El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha solicitado formalmente a Reino Unido la extradición del fundador de Wikileaks, Julian Assange, a quien persigue por la publicación de miles de documentos clasificados sobre las guerras de Irak y Afganistán, según ha informado este martes “The Washington Post” y ha confirmado la CNN.

Una fuente de la Justicia estadounidense ha asegurado que la petición formal se envió el pasado jueves a las autoridades británicas. El tratado de extradición entre Washington y Londres requería que se hiciera en los 60 días siguientes a la detención de Assange, esto es, a contar a partir del 11 de abril.

Estados Unidos presentó los primeros cargos contra Assange el mismo día de su arresto. En un primer momento, le acusó de un cargo federal de conspirar para acceder ilegalmente a un ordenador del Gobierno, por el cual podría ser condenado a hasta cinco años de cárcel. Un mes después, le imputó otros 17 cargos por violar la Ley de Espionaje.

El total de 18 cargosha sido dictado en el Distrito Este de Virginia, y se alega, entre otras cosas, que Assange solicitó activamente información clasificada y que incitó a Manning a obtener miles de páginas de material clasificado y a entregar informes relevantes de actividades relacionadas con la guerra de Irak, cables diplomáticos del Departamento de Estado e información relacionada con los detenidos de la Bahía de Guantánamo.

Un gran jurado estudia ya el caso Assange. La ex analista de Inteligencia militar Chelsea Manning, que fue condenada y encarcelada por entregar la información clasificada a Wikileaks, volvió a entrar en prisión en mayo por negarse a testificar en esta nueva causa.

Encerrado desde 2012

Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres en junio de 2012 para evitar que Reino Unido le detuviera y extraditara a Suecia, por unas denuncias de abusos sexuales en su contra, desde donde temía ser enviado a Estados Unidos por publicar información clasificada.

El entonces Gobierno de Rafael Correa le concedió el asilo diplomático permitiéndole permanecer en su embajada de Londres, donde se encontraba en ese momento, hasta que Reino Unido accediera a darle el salvoconducto necesario para viajar a Ecuador.

El 11 de abril, el nuevo Gobierno de Lenín Moreno, que considera a Assange un problema heredado, le revocó el asilo diplomático argumentando que había tenido un comportamiento inadecuado, incluso “agresivo”, en la embajada, después de casi dos años de reproches mutuos en los que el hacker australiano habría abusado de la hospitalidad de Ecuador, como desveló LA RAZÓN en exclusiva.

Ese mismo día, el fundador de Wikileaks fue detenido y condenado en Reino Unido por violar los términos de la libertad condicional que le concedió en 2012. Ha sido sentenciado a 50 semanas de cárcel.

La Fiscalía sueca, por su parte, ha reabierto la investigación contra Assange por violación que cerró en 2017 por la imposibilidad de avanzar debido a la reclusión del periodista australiano en la embajada. Sin embargo, la Justicia ha renunciado a emitir una orden de detención contra el pirata informático, con lo que cada vez está más cerca de ser enviado a Estados Unidos.

Leave a Reply

  • (not be published)