Bagdad.- Irak se dispone a juzgar a unos 900 ciudadanos suyos devueltos de Siria por presunta pertenencia a la organización yihadista autodenominada Estado Islámico (ISIS), un delito susceptible de la pena de muerte, informó el domingo una fuente judicial.

“El tribunal antiterrorista recibió los sumarios de 900 iraquíes de ISIS venidos de Siria y empezamos a establecer un calendario para sus procesos”, dijo la fuente bajo anonimato, reseñó AFP.
Estos hombres fueron entregados por las fuerzas kurdas de Siria en estos últimos meses, a medida que se estrechaba el cerco en torno al último reducto de ISIS, hasta que fue totalmente conquistado.
Los iraquíes constituían el grueso de las estructuras de mando de ISIS, una organización dirigida por Abu Bakr al Bagdadi, él mismo iraquí.
En su apogeo, en 2014, la organización controlaba un tercio de Irak y amplias partes de Siria. 
La justicia iraquí ya ha juzgado a miles de ciudadanos nacionales y extranjeros, condenándolos en muchos casos a muerte o a cadena perpetua.
Numerosos defensores de los derechos humanos denunciaron estos juicios “expeditivos” y advirtieron que existió el riesgo de que los presos hubieran sido torturados durante los interrogatorios en Irak. 
En 2018, al año siguiente a la declaración de “victoria” sobre EI en Irak, los tribunales iraquíes dictaron al menos 271 sentencias de muerte, cuatro veces más que en 2017, según Amnistía Internacional.

Leave a Reply

  • (not be published)