Los equipos de limpieza trabajaban el domingo en la avenida de los Campos Elíseos, donde numerosos comercios y tiendas de lujo así como un banco fueron incendiados y vandalizados, el sábado en la 18ª jornada de protestas de los “chalecos amarillos”.

Tiendas de lujo saqueadas, kioscos de diarios destrozados, un banco incendiado así como un conocido restaurante, los daños son considerables en la conocida avenida de los Campos Elíseos tras el brote de violencia del sábado.

Unos 80 comercios resultaron afectados, 20 de los cuales fueron saqueados durante la jornada de protestas de los “chalecos amarillos” en la que se colaron 1.500 de vándalos ultraviolentos, aseveró el ministro del Interior, Christophe Castaner.

El conocido restaurante Fouquet’s, frecuentado por políticos y famosos, fue objeto de una gran destrucción, con cristales rotos, mesas derribadas, pintadas en la fachada y el toldo de la entrada incendiado. Los manifestantes también prendieron fuego a tiendas de lujo como Longchamp. Comercios de artículos de deporte o de ropa fueron desvalijados.

Los primeros brotes de violencia se registraron poco antes del mediodía en la famosa arteria parisina, donde se habían congregado unos 10.000 manifestantes.

Grafiti en una vitrina de Campos Elíseos: “el espectáculo terminó”.© Reuters

Fuertes críticas a Macron

Las protestas se produjeron mientras el presidente Emmanuel Macron pasaba el fin de semana esquiando en los Pirineos, en el suroeste francés, con su esposa Brigitte. El mandatario regresó a París por la noche para evaluar la situación y presidir una reunión de crisis.

De su lado, el primer ministro, Edouard Philippe, convocó a una reunión el domingo por la tarde para adoptar “decisiones contundentes”.

Varios líderes políticos dirigieron fuertes críticas al presidente y al gobierno franceses tras los violentos incidentes el sábado.

“Mi sentimiento es que deberíamos ser capaces de controlar una situación como la que acabamos de ver. Por ello, una vez más, espero explicaciones. Estamos en el corazón de una grave crisis social y política. Esas fracturas no pueden durar más. ¡Ya no podemos seguir así!”, expresó Anne Hidalgo, la alcaldesa socialista de París en una entrevista al diario Parisien.

La nueva jornada de incidentes vuelve a poner presión sobre el gobierno, que se ufanaba los días anteriores de una menor movilización de los manifestantes las últimas semanas.

Con AFP

Leave a Reply

  • (not be published)