaran las oraciones de los musulmanes, estos se quedaron en el lugar para impedir que entrasen los judíos. Así que la Policía difundió información falsa diciendo que se cerraba el Monte del Templo, para que se fueran los musulmanes y, cuando se marcharon, dejaron entrar a los judíos», contó Yehuda Glik, exdiputado del conservador Likud que de fiende el derecho de los judíos a rezar en la Explanada de las Mezquitas.

En el recinto, el más sagrado para el judaísmo y el tercero más sagrado para el islam y que acoge las mezquitas de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, no está permitido el rezo no islámico.

«Hoy la nación judía regresa al Monte del Templo y queremos mostrar que nos pertenece. Me levanté a las cinco de la mañana, estoy aquí desde las 6:30, bajo el sol, en ayuno», cuenta a Efe el colono Akiva Ariel, del asentamiento de Har Brajá, en el sur de Cisjordania. «Respeto si los musulmanes quieren celebrar, pero ellos vinieron más tarde y nos bloquearon para que no entráramos. No hay razón de que no podamos estar aquí todos», dijo.

Por su parte, Hanan Ashrawi, miembro destacado de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). acusó en un comunicado a las autoridades israelíes del «asalto de Al Aqsa y de incendiar las tensiones religiosas en Jerusalén». Las tensiones se habían incrementado con la llamada a los judíos a visitar el reciento sagrado por parte de los políticos nacionalistas y religiosos judíos en los últimos días. Según ella, los distintos partidos israelíes están «compitiendo entre ellos» para ver quien puede «mostrar mayores niveles de agresión y hostilidad hacia el pueblo palestino durante esta festividad religiosa» para ganar puntos para las próximas elecciones generales, el 17 de septiembre y en las que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se juega la reelección tras no lograr formar gobierno después de los comicios de abril.

La fiesta musulmana de Eid al-Adha conmemora la intención de Abraham de sacrificar a su hijo Ismael (Isaac, en la tradición judeocristiana) para ofrecerlo a Alá (Dios). Los musulmanes asisten a este lugar a orar junto a la que consideran fue la misma piedra del sacrificio en la que Abraham ofreció al cordero a Alá. Pero los judíos tienen prohibido el ingreso.

Este año al coincidir el calendario musulmán con el judío, estos últimos fueron a conmemorar su día, el Tisha B’ Av, que marca la destrucción de dos de sus templos más importantes, episodios de gran dolor para los judíos.

Leave a Reply

  • (not be published)