Posted on November 19, 2019, 12:16 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 13 mins

Esteroides. Para obtener el físico de tus sueños. Envío discreto». «La tienda barata y farmacia de anabolizantes. Venta de esteroides on line». Estos son solo alguno de los ejemplos que se pueden ver en las múltiples páginas de internet que comercializan de manera ilegal con medicamentos destinados a aumentar la masa muscular y almacenar energía.

Se trata de un mercado negro que se ha disparado desde que se implantó la exigencia de receta médica para este tipo de productos, considerados drogas no tóxicas. Antes había cierta laxitud y había farmacéuticos que los dispensaban. La preocupación es internacional y España fue uno de los primeros países de los 47 del Consejo de Europa que ratificaron la normativa Medicrime de 2010 contra la falsificación de medicamentos que suponen una grave amenaza para la salud. Lo han hecho apenas doce. Y, desde hace una década, tenemos un grupo dedicado a este asunto. Así lo afirma Javier Molinera, inspector jefe de la Sección de Delitos contra el Consumo, Medio Ambiente y Dopaje de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEVCentral).

El motivo del auge de la venta ilegal de anabolizantes, por utilizar un término global, es que es un delito transnacional fácil de cometer y que está castigado con penas muy bajas, la máxima de cuatro años de prisión; nada que ver con el del tráfico de estupefacientes. A todo ello hay que sumar lo lucrativo del negocio. Tanto es así que rivaliza con el narcotráfico, al que lleva tiempo comiéndole el terreno. Con él se disputa el tercer puesto en el tráfico de productos ilícitos, tras el de armas y el de personas. Si un kilo de cocaína genera unas ganancias de 40.000 euros con una inversión de unos 22.000 euros, un litro de testosterona las duplica (75.000-80.000 euros) con una inversión escasa: 700 dólares. Además, conlleva menos riesgo y es más fácil de introducir y distribuir. Por ello, las organizaciones criminales hace tiempo que pusieron sus ojos en estas sustancias para «mazados», apunta Molinera. Según la OMS, el mercado de medicamentos ilegales mueve 1.500 millones de euros al año en España, 15.000 en Europa y 150.000 en el mundo.

Decenas de cajas de sustancias dopantes incautadas por la Policía
Decenas de cajas de sustancias dopantes incautadas por la Policía – ABC

En el grupo de los compuestos destinados a acelerar el engrosamiento de los tejidos y aumentar el rendimiento se encuentran los esteroides derivados de la testosterona; los anabolizantes como el clembuterol: péptidos con la EPO (eritropoyetina) a la cabeza, muy utilizada en el dopaje por deportistas, y hormonas como la del crecimiento (HGH). No es que en nuestro país haya más consumo, ya que este no está penalizado; al contrario de lo que sucede con el de los estupefacientes, considerados drogas tóxicas (cuyo consumo en la vía pública se castiga con una sanción administrativa de entre 100 y 600 euros), frente al otro grupo que busca el efecto secundario y no la acción, lo que le convierte en peligroso, precisa Molinera.

Las que sí han crecido, y mucho, son las aprehensiones. De los 17 millones de dosis que se incautaron en la UE el año pasado, 5 millones correspondieron a nuestro país; la mayoría a la Comunidad de Madrid. «Pero, ojo con criminalizar a España –aclara–. Nosotros vamos por delante a nivel policial y judicial e intentamos erradicar de raíz este asunto, luchando contra las redes organizadas desde la base. Hacemos escuchas, tratamos de combatir el blanqueo de dinero, les imputamos falsedad… En países de nuestro entorno ni siquiera está penado este tráfico ilícito».

Grandes contenedores

Eso justifica que en los últimos dos años España haya pasado de un nivel bajo a medio de decomisos, subiendo seis escalones de golpe. Así, en abril se incautaron en Valencia, uno de los puntos fuertes de este mercado, de 20 millones de dosis de anabolizantes y esteroides. Una cifra que hay que añadir a las, aproximadamente, 300.000 intervenidas en lo que va de año entre Elche (Alicante) y Tenerife. Muchas tenían como destino Madrid.

Mientras nuestros vecinos están a nivel de «papelina», de trapicheo de pastillas en gimnasios, aquí se cogen grandes contenedores con material procedente de China, India y Paquistán, los principales abastecedores de los principios activos del producto que llegan en bruto. Este también puede llegar elaborado sin cajas ni etiquetas o listo para su venta, ya que ha sido sacado del canal legal de distribución. En este último caso suelen proceder de Turquía y países del Este, ya que ahí no se exige la prescripción médica. Estas son las tres formas de recepción de la mercancía: ilegal, falsa e ilícita.

No se necesita una gran infraestructura para «importar» (vía aérea o marítima), preparar y distribuir un medicamento al que no le falta clientela. A veces se recurre a una empresa tapadera y se adquiere la sustancia por kilos a farmacéuticas de la India. Todo este material se declara, por ejemplo, como «cloro para piscinas». En laboratorios o en internet se compra el resto de material: viales, botes, tapones, aceite para «engordar» el producto…

Una vez en poder del receptor, este lo ensambla: «Si ha comprado polvo, lo procesa y lo transforma en pastillas. Para ello necesita un pequeño laboratorio que no es más que una máquina en la que mezclar la sustancia y el excipiente que puede tener en su propia casa. Luego, escoge el modelo de presentación: frasco o blíster. Si es líquido, se introduce en botes para ser inyectado». Este es el ejemplo típico del producto ilegal, subraya el inspector jefe. En este caso y en el de los que vienen sin envasar (falsificados), muchas veces se utilizan marcas legales para dar confianza al usuario. Aunque en Madrid y resto de España coexisten las tres vías, el usuario prefiere, como es lógico, losanabolizantes ilícitos, los que han sido sacados del mercado legal, por las garantías que ofrecen.

Los de «fabricación casera» pueden contener dosis inferiores o superiores a las recomendadas con el consiguiente riesgo, en este último caso, y los que llegan sin cajas ni etiquetas, generalmente de China, carecer del principio activo o tenerlo de forma escasa.

La comercialización se realiza a través de páginas web y de redes sociales sin titulares. Emplean muchos filtros con el fin de eludir la acción policial. «Ciclos para novatos:300 euros» «Masa magra: 190», «Profesional: 550», rezan las publicidades. En tres días máximo, el envío llega al domicilio del demandante.

El otro sistema es la distribución directa en gimnasios, con el deportista «cachas» de turno que entrena como único reclamo. «Puede recorrer doce o trece centros. El amante del culturismo le pregunta y «cae en sus redes». Así captan a los clientes y se va corriendo la voz», explica este mando policial. El mejor exponente de ello fue el caso de Manuel Manchado, Míster Universo 2003, detenido en el marco de la operación Reaparecer en junio de 2018 junto a otras 28 personas. ¿El motivo? Formar parte de una red a la que se le intervinieron cinco millones de dosis de anabolizantes que se producían en tres laboratorios: dos de ellos en Madrid (Móstoles y El Escorial) y el tercero en Valencia. Este sujeto ya había «manchado» su currículum, pues tenía antecedentes por hechos similares cometidos en 2004. Aunque fue condenado en 2008 por la Audiencia Nacional a dos años de cárcel, ni la pisó.

A esta organización criminal se le decomisaron grandes cantidad de drogas como MDMA, LSD o cristal, entre otras, nada que ver con los esteroides. Es una práctica común de estos grupos vinculados también al mundo de la noche. Todo beneficio es poco, aunque corran más riesgo. Como su salud.

Leave a Reply

  • (not be published)