La presencia de ladrones de ganado es una de las molestias constantes para los productores; en lo que va del año se han reportado 51 robos, cifra que para las autoridades es baja en comparación al año anterior. Un total de 51 casos de robo de ganado o abigeato registra la Policía Nacional en la provincia desde enero hasta la actualidad.

El último caso se reportó ayer cuando el personal de la Policía del distrito Norte de Cuenca capturó a dos personas, de 20 y 19 años, quienes llevaban a pie dos vacas por la Avenida de las Américas. Los moradores de la zona, al conocer el hecho, fueron quienes pusieron la denuncia en contra de los sujetos quienes ya rondaban el lugar en días anteriores.

Galo Pérez, comandante de la Policía subzona Azuay, manifestó que los 51 casos de robo reportados durante estos meses evidencian una disminución significativa del 45 por ciento con relación al año pasado, cuando hubo 93 casos de abigeato.

La dinámica de los acusados es conocer la zona, desplazarse durante las noches o madrugadas, acceder al predio y sin violencia sacar a los animales hasta subirlos en un medio de transporte como camioneta o camión, explicó Pérez.

Los animales escogidos por los ladrones de ganado son los caballos, vacas, borregos y becerros.
El gobernador encargado del Azuay, Xavier Martínez, mencionó que los lugares de destino de los animales robados son varios: si son pequeños los crían para después venderlos, pero si son grandes los trasladan a otros cantones o provincias para comercializarlos vivos o los despostan en los camales.


Uno de los últimos casos de abigeato donde se encontraron animales de dudosa procedencia en camales ocurrió durante un operativo llevado a cabo la madrugada del 16 de mayo cuando seis centros de faenamiento no autorizados, ubicados en la parroquia Yanuncay al sur de Cuenca, fueron clausurados.

Los funcionarios manifestaron que los operativos para prevenir robos se desarrollan de manera conjunta en la zonas de mayor incidencia como las parroquias rurales de Ricaurte, Octavio Cordero, Turi, El Valle, Santa Ana, Quingeo y otros.

“En estos lugares hay operativos constantes para evitar nuevos casos”, agregó el Gobernador.
Una forma de controlar en las carreteras es a través del areteo y las guías de movilización que emiten el Ministerio de Agricultura y Ganadería, utilizados para trasladar de manera legal los animales, ya sea a la feria de ganado o a camales.

El abigeato es un delito tipificado en el Código Integral Penal, COIP, que establece que la persona que se apodere de una o más cabezas de ganado será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

Pedro Montaleza, lechero de la parroquia Cumbe, manifestó que los casos de abigeato son una constante pese a los operativos, por ello él destina cuidadores de ganado en las noches. (I)

casos. Durante el 2018 hubo 171 casos de abigeato. El distrito de Nabón fue la excepción durante este periodo.
Limitantes. Una limitante para la clausura definitiva de los camales ilegales son la falta de una ordenanza de uso de suelos.
reunión. Hoy se llevará a cabo el Comité Provincial de Seguridad donde se abordará los casos de abigeato.

La Policía cuenta con una Unidad de lucha contra el abigeato que analiza y alerta de los lugares donde se producirá un nuevo caso.
2
casos de abigeato se reportaron en el Azuay durante la última semana.

Leave a Reply

  • (not be published)