La felicidad de Eileen Macken, una mujer irlandesa, no se puede explicar con palabras. Creció en un orfanato de Dublín y nunca conoció a su madre biológica. Ahora, a sus 81 años y, tras media vida buscándola, ha encontrado a su madre, de 103 años.

Su búsqueda comenzó cuando tenía 19 años, pero no ha sido hasta este año cuando empezó a dar resultados. Una de las iniciativas que llevó a cabo para dar con su progenitora fue la de salir en televisión pidiendo ayuda para encontrarla. Gracias a eso, un genealogista contactó con ella y le dijo que su madre podría estar en Escocia. «Cuando escuché eso, supe que nada me detendría para poder dar con ella», dijo Eileen.

Así, el mes pasado viajó hasta Escocia para encontrar a su madre. Finalmente, dio con ella. Tiene 103 años y cumplirá 104 este próximo sábado. «Fui a verla y es la mujer más bella que he visto nunca», dijo esta hija. Además, su familia le dio una gran bienvenida. «No esperaba que me aceptaran así. Me aceptaron muy bien y tuve una gran charla con mi madre», explicó.

Esta mujer contó que, cuando vio a su madre por primera vez, esta leía el periódico. «Dije que venía de Irlanda, y ella me dijo que había nacido en Irlanda. Le dije que si sabía que era su hija. Me miró y me dio la mano», contó. Macken destacó el vínculo que sintió que había entre ellas. «Fue fantástico», dijo.

Pero además esta mujer descubrió que tiene dos hermanos. Tras este encuentro, asegura que no sabe si será capaz «de bajar de la nube». Su intuición le decía que algún día encontraría a su madre, por lo que nunca planteó abandonar la búsqueda. Y finalmente, la historia ha terminado bien. «Fueron tres días de una maravillosa felicidad que nunca había sentido».

Leave a Reply

  • (not be published)