En las próximas semanas, el uso del teléfono móvil al volante podría ser duramente castigado en Francia, hasta una suspensión del permiso de conducir.El Gobierno francés ha puesto quinta en cuanto al uso del teléfono móvil al volante. Un artículo de la Ley de Orientación de las Movilidades (LOM), que debería ser adoptada en las próximas semanas, permite la suspensión del permiso de conducir en caso de que un automovilista cometa una infracción mientras utiliza su celular. Morder una línea blanca o no detenerse en un “Pare” por una llamada urgente expondrá a los conductores al retiro temporal de su licencia.

Así lo afirmó este lunes el delegado interministerial para la seguridad vial Emmanuel Barbe, en la radio francesa Europe 1. La medida debería ser implementada por decreto hacia el mes de septiembre.

Un hábito bien arraigado a pesar de los accidentes

Sin embargo, matizó Barbe, “no queremos privar a nadie de su licencia durante meses. El objetivo de la seguridad vial es que el mayor número posible de personas conduzcan”. Al sancionar más duramente a los conductores adictos a sus teléfonos, el Gobierno busca convencer a los que no les tienen miedo a las multas.

Según el Observatorio Nacional Interministerial de Seguridad Vial (ONISR), cuyas últimas cifras se remontan a 2017, “una llamada telefónica triplica el riesgo de accidentes”.

Ese dato preocupante debería convencer a la gente de desconectarse mientras maneja. Sin embargo, para muchos automovilistas, ignorar su celular es difícil: el 70% reconoce que lo utiliza mientras maneja, según el barómetro de la asociación Axa Prévention publicado en junio.

“La sanción es efímera, convencer es definitivo”

Anne Lavaud, delegada general de la asociación Prévention Routière, espera que la aplicación de esta medida ayude “a los automovilistas a darse cuenta de que, sin su teléfono, seguramente no habrían cometido la infracción”.

Pero para Pierre Chasseray, delegado general de la asociación 40 Millions d’Automobilistes, entrevistado por FranceInfo, “la sanción es efímera, mientras convencer es definitivo. Hay un millón de conductores sin permiso o sin seguro en Francia: cuando se le retira su permiso a una persona, ¿qué hace? Conduce igual”.

“Prefiero las medidas que permitan salvar vidas o evitar accidentes para las generaciones futuras. Por ejemplo, con el simulador de manejo: si lo usamos para la formación del permiso y les decimos a los alumnos de escribir cuatro o cinco mensajes de texto mientras conducen en el simulador, nos vamos a dar cuenta muy rápido de que no es posible, que si algo pasa en la ruta, tenemos un accidente”, prosigue Chasseray, que está convencido de que la prevención debe prevalecer y la pedagogía puede funcionar.

Por el momento, la suspensión del permiso se da en casos de estado de ebriedad, consumo de drogas y exceso de velocidad por encima de los 40 km/h. Una persona que utilice su teléfono o auriculares mientras conduce puede ser condenada a una multa de 135 euros y al retiro de tres puntos de su licencia.

Leave a Reply

  • (not be published)