En el reñidísimo mercado de los móviles, los fabricantes se afanan por lograr el imposible: pantallas cada vez más generosas en cuerpos progresivamente cada vez más compactos. Es la cuadratura del círculo y en esas están hasta que han dado con un reto muy complejo de superar: ¿qué hacer con la cámara frontal? A la postre, una lente es físicamente imposible de disimular, aunque esto último parece que podría ser superado. Siendo los selfis cada vez más relevantes en la decisión de compra de un móvil, el gran reto ahora consiste en evitar que la cámara frontal ocupe espacio en la pantalla ¿Qué soluciones han adoptado los fabricantes?

La lente se oculta bajo la pantalla

Sin duda, se trata de la solución perfecta: hacer desaparecer literalmente la óptica detrás de la pantalla, que no se vea, y que autofoto se tome como por arte de magia sin sacrificar un solo milímetro para la cámara. ¿Es esto posible? Lo va a ser en un plazo breve de tiempo si nos atenemos a los vídeos anticipados tanto por Oppo como por Xiaomi. Tecnológicamente es ya factible y el propio Oppo nos insta a prepararse “para la sorpresa”. La óptica permanece milagrosamente oculta bajo la pantalla y no solo estéticamente: en los respectivos vídeos filtrados en sus canales por tanto Xiaomi como Oppo, la óptica no roba ni un solo milímetro de pantalla, con lo que evita el controvertido notch del iPhone.

La cámara frontal aparece y desaparece

¿Cómo lograr que la cámara de los selfis no se vea? Ocultándola físicamente mediante un sistema motorizado. Esta idea puede parecer alocada pero OnePlus la ha llevado a efecto en su OnePlus 7 Pro, un modelo en el que la cámara frontal permanece escondida bajo el chasis del móvil y sale únicamente cuando se va a tomar una foto frontal mediante un sistema motorizado. Si está pensando que esta solución puede resultar más proclive a averías en un futuro, debido a la existencia de componentes mecánicos, el fabricante ha querido zanjar este debate apuntando en la web del producto que la cámara ha sido probada para “resistir más de 300.000 usos”. Eso sí, este sistema se enfrenta a dos limitaciones: la primera, la velocidad, ya que la óptica requiere un un lapso de tiempo para salir, lo que le resta algo de espontaneidad; y la segunda, que se imposibilita el desbloqueo facial del móvil.

El ‘agujero’ en la pantalla

Con el objetivo de evitar roban tanto espacio en la pantalla como sucede con el ‘notch’ o pestaña superior, algunos fabricantes han optado por perforar la pantalla para colocar en ese hueco minúsculo la óptica y el sensor de proximidad. Samsung ha aplicado esta tecnología en el Galaxy S10, aunque esta solución parece no gustar a muchos y ya circulan tutoriales para disimular esta perforación, que a la postre, no deja de ser un ‘notch’ de menores dimensiones.

El controvertido ‘notch’

¿En qué consiste el ‘notch’ exactamente? Se trata de una pestaña o un pequeño espacio reservado en la parte superior de la pantalla del móvil y destinado a albergar la óptica frontal, sensores y auricular. Fue Apple quien inauguró este concepto y no exenta de críticas: se trata de una solución efectiva para ganar superficie de pantalla en la parte superior, pero visualmente levantó no pocas ampollas. Donde muchos vieron un insulto a la estética, otros lo encontraron como una seña de identidad del iPhone, hasta el punto que pronto aparecieron imitadores y el ‘notch’ marcó tendencia. La principal ventaja de este espacio es que puede contener todos los sensores y ópticas necesarios sin que el fabricante se complique la vida, y permitiendo de forma natural el desbloqueo facial y facilitando los selfis.

Leave a Reply

  • (not be published)