En el anuncio de la página A5 publicado este lunes en The New York Times no aparece ni un producto, pero sí una decena de marcas. Bajo el titular “No prohíban la igualdad”, un batallón de directores ejecutivos ha firmado contra las recientes leyes aprobadas en Estados conservadores que restringen el derecho al aborto. Los empresarios alertan de que restringir el acceso al cuidado de la salud reproductiva va en contra de los valores de sus compañías y afecta negativamente los esfuerzos para promover la igualdad en el lugar de trabajo. La iniciativa se se suma al activismo de las productoras de Hollywood, que amenazaron con dejar de rodar en Georgia, donde el pasado mayo el gobernador dio el visto bueno a prohibir el aborto si puede detectarse el latido del corazón del feto.

“La restricción del acceso a la atención reproductiva integral, incluido el aborto, amenaza la salud, la independencia y la estabilidad económica de nuestros empleados y clientes”, reza el anuncio que incluye las firmas de Peter T. Grauer, presidente de Bloomberg, Ezinne Kwubiri, de la marca de moda H&M y Jack Dorsey, fundador de Twitter. Según la publicidad, las compañías firmantes emplean más de 108.000 trabajadores y destacan que la igualdad en el lugar de trabajo es uno de los asuntos comerciales “más importantes de nuestro tiempo”. “Cuando todos están capacitados para tener éxito, nuestras empresas, nuestras comunidades y nuestra economía son mejores en ello”, dice la publicidad.

En el sitio web de “No prohíban la igualdad” agregan que entre las organizaciones detrás de la idea del anuncio y de recolectar las firmas están la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y la Federación de América de Planned Parenthood, entre otras entidades a favor de la interrupción legal del embarazo. Planned Parenthood, una organización sin fines de lucro que provee servicios de salud reproductiva a mujeres de escasos recursos, ha liderado la contraofensiva republicana para limitar el aborto. En lo que va del año nueve Estados han aprobado normativas restrictivas con el fin de desafiar la sentencia emitida por el Tribunal Supremo en 1973, conocida como Roe versus Wade, en la que estableció que el aborto es un derecho constitucional protegido por la enmienda 14 de la Carta Magna.

Bajo el titular del anuncio en el Times se lee con letras grandes y gruesas: “Es tiempo para los compañías de defender la salud reproductiva”. Además de las marcas de moda, tecnológicas, gastronómicas, la industria del entretenimiento parece estar de acuerdo. A finales de mayo Disney, WarnerMedia y NBCUniversal siguieron a Netflix al aclarar que si la ley “del primer latido” aprobada en Georgia entra en vigor el 1 de enero de 2020, ellos retirarían sus producciones del Estado conocido como el “Hollywood del Sur”, donde se graban muchas películas y series por ofrecer suculentos incentivos fiscales. El gobernador de Georgia, Brian Kemp, rechazó el llamamiento a boicotear su Estado y denostó a sus precursores: “Somos el partido de la libertad y la oportunidad. Valoramos y protegemos la vida inocente, aunque eso haga chillar a las celebridades de la lista C”.

Leave a Reply

  • (not be published)