Posted on August 11, 2019, 10:03 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

“No hemos sido capaces de tener partidos políticos y analizar el desempeño de sus dirigentes. Por eso hemos sufrido desengaños, fraudes, el deterioro de nuestra capacidad económica, administrativa, y nuestra potencialidad como país”, reflexiona Blasco Peñaherrera Padilla, exvicepresidente de la República (1984-1988), al llegar a cuatro décadas desde que el país retornó a la democracia.

Fue un Triunvirato militar instalado en 1976, integrado por el almirante Alfredo Poveda y los generales Guillermo Durán y Luis Leoro, el que inició la transición a la llamada Reestructuración Jurídica, que planteó como requisitos someter a votación una nueva Constitución, una Ley de Elecciones y otra de Partidos Políticos.

Así se convocó a un proceso electoral el 16 de julio de 1978, cuando se produjo la primera vuelta con seis candidatos a la Presidencia. Entre ellos, el joven abogado de 38 años, Jaime Roldós Aguilera, quien la ganó en segunda vuelta, disputándola con Sixto Durán Ballén.

Sus funciones arrancaron un 10 de agosto de 1979, y fue cuando el Ecuador dejó atrás a una dictadura militar que duró casi diez años.

En estos cuarenta años han regido tres Constituciones (1978, 1998 y 2008) que parecieron ‘refundar’ la República. El Palacio de Gobierno ha recibido a catorce presidentes: nueve de ellos electos en las urnas, cinco ascendieron ante la ausencia de sus presidentes. Y sus mandatos no han estado exentos de los escándalos por actos de corrupción, afectaciones a los derechos humanos, la protesta social y destituciones.

Los ciclos más inestables se vivieron entre 1996 y el 2005, con los expresidentes Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez.

Estos derrocamientos vistos hacia el pasado, no son una “buena idea” para el catedrático Santiago Basabe, pues “sacar a patadas a un presidente con golpes de Estado no le hace bien al país. Al contrario, la inestabilidad genera déficit, y quienes asumen los costos, son los más pobres”, comenta.

A Gutiérrez lo sucedió el vicepresidente Alfredo Palacio, quien a su vez, incorporó a su gabinete a Rafael Correa, que luego creó el movimiento Alianza PAIS y en una alianza con Pachakutik ganó su primera elección presidencial el 26 de noviembre de 2006. Las siguientes dos elecciones, en 2009 y 2013, llegó al cargo en ‘vueltas únicas’, al obtener más del 50% de la votación.

Con Correa, se aprobó la Constitución de Montecristi que, para el catedrático y analista César Ulloa, le permitió sostenerse en el cargo por diez años, pues “Ecuador pasó de un sistema multipartidista-fragmentado a un sistema predominante, con un modelo hiperpresidencialista que puso por encima de las decisiones del Estado al Ejecutivo”. Reconoce que Correa gozaba del respaldo popular, y así “sobrepasó los derechos civiles y políticos”.

Su último mandato terminó el 24 de mayo de 2017 empañado por acusaciones de hechos de corrupción con el ‘caso Odebrecht’.

Y, en las últimas horas, la jueza de la Corte Nacional de Justicia, Daniela Camacho ordenó la prisión preventiva para Correa, y otros exfuncionarios de su régimen, por el proceso Sobornos 2012-2016.

En esa línea, Peñaherrera cree que para el futuro, la sociedad ecuatoriana debe recuperar “los valores, consecuentes con la honorabilidad, la honradez, la rectitud de procedimientos”.

“Vamos a avanzar, en la medida que los gobernantes sean diáfanos, que sepamos qué es lo que hicieron; y, seamos capaces de aplicar la ley, la justicia”.

La democracia no es perfecta, dice Basabe, pero está seguro de que “la gente joven no dimensiona la riqueza de alcanzar 40 años de vivir en democracia; pero quienes tienen más edad agradecerían haber nacido en ella”.

 

Salidas del poder

Tres mandatarios en 1997

Abdalá Bucaram gobernó cinco meses y 25 días. El Congreso lo destituyó por “incapacidad mental”, y se asiló en Panamá, en el 2017 volvió al país. Lo reemplazó Rosalía Arteaga por tres días; hasta que el mismo Congreso nombró a Fabián Alarcón presidente interino.

Derrocamiento en el 2000

Jamil Mahuad estuvo en el poder 1 año, 5 meses y 11 días. Se destacó por firmar la paz con Perú. Pero, decretó el congelamiento de depósitos e instauró la dolarización, empujando su caída.

Otra destitución en 2005

Lucio Gutiérrez, tras dos años y tres meses, salió del cargo, cuestionado por presuntos actos de nepotismo y corrupción, y permitir el regreso de Abdalá Bucaram.

Desde 1979 ha habido tres Constituciones, que reflejan que se refunda el país, no en función de las demandas ciudadanas, sino del gobierno de turno”.
César Ulloa, catedrático

Ecuador requiere una reflexión profunda sobre la recuperación de la honorabilidad, de la decencia de los valores básicos de la vida”.
Blasco Peñaherrera, exvicepresidente de la República

No hay democracia perfecta en el mundo, pero es perfectible. Aún hay mucho por lo que mejorar y aprender, sobre todo, en educación y salud”.
Santiago Basabe, catedrático

Leave a Reply

  • (not be published)