Julio César Trujillo, presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) Transitorio, nació en Ibarra (Imbabura) en 1931.

Luego de alcanzar el bachillerato migró a Quito con el sueño de ser piloto, pero estudió Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, que este domingo acogió a sus familiares, amigos y autoridades para despedirlo.

Su paso por la política se inició en los años 70 en el Partido Conservador, por el que fue diputado por tres ocasiones. Se separó años más tarde, para unirse a la Democracia Popular (DP), pero también se alejó de esa agrupación.

En 1984, Trujillo quiso ser presidente de la República, pero solo tuvo un 4% de los votos de la época (unos cien mil). En 1998 fue uno de los asambleístas constituyentes que redactaron la decimonovena Constitución.

Como miembro de la Comisión de la Verdad, en el 2010 entregó el informe de investigación sobre las violaciones a los derechos humanos perpetradas por agentes del Estado entre 1984 y 2008. En ese grupo estaban Elsie Monge, monseñor Luis Alberto Luna Tobar y Pedro Restrepo.

Su imagen reapareció en la vida pública en el 2015, cuando fue invitado a ser parte de la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA), que impulsó el movimiento sindical del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

Junto con Jorge Rodríguez, María Arboleda, Isabel Robalino, Simón Espinosa, Ramiro Román, Germán Rodas, Byron Celi y Fernando Vegaimpulsaron investigaciones a las obras estratégicas del régimen del correato.

En febrero del 2016 presentaron una denuncia en la Fiscalía por un supuesto sobreprecio en el avalúo de un terreno para la construcción de la Refinería del Pacífico. Eso les valió una demanda penal por calumnias del excontralor general Carlos Pólit.

Fueron condenados el 20 de abril de 2017 a cumplir un año de prisión y a pagar cada uno un salario del excontralor. El mismo día de la sentencia Pólit renunció a la querella y ahora él está prófugo por su implicación en el caso Odebrecht. Ese episodio fue muy duro para Trujillo, según sus allegados, porque consideraba que nunca había recibido una gran ofensa.

En el 2017, el presidente Lenín Moreno le ofreció ser parte del Frente de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, pero no aceptó. Luego lo nominó para el Consejo de Participación Ciudadana transitorio, derivado de los resultados de la consulta popular de febrero del 2018.

Trujillo, quien fue defensor de grupos sindicales y ambientalistas, confrontó abiertamente con algunas de las autoridades que evaluó, entre ellas, Gustavo Jalkh, expresidente del Consejo de la Judicatura. De él dijo: “Jalkh y toda su caterva de cómplices de la violación permanente de los derechos humanos no nos va a detener…”. (I

Leave a Reply

  • (not be published)