Las lutitas de Burgess es una formación geológica en las Montañas Rocosas canadienses célebre en todo el mundo por sus fósiles de 508 millones de años de antigüedad. Su descubrimiento en 1909 por el naturalista y reconocido paleontólogo estadounidense Charles Walcott es uno de los más importantes de la historia de la paleontología. Allí se conservan de manera exquisita fósiles de cuerpo blando con su piel, ojos y órganos internos como tripas y cerebros. Una joya con un valor incalculable, ya que muestra cómo se veía la vida animal durante las primeras etapas de su evolución. Y muchos de estos ejemplares tienen anatomías que no se parecen directamente a nada vivo hoy en día. Hasta ahora, se han encontrado un buen número deyacimientos de la época, pero tan solo la biota de Chengjiang en China podía ser comparable a Burgess. Pero un equipo de investigadores de la Northwest University (EE.UU.) ha anunciado en la revista «Science»el hallazgo de otra asombrosa formación paleontológica en el país asiático que puede rivalizar con las descritas.

Según sus descubridores, el nuevo yacimiento de Qingjiang, en la orilla del río de Danshui, puede ayudar a entender qué ocurrió durante la repentina explosión de la vida animal durante el período Cámbrico, cuando surgieron casi todos los géneros de animales que conocemos en la actualidad. Este tesoro biológico de 518 millones de años no solo se asemeja en calidad y diversidad a Burgess o Chengjiang, sino que también contiene un número inesperadamente grande de especies hasta ahora desconocidas. De los 101 animales identificados en el sitio hasta el momento, más de la mitad (el 53%) no habían sido identificados anteriormente.

Fósiles inmaculados

Los fósiles son además inmaculados. No han sido afectados por la intemperie o cambios en las rocas, por lo que los tejidos muestran detalles extraordinarios, según explica Allison C. Daley, del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Lausana en Suiza, en un artículo que acompaña al estudio en «Science». Entre ellos, se incluyen representantes de casi todos los filos principales. Los más abundantes y diversos son las esponjas y artrópodos, incluidos insectos, crustáceos, milpiés y arácnidos. También se han encontrado los primeros miembros de nuestro propio filo, los cordados, y pequeñas criaturas como peces.

Los corales, anémonas de mar y medusas son relativamente raros en otros yacimientos cámbricos, pero en Qingjiang son abundantes y diversos, constituyendo más de un tercio de los especímenes registrados. Además, el yacimiento se parece a Chengjiang en la abundancia de animales pero, misteriosamente y a pesar de estar relativamente cerca y tener una antigüedad similar, solo el 15% de los géneros se encuentra en ambas localidades. La causa aún está por descubrir, pero los investigadores creen que puede ser el resultado de diferencias paleoambientales, ya que Qingjiang ocupa un hábitat marino ligeramente más profundo.

La biota de Qingjiang representa un conjunto de organismos preservados casi en su lugar, proporcionando una instantánea de una antiquísima comunidad animal que puede arrojar luz sobre la evolución de la vida en la Tierra.

Leave a Reply

  • (not be published)