Cada 22 de julio se celebra el Día Mundial del Cerebro, una fecha acordada por la Federación Mundial de Neurología desde el año 2014 para crear conciencia sobre los cuidados de este importante órgano y las enfermedades silenciosas que pueden desgastarlo.

La impulsora de la red de centros de día para mayores Catalina Hoffmannasegura que «una dieta para tener un cerebro creativo y talentoso debe incluir:

Dormir: Refresca la mente, el cuerpo, consolida la memoria y refuerza lo que se aprende a lo largo del día, un cerebro descansado trabajará mejor que uno que no haya dormido.

Jugar: Gracias al juego, somos más flexibles en nuestras emociones y podemos ser más creativos, tal y como son los niños pequeños.

No hacer: es algo que cuesta mucho. Es un preámbulo necesario para encontrar una solución, a veces, dejar que todo fluya sin nuestra intervención es la mejor decisión.

Desarrollar la introspección o vivir en el momento del presente Es la antesala para ser más eficaces, dado que nos damos a nosotros mismos y no nos lamentamos por el pasado ni nos agobiamos por el futuro.

Conectarse: Es el tiempo dedicado a construir relaciones saludables, en las que disfrutemos de la compañía, de una buena conversación o un satisfactorio contacto físico, mucho más beneficioso que por redes.

Hacer ejercicio físico: Hacer deporte es ideal para sentirse sano. El ejercicio físico ayuda a que el cerebro sea más plástico y potencia las actividades neuronales que lo protegen del envejecimiento o de cualquier otro daño.

Focalizarse en metas, realizar las tareas. Si queremos ser más eficaces y creativos debemos incluir actividades que musculen el cerebro, como el descanso, la reflexión y el contacto con amigos.

Recetas: Toma tu agenda e identifica la relación de actividades anteriores en cuáles te has centrado más y cuáles has dejado de lado. Ubica los medios y personas para realizar las actividades de la agenda. Son el 80/20 los mínimos vitales que producen el 80% de los resultados. Define un plan de acción para las que están estancadas. La fórmula es que el cerebro funciona con energía. ¡En la medida que lo alimentemos con las siete actividades fundamentales, podremos vivir plenamente!

Leave a Reply

  • (not be published)