Dos mujeres por cada hombre consumen hipnosedantes y psicofármacos tanto legales como ilegales y en todas las etapas de la vida. Son datos ofrecidos por la Fundación Atenea y presentados con el apoyo de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, durante las IV Jornadas sobre género y drogas; el «Análisis Histórico del Consumo de Hipnosedantes desde la Perspectiva de Género», donde se desglosa la relación entre los psicofármacos y la mujer.

Durante la cita se han desglosado los factores clave para que las mujeres se posicionen como las principales consumidoras de psicofármacos en España, entre ellos, la sobrecarga de trabajo o la insatisfacción que provocan ansiedad, insomnio, nerviosismo o depresión. Estos factores hacen que las mujeres sean más proclives al diagnóstico de enfermedades mentales, y con ello, a la prescripción de antidepresivos y somníferos que conllevan a una mayor exposición al consumo continuado de estas sustancias.

Según el estudio, el 19% de la población española ha consumido estos fármacos en alguna ocasión. En cifras, las mujeres doblan a los hombres en la ingesta de estas sustancias, con un perfil de mujeres adultas de mediana y avanzada edad, con un nivel de estudios bajo, divorciadas o separadas, y dedicadas exclusivamente al trabajo doméstico o sin trabajo.

Por ello, el consumo de psicofármacos en mujeres es una de las prioridades de la estrategia nacional sobre adicciones, y sobre su prescripción médica se ha producido un cambio de percepción que está motivando diferentes iniciativas desde el sistema de salud pública. Además, en los últimos años estamos asistiendo en el sector sanitario a una toma de conciencia sobre esta problemática del consumo de psicofármacos, a través de campañas para concienciar sobre el abuso de tranquilizantes y otros hipnosedantes en la salud de las personas.

«Es el momento de realizar un análisis y reflexión sobre lo que ha sido la trayectoria de prescripción en hombres y mujeres en España; y sensibilizar sobre el género como factor de gran influencia en la vida de las personas en general y de las consumidoras en particular», señala Carlos Molina, Técnico de Investigación de la Fundación Atenea.

«Desde la Fundación Atenea trabajamos para mejorar la vida de las personas, por lo tanto, es nuestro deber prestar atención a los factores que pueden estar relacionados con el acceso a los recursos o el ejercicio activo de los derechos. El análisis desde la perspectiva de género es sin lugar a dudas un eje vertebrador del trabajo que realizamos en la fundación», concluye Carlos Molina

Leave a Reply

  • (not be published)