Mesías Tatamuez, presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), junto con otros representantes de centrales sindicales como la Ceols y la UGTE, rechazaron las reformas laborales acordadas en el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios y negaron que el FUT haya aprobado dichas reformas.

El miércoles pasado, el ministro de Trabajo, Andrés Madero, y representantes de empleadores y trabajadores anunciaron que llegaron a acuerdos en al menos tres temas.

El primero tiene que ver con que, previo el acuerdo entre trabajador y empleador, se pueda aplicar jornadas semanales de 40 horas cuya extensión diaria podría ir de 6 hasta 12 horas. También se abre un contrato de emprendimiento cuya diferencia con el normal es que el periodo de prueba se extendería hasta por tres años.

En caso de que el emprendimiento no funcione, entonces la indemnización no será como en contratos indefinidos; en tercer lugar se retira el 35% de recargo de contratos de reemplazo, ocasionales y eventuales.

Estas reformas fueron anunciadas por el ministro Madero, en consenso con empleadores y trabajadores. En la reunión estuvo representando al FUT, Edgar Sarango, quien también respaldó las reformas. Sin embargo, Tatamuez dijo que esa aprobación fue inconsulta.

Ahora las centrales sindicales analizarán el caso de Sarango para tomar una decisión. Tatamuez advirtió que los trabajadores no se quedarán tranquilos con estas decisiones, y aseguró que prepararán una huelga nacional que se haría justamente antes de que se aprueben las reformas, que irían a la Asamblea.

Para los trabajadores, las reformas deteriorarán los derechos laborales y han sido impuestas por el FMI.

Leave a Reply

  • (not be published)