Las conclusiones de la investigación de Mueller, a falta de que pronto se puedan leer las más de 400 páginas del informe este jueves, no dejan de ser sobrecogedoras. El fiscal especial nombrado para investigar la posible conspiración del presidente de Estados Unidos con el Kremlin concluye que Rusia montó una operación de injerencia a gran escala en unas elecciones estadounidenses, hackeando los ordenadores del Partido Demócrata, publicando su contenido y difundiendo masivamente desinformación al electorado por redes sociales, para ayudar a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca. Mueller acusó a 34 personas, incluidos cuatro estrechísimos colaboradores del presidente. Pero no halló pruebas de que Trump conspirara con los rusos y no quiso concluir si había o no obstruido a la justicia. Aun así, el presidente se mostró inquieto este lunes y pasó al ataque: “El informe Mueller, que fue escrito por 18 demócratas enfadados que resultan odar a Trump ser seguidores de Hillary Clinton, se debería haber centrado en la gente que espió mi campaña en 2016 y que crearon el bulo de Rusia”, escribió en su cuenta de Twitter.

Leave a Reply

  • (not be published)